Virales

Se dejó el tampón puesto durante cinco días y casi muere

Amy Williams, una joven británica de 24 años, contó su calvario por un descuido.
Amy

Amy, la joven que casi muere por culpa de un tampón.

Amy Williams, una joven británica de 24 años, le contó al diario "Daily Mail" cómo estuvo a punto de morir después de dejarse el tampón puesto durante cinco días para concienciar a otras jóvenes de los peligros de este producto menstrual si no se usa adecuadamente.

Los hechos tuvieron lugar en junio de 2019, cuando Amy estaba de fiesta con su novio Samuel Mullen, de 30 años. En un momento dado, Williams se fue al baño a cambiarse el tampón, pero al no encontrar el hilo ni notar que lo llevaba puesto, pensó que ya se lo habría quitado y se puso otro.

Sin embargo, cinco días después, la joven, madre de un niño de tres años, comenzó a notar un fuerte olor que procedía del interior de su vagina. "El olor era tan fuerte que no era normal así que me metí en la ducha y me lavé, pero el olor continuaba", ha recordado la joven. Por ello, la joven decidió explorarse y descubrió que tenía en su interior un tampón desde hacía días.

Tras media hora, Amy Williams consiguió sacárselo y cuando lo vio se dio cuenta de que "la sangre había pasado a tener un color negro". Sin embargo, tras quitarse el tampón, la joven comenzó a sentir dolores fuertes en la zona abdominal y dos días después, mientras estaba en el trabajo, comenzó a sentir náuseas.

En ese momento, fue trasladada de urgencia al Hospital Universitario de Basildon con 40 grados de fiebre. Nada más llegar al hospital, Williams comenzó a vomitar. "Me llevaron rápidamente a una sala y me conectaron a un goteo de antibióticos mientras me hacían análisis de sangre", ha contado la joven.

En este punto, los órganos de Amy ya habían comenzado a fallar. Poco después, los médicos le diagnosticaron sepsis, o síndrome de shock tóxico. "El médico me dijo que si no hubiera ido al hospital ese día, no habría sobrevivido. Estaba aterrado", ha recordado Williams. La sepsis es la respuesta extrema del cuerpo a una infección. Sin un tratamiento rápido, puede provocar daños en los tejidos, fallo orgánico e incluso la muerte.

Durante los cuatro días siguientes Amy estuvo sin conocimiento, mientras su cuerpo estaba lleno de antibióticos para combatir la infección en la sangre. Afortunadamente, una semana después de su ingreso en el hospital, mejoró notablemente, por lo que fue dada de alta, aunque continuó siendo monitoreada en casa y estuvo tomando antibióticos durante diez días. Sin embargo, pese a que los médicos le dijeron en ese momento que posiblemente tuviese muchos problemas para volver a quedarse embarazada, lo cierto es que Amy William está esperando a su segundo hijo.

"Todavía no puedo creer que un tampón casi me matase", ha dicho la joven, quien ahora pide que se tenga "mucho cuidado" a la hora de usar este producto menstrual ya que, según ha expresado, a ella "casi" le "cuesta la vida". "He estado usando tampones durante diez años, pero nunca volveré a usar uno y quiero advertir a las mujeres y las niñas de que los usen adecuadamente", ha afirmado en declaraciones al diario británico "The Sun".

Fuente: La Sexta

Se habló de
s