Aferrado a la vida

Vive sin colon, sin recto y sin estómago

Le diagnosticaron poliposis familiar múltiple, una enfermedad hereditaria que le dejaba un 99,8% de probabilidades de desarrollar cáncer en el aparato digestivo.
Vive sin colon

Vive sin colon, sin recto y sin estómago

Juan Dual se enteró a los 13 que tenía poliposis familiar múltiple, una enfermedad hereditaria que le dejaba un 99,8% de probabilidades de desarrollar cáncer en el aparato digestivo.

Para evitar que el cáncer se desarrolle en su cuerpo, la única salida es una operación en la que se retire el órgano enfermo del organismo.

"Se hace una previsión de fechas en las que van a empezar a salir piezas del cuerpo", explicó Juan a Antena 3 sobre el momento en que los médicos le informaron que debían extirparle el colon y el recto.

Subió de peso: "Llegue a pesar 106 kilos". Mientras tanto estudiaba enfermería y transitaba la vida sin demasiado apego, hasta que, a los 28, el cáncer volvió a tocarle la puerta. Ahora era el estomago el que debía irse y el postoperatorio le presentó una hemorragia que casi lo mata. Al poco tiempo una bacteria se adueñó de su vesícula biliar y no quedó alternativa más que extirparla. Y allí estaba, golpeado y herido pero vivo.

En el peor momento de su cuerpo, con 4 órganos menos y la imperiosa necesidad de obligarse a comer porque ya no tenía la capacidad de sentir hambre, la vida tomó un valor completamente distinto: "Cuando has jugado tan de cerca con la muerte, dos o tres veces, te das cuenta de que la escala de valores... Estamos aquí muy poco tiempo", señaló.

Vive sin colon, sin recto y sin estomago 2.jpg

s