Opinión

La inteligencia artificial (IA) como motor de la transformación digital empresaria

La evolución que habilitó la inteligencia artificial (IA) representa la posibilidad de hacer análisis predictivos a partir de datos históricos. ¿Se puede prever cuánto voy a vender el mes que viene?
Para el autor de la nota

Para el autor de la nota, debemos analizar los beneficios que podemos obtener de este recurso tecnológico denominado IA para potenciar la organización. (Foto: Shutterstock)

Por Diego Erben (*)

Hemos compartido visiones respecto a lo que es y no es la transformación digital.

En síntesis, lo graficamos como un proceso de alto impacto en la organización que comienza con la revisión y adecuación de la estrategia del negocio, para luego impactar en 5 ejes del negocio:

  1. Clientes
  2. Productos/servicios
  3. Personas
  4. Procesos
  5. Información

En estos últimos meses hemos leído mucho sobre la Inteligencia Artificial y las diversas aplicaciones que tiene.

Estas se presentan como diversas soluciones preparadas para distintos temas que nos generan desde susto hasta confusión debido al exceso de información, sobre información que nos paraliza y no nos permite avanzar en decisiones concretas para la mejora de la empresa.

En colaboración con Martin Maffioli, socio de RokingData y especialista en IA para negocios, abordaremos en forma sencilla qué es la IA, los casos de uso en los 5 ejes, y porque consideramos esta tecnología como motor de la transformación digital?

Qué es la Inteligencia Artificial

Invitamos a los lectores que se animen a escribirle al ChatGPT y ver su respuesta: “La IA es un campo de la informática que se ocupa de desarrollar sistemas y programas capaces de realizar tareas que normalmente requerirían la inteligencia humana. La IA se basa en la idea de crear sistemas que puedan aprender, razonar, percibir, comprender, planificar y tomar decisiones de manera similar a los seres humanos. Y continua”.

Hace décadas que la informática trabaja en este campo y seguramente estamos viendo el resultado de tanta inversión para lograr sistemas que emulen a los humanos.

Haciendo un doble clic sobre el campo de acción de la IA dentro de la informática, podemos decir que la misma pertenece al rubro del análisis de datos.

La evolución que habilitó la IA es la posibilidad de hacer análisis predictivos a partir de datos históricos.

El análisis de datos tradicional se centra en responder preguntas descriptivas, por ejemplo: ¿Cuánto vendí el mes pasado?, mientras que la IA propone hacer predicciones como cuánto voy a vender el mes que viene.

Debemos analizar los beneficios que podemos obtener de este recurso tecnológico denominado IA para potenciar la organización, y considerar si estamos frente al motor de la transformación digital para lograr cambios significativos en los 5 ejes centrales de cualquier negocio: Clientes, Productos, Personas, Procesos, Información.

Visualizamos que IA como tecnología es transversal y potencia a todas las demás, porque sumando su fuerza, eleva a cualquier solución digital que estaba preparada para hacer cosas y generar datos, ahora también es el propio software el que puede accionar por nosotros y tomar decisiones.

Veamos algunos ejemplos concretos de uso a los cuales las PYMES también pueden acceder:

Casos de uso de la IA

En Clientes podemos decir que la IA nos permite lograr la hiperpersonalización: entender a nuestros clientes a partir de los datos generados y personalizar sus experiencias con nuestros productos y servicios.

Algunos ejemplos son el recomendador de Netflix que nos dice que contenido nos va a gustar o el de Amazon que nos dice que producto probablemente nos interese comprar.

Además, la IA habilita la posibilidad de predecir que cliente tiene mayor probabilidad de “abandonar” nuestros productos y hasta incluso predecir la rentabilidad futura de un cliente.

En productos y servicios, la IA nos permite crear experiencias disruptivas y hasta nuevos modelos de negocio. El análisis de videos e imágenes apalancado por la IA permitió que en estos últimos meses se generen nuevos productos y empresas como por ejemplo creadores de videos automáticos, conteo de stock a partir de imágenes o creadores de música con IA.

También los chatbots han mejorado sustancialmente gracias a la incorporación de IA, generando una mejor experiencia de posventa.

Pero esto no es algo de los últimos meses, grandes empresas del mundo como Uber, Spotify, Waze y YouTube tienen a los algoritmos predictivos en el centro de sus productos.

En Personas se visualiza que vamos en camino a tener muchos asistentes personales para que ayuden a lograr más cosas en el mismo tiempo y seguramente con mayor calidad. La IA no reemplaza, sino que asiste en los diversos campos de acción.

ChatGPT puede generar textos, resúmenes, ideas, análisis de temas, etc. Microsoft lanzó COPILOT como herramienta para asistir en el armado de planillas de cálculo, documentos, presentaciones, etc. Seguramente estamos en la era de la asistencia máxima para los humanos.

En Procesos existen muchas oportunidades para lograr optimizaciones con alto impacto en los costos.

Dos ejemplos claros son la predicción de la demanda de productos para gestionar de formar eficiente el stock y la detección automática de fraude. La IA atraviesa todos los procesos y todas las industrias, generando oportunidades para agregar valor y optimizar recursos.

La Información se convirtió en el verdadero valor de toda organización y aparecen nuevas herramientas para la toma de decisiones, un ejemplo es BIG DATA que administra grandes volúmenes de datos, estructurados y no estructurados, pero logrando predecir futuro en función de patrones y líneas del pasado. Esta fuerza que hoy tiene la tecnología es el diferencial más importante

A diferencia del resto de las tecnologías, la IA potencia a todas. Podemos decir que un auto común con esta tecnología pasaría a ser autónomo, o bien un software que cargaba datos ahora puede accionar y enviar una orden de compra cuando verifica que se queda sin stock, como así también, colaborar con los clientes en diversos puntos de la experiencia de compra.

Es decir, la IA puesta en hardware o software potencia todo lo que se le cruza. Y este es el verdadero valor que esta tecnología tiene y que hará cambiar el mundo en materia social, educativa y en los negocios.

ChatGPT fue lanzado, y rápidamente el mundo podía interactuar y generar valor para cada persona. ¿Es peligroso? Es posible, aunque todo está en este momento en análisis y debemos ver la evolución.

Como empresarios PYME debemos tener claro que el recurso digital está en nuestras manos para lograr un alto impacto para el negocio.

(*) El autor es CEO de Infogestión.