Indignación

Se conocieron detalles de cómo viven las asesinas de Lucio Dupy en la cárcel y se generó repudió

A menos de un mes de la sentencia, se conocieron detalles de cómo viven las asesinas de Lucio Dupuy y se generó una gran repudio. Enterate.
Se conocieron detalles de cómo viven las asesinas de Lucio Dupy en la cárcel y se generó repudió

Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez fueron condenadas a prisión perpetua por el crimen de Lucio Dupuy, el niño de 5 años que conmovió a todo el país.

Sin embargo, ambas -madre y madrastra del pequeño- están compartiendo la condena en el mismo penal y la familia paterna del nene asesinado reclamó para sean separadas.

El director del Servicio Penitenciario, Segundo Giménez, dialogó con Información San Luis, un medio local, y dio detalles de la estadía de ambas: “Están alojadas en la unidad de mujeres. Comparten y conviven como en cualquier cárcel”, detalló.

El director negó que haya recibido alguna indicación desde La Pampa sobre un posible “trato diferente” para las asesinas.Afirmó que no cuentan con custodia especial y que la única vez que estuvieron separadas fue durante “el periodo de ingreso, en su primer momento”.

“Después han compartido y comparten con todas las internas iguales”, dijo y desmintió que hayan sido golpes por otras presas.

“Han sido incorporadas a talleres de laborterapia. Tengo entendido que les faltan dos materias de la secundaria. Entonces se va a hacer por intermedio de escuela y se va a verificar en La Pampa para que puedan terminar de manera virtual”, sumó.

Madre Lucio Dupuy.jpg

Lucio Dupuy: el desgarrador relato de las maestras sobre el último día del niño en el Jardín de Infantes

El caso de Lucio Dupuy conmovió a todo el país. El niño de 5 años fue asesinado a golpes por su mamá, Magdalena Espósito Valenti, y su entonces novia, Abigail Páez, que no solo le pegaban sino que lo torturaban y hasta abusaban. Ambas fueron condenadas a cadena perpetua.

Durante 2021, el niño fue al Jardín de Infantes Nucleado (JIN) N°7 de Santa Rosa, en La Pampa, a la salita de 4. El lugar quedaba a a 20 minutos a pie desde su la casa donde padecía el mismísimo infierno.

En las conversaciones por WhatsApp, descubrieron que a la madre y su pareja les preocupaba que en el jardín las maestras se dieran cuenta de los moretones del pequeño.

Pero allí, las autoridades nunca se percataron del horror que padecía el niño. Su maestra de música estuvo unos días antes del crimen y reveló cómo fue el último día de Lucio en el colegio.

La docente indicó que ese jueves 25 de noviembre de 2021, Lucio le reveló que había comido chocolate en la casa de un amigo y que luego había vomitado sangre, pero que “estaba bien”. La maestra les mostró videos en su celular a los niños y luego realizó un ejercicio de relajación que consistía en tomar aire por nariz y boca, luego recostarse.

Al finalizar el ejercicio, Lucio le reveló que le dolía la espalda, dijo la mujer en la sala del Tribunal de Audiencias. La maestra le pidió al pequeño que se quedara sentado. Recordó que Lucio miró al resto de sus compañeros, todos tendidos en el piso, y se acostó de costado. “Los saludó con puñitos”, dijo la maestra sobre cómo terminó su día con él.

Además, la maestra contó: “Nunca vio a Lucio decaído, con sueño, siempre entraba con una sonrisa, nunca lo vio golpeado. Se destacaba en la clase, era mediador con sus compañeros y activo”.

“Lucio se integró al Jardín a principio de año, cuando arrancaron las clases, en marzo, no recuerda el día; se integró bien, era un grupo en el que a ninguno le costó la integración, era año de pandemia”, sostuvo y añadió: “No hubo actividad con la familia”.

“Era un nene superdulce y superbueno, muy buen compañero, hablaba bien, tenía buen vocabulario, contaba cosas cotidianas, los intercambios dan lugar a que diga qué hacía el fin de semana, era muy inteligente, era el que más se destacaba del grupo, dibujaba bien y entendía la consigna”, indicó sobre el comportamiento.

Ahora, sobre la madre, contó: “Generalmente, lo llevaba y lo buscaba su mamá. En pandemia no tuvieron muchas reuniones ni contacto, sí por WhatsApp. Fue cuando enviaban actividades y las mandaban por WhatsApp. Después organizaron una vez por semana por Zoom. Lucio generalmente la hacía y las pasaba por WhatsApp, las hacía bien”.

“Siempre que faltaba, la madre avisaba. Era uno de los que más asistía, ya que durante la pandemia los niños faltaban mucho, aunque no se entregaban certificados médicos”, reconoció.

Lucio 1j.jpg
El reclamo de

El reclamo de "Justicia por Lucio Dupuy" atravesó a la sociedad argentina (Foto: Télam).

Se habló de