TREMENDA HISTORIA

Qué dijo la ucraniana refugiada que se enamoró del hombre casado que le dio hospedaje

"Sus constantes sospechas, la tensión, simplemente nos empujó a Tony y a mí más cerca", justificó Sofiia Karkadym.
Qué dijo la ucraniana refugiada que se enamoró del hombre casado que le dio hospedaje 

Qué dijo la ucraniana refugiada que se enamoró del hombre casado que le dio hospedaje 

Un hombre en el Reino Unido, padre de dos hijas, dejó a su mujer y escapó con una refugiada ucraniana que habían alojado en la casa familiar.

Tras huir de la ciudad de Lviv ante la invasión rusa a su país, Sofiia Karkadym (22 años) recaló en el hogar de Tony (29) y Lorna (28) Garnett en la ciudad de Bradford.

Tras 10 días de convivencia, el hombre abandonó el domicilio al afirmar que con Sofiia experimentaron amor a primera vista. "Estamos planeando el resto de nuestra vida juntos", afirmó.

"Tan pronto como lo vi, me gustó", dijo por su parte Karkadym, quien añadió: "Fue muy rápido, pero esta es nuestra historia de amor. Sé que la gente pensará mal de mí, pero sucede. Pude ver lo infeliz que estaba Tony".

"Lamentamos el dolor que hemos causado, pero descubrí una conexión con Sofiia como nunca antes", sostuvo Garnett, quien conoció a la joven ucraniana a través de Facebook.

El hombre contó: "Era obvio desde el principio que ella y yo hicimos clic. Hablo un poco de eslovaco y no es diferente al ucraniano, así que pude hacerme entender en su idioma".

A raíz de ello, según Tony, Lorna "comenzó a ponerse muy celosa y estaba teniendo grandes discusiones con Sofiia, preguntándole por qué estaba conmigo todo el tiempo y ‘¿Por qué lo sigues?’".

"El ambiente se estaba poniendo muy malo y Sofiia me dijo que no sabía si podría seguir viviendo con nosotros en estas circunstancias", señaló Garnett.

También admitió: "Lorna nunca estuvo tan entusiasmada con tener un refugiado en nuestra casa porque significaba que las niñas tenían que mudarse a una habitación".

"Le dije a Lorna: ‘Si ella se va, yo me voy’. Sabía que no podía renunciar a ella y, de repente, parecía una obviedad. Empacamos y nos mudamos a la casa de mis padres", explicó.

Respecto a cómo conoció a Karkadym, precisó que su idea de ayudar a refugiados empezó "con un simple deseo mío de hacer lo correcto y poner un techo sobre la cabeza de alguien necesitado, un hombre o una mujer".

"Quería hacer lo correcto y ella resultó ser la primera persona en ponerse en contacto después de que me uní a los grupos de Facebook para personas dispuestas a albergar refugiados", aseguró.

image.png

s