vivencias

Es argentino, tiene 22 años y hace filtros de Instagram que se usan en todo el mundo

Caro Potocar
por Caro Potocar |
Es argentino, tiene 22 años y hace filtros de Instagram que se usan en todo el mundo

Quién es. Tomás Posse (22) -o @tokyyto- es de Don Torcuato y ya estaba experimentando con realidad aumentada y diseños en 3D cuando 6 meses atrás vio una publicidad de Facebook. La red social abría un programa para desarrollar estas tecnologías a quien quisiera sumarse. En diciembre, después de crear algunos filtros propios, Instagram le dio el acceso que necesitaba para poder usarlos en esa red social. A los pocos días usuarios de Rusia y hasta Rosalía estaban apareciendo en Stories o compartiendo fotos con sus diseños.

Cómo. "Vengo usando Photoshop y programas de diseño en 3D hace tiempo. Hace unos meses me compré un iPhone para explorar todo este mundo de realidad aumentada a full porque me parecía interesante. Apenas me compré el teléfono me llegó la publicidad, y el programa me pareció copado porque podía generar experiencias de AR ("Augmented Reality", o realidad aumentada en inglés) y pasármelas al celu al toque. Me pareció interesante más que nada para joder, para yo crear mis cosas y subir Historias raras a Instagram y que nadie entienda nada. Empecé a laburar y entrenarme en esto y cuando ya tenía un par de filtros preparados salió lo del acceso a Instagram. Apliqué, quedé y ahí saqué mi primer filtro", cuenta Tomás.

Dice que arrancó más que nada para "cagarse de risa" pero "de la nada abrieron la opción de que se pudieran subir sus filtros a Instagram", así que completó la solicitud y fue seleccionado. "Saqué un filtro y le fue bien; saqué otro filtro y le fue mejor; y el tercero estalló a nivel internacional. En dos semanas pasé de tener 4 millones de vistas de mis filtros a superar las 50 millones".

 Embed      

Su laburo. Desde diciembre a hoy Toky subió 5 filtros: Woop, TK2, Tokyyto, Ysh y !!. Incluyen desde dibujos de su autoría hasta muñecos con su cara y muchos ponen el foco en luces y colores fuertes. Además, a medida que avanza va teniendo videollamadas o entrevistas con la red social sobre cómo viene el programa y qué le gustaría a él y otros desarrolladores que haya, entre otras cosas. "Somos como 300 en todo el mundo en este programa. Nos llevamos bien entre todos y se armó una comunidad re linda, aunque son todos un poco más grandes".

 Embed      

Su alcance. Según explica, sus creaciones aparecen en la cámara de sus seguidores ni bien los lanza. "Hoy en día si usás un filtro que no tiene nadie más, sos cool". Dice que los instagrammers rusos son los que más lo siguen, aunque también usan sus filtros en Italia o a nivel local. Tomás pasó de tener 1.000 seguidores a casi 100 mil y sus filtros llegan al millón de vistas -cantidad de veces que aparecen en la cámara de un usuario- en un día, cuando antes eso tardaba un mes.

Previo a esto hacía música y arte multimedial y trabajaba como programador en una empresa, aunque ahora está enfocado 100% en su nuevo trabajo. "Me emociona, me parece algo lindísimo. El de Woop que es el que más la pegó lo subí con dibujos míos que había hecho al toque e igual le fue re bien".

Lo que aprendió como programador hoy lo aprovecha para optimizar sus filtros y que la revisión de su laburo por parte de Instagram pase todos los filtros rápido para que llegue cuando antes a sus seguidores. "El filtro lo puedo hacer en 2 minutos pero hasta llegar a ese momento puede pasar un tiempo. Woop tiene bastante laburo de optimización y para ese debo haber tardado una semana o un poco más, pero a full".

El negocio. "Acá no cazan los precios ni la exposición que puede tenertodo esto, aunque hay varias marcas y empresas interesadas", aclara Tomás, que prefiere no decir cuánto cobra su trabajo por hora. "En Facebook me pagan el tiempo que me consumen las entrevistas de feedback que tenemos sobre el programa. Igual, con mi vieja nos cagamos de risa, trabajo de mi cuarto para el mundo".

s