Historias Reales

Estaba de viaje en China, probó un tratamiento contra la migraña y murió

Emma Grainger trabajaba como maestra en China y no encontró los remedios que tomaba habitualmente. Al probar un tratamiento nuevo su corazón dejó de latir y murió frente a su esposo.
Estaba de viaje en China, probó un tratamiento contra la migraña y murió
Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Emma Grainger pasará a la historia por haber sufrido una muerte absurda, de esas que la medicina no puede explicar.

Esta mujer de 51 años concurrió a una clínica para tratarse de un fuerte dolor de cabeza, un procedimiento de rutina que le permitiría terminar con sus habituales migrañas. Pero todo salió mal.

Fue a un sanatorio en China para recibir inyecciones de hidrocortisona recetadas, que provocaron inesperadamente que su respiración y su corazón se detuvieran.

Los médicos lograron que su corazón reaccionara, pero Emma aún no podía respirar y entró en coma, según contó su pareja Adrian Casey.

Casey contó que su pareja "luchó con soporte vital" durante más de un año en el hospital, pero falleció el 18 de septiembre último, según publicó el diario británico The Mirror.

La pareja estaba en China porque allí habían comenzado una nueva etapa de su vida. Ambos trabajaban como docentes, y en una de las visitas a la clínica sucedió el incidente que le costó la vida a Emma.

El problema fue que no pudo conseguir la medicina que tomaba habitualmente, y entonces recurrió a esta clínica que estaba ensayando con inyecciones de hidrocortisona. El tratamiento constaba de ocho aplicaciones, pero en la número cinco murió.

Su marido denuncia que en la clínica le impidieron verla, con la excusa de los protocolos por el Covid. "Solo querían mi dinero", se lamentó el viudo.

s