terrible historia

Quedó ciego, mudo y paralítico por un "ritual de iniciación" en una universidad

El joven, de 19 años, perdió la vista, el habla y la movilidad después de que los miembros después de un rito de iniciación en la universidad.
Quedó ciego, mudo y paralítico por un ritual de iniciación en una universidad

Se llama Daniel Santulli, tiene 19 años y su historia ha conmocionado al mundo. Desde hace nueve meses, el joven no habla, no se mueve y tampoco ve.

Necesita cuidados permanentes de su familia y se pasa la mayor parte del día postrado en una silla de ruedas. El pasado 21 de octubre, Santulli fue víctima de lo que el abogado de la familia, con gran experiencia en litigios de este tipo, ha calificado como nada menos que «la peor novatada de la historia».Los hechos ocurrieron durante una ceremonia de iniciación de una fraternidad de la Universidad de Misuri (EE.UU.) en la que los veteranos sometieron a los novatos de primer año a diversas pruebas.

En una grabación de las cámaras de seguridad, puede verse a varios de ellos sin camiseta, con los ojos vendados y bajando por una escalera en fila india. Pero lo que cambió para siempre la vida de Santulli ocurrió a continuación. Por medio de un tubo, los veteranos le hicieron beber alcohol en proporciones prácticamente letales: una botella entera de vodka y varios litros de cerveza.

Al terminar la ingesta, tal y como se puede apreciar en el vídeo, el joven pierde el equilibrio y cae a plomo. Sus compañeros le trasladan a un sofá situado en otra estancia y, ya inconsciente, se descuelga al cabo de una hora y queda colgado entre el diván y el suelo durante 15 minutos. Tras intentar volver a tumbarlo, varios estudiantes terminan optando por llevarlo hasta un coche, cayéndose de nuevo durante el trayecto.

Finalmente, los veteranos lo trasladan al hospital universitario y dejan el vehículo con Danny dentro en la puerta. En ese momento, el joven, que no respiraba, sufría un paro cardíaco a consecuencia de una intoxicación etílica. Los médicos que lo recogieron le detectaron un 0,46 de alcohol en sangre tras practicarle una prueba.

Después de aquello, Santulli permaneció ingresado en la UCI durante seis semanas y fue trasladado posteriormente a Colorado para comenzar un programa de rehabilitación. En total, el joven pasó siete meses fuera de casa antes de regresar al hogar familiar.La respuesta parental, entre tanto, no se hizo esperar.

Los familiares de Daniel interpusieron una demanda contra 23 de los miembros de la fraternidad, y aunque en un primer momento ambas partes llegaron a un acuerdo para garantizar los cuidados del joven, los demandantes han terminado ampliando la denuncia contra otros dos estudiantes (Samuel Gandhi, quien pasó de largo sin ayudar al joven tras verlo caer al suelo desde el sofá; y Alex Wetzler, ya condenado por dos delitos menores y que fue quien le suministró la cerveza a Santulli) tras revisar las imágenes de la grabación y el atestado policial. La Universidad de Misuri, por su parte, ha suspendido los estatutos de la fraternidad y ha propuesto sancionar a 13 de sus miembros.

FUENTE: El Debate
s