Justicia

Caso Samid: cómo funciona la prisión domiciliaria y quiénes deben controlarla

Luego ser escrachado este lunes por comensales, el empresario de la carne justificó su presencia en el restaurante al afirmar que "estaba trabajando".
Morena Arredondo
por Morena Arredondo |
Luego ser escrachado este lunes por comensales

Luego ser escrachado este lunes por comensales, el empresario de la carne justificó su presencia en el restaurante al afirmar que "estaba trabajando" 

Samid fue condenado a cuatro años de prisión por ser miembro de una asociación ilícita en 2019 que evadió impuestos en sus frigoríficos. Después de permanecer 80 días detenido en la cárcel de Marcos Paz, se le otorgó la prisión domiciliaria debido a las afecciones cardíacas que sufría y la falta de buenas condiciones de atención médica en el penal.

Los jueces que lo condenaron, García Berro, Fornari y Michilini del Tribunal Oral en lo Penal Económico N°1, fueron quienes decidieron el arresto domiciliario en su casa de Ramos Mejía.

El empresario lleva en la muñeca la tobillera electrónica con la que controlan sus movimientos. Sin embargo, el abogado penalista Alejando Sánchez Kalbermatten sostiene que en este caso “hay responsabilidad del juez de ejecución penal y del servicio penitenciario por no controlarlo adecuadamente”. De todos modos, remarcó que “Samid tenía permiso para salidas laborales autorizadas, es decir que tenía posibilidades de usar esa salida. En ese caso estaría autorizado siempre y cuando no haya una especificación contraria para los días feriados”.

Embed

Sin embargo, llama la atención que no haya sonado la tobillera, “eso quiere decir que hay un acto de corrupción de por medio”, señaló el abogado penalista.

Qué es la prisión domiciliaria

El arresto domiciliario es un beneficio al que puede acceder un imputado que se encuentra detenido por una causa penal. Esto aplica tanto a detenidos que se encuentran procesados con prisión preventiva como a personas con sentencia firme que están cumpliendo su condena en prisión.

Se trata de una medida excepcional que está en manos de los jueces de Ejecución Penal, que son los magistrados encargados de controlar la ejecución de la pena una vez que queda firme una condena. Aunque cuando la detención se dispone en la etapa de investigación, quien debe decidir sobre el arresto domiciliario es el juez de instrucción; o, si el expediente ya fue elevado a juicio oral, es el Tribunal Oral (es decir, el tribunal que dictará sentencia en el juicio) el que dispone el tipo de detención.

Cabe destacar que “el servicio penitenciario es quien debe hacer cumplir la prisión domiciliaria”, afirmó Sánchez Kalbermatten.

Cómo funciona la tobillera electrónica y cómo se controla

La tobillera electrónica “es responsabilidad del juez de ejecución penal, quien se ocupa de dar la instrucción” remarcó el abogado Sánchez Kalbermatten. Se utiliza en casos de prisión domiciliaria y debe ser requerida por la Justicia: en un primer momento, el centro de monitoreo electrónico, dependiente de la Dirección General del Servicio Penitenciario, elabora un informe acerca de la viabilidad técnica de la aplicación del sistema, verificando que estén dadas las condiciones del domicilio donde estará la persona a monitorear. Durante esta verificación, participan profesionales del equipo interdisciplinario del Servicio Penitenciario (psicólogos, trabajadores sociales).

El siguiente paso, luego de corroborar que estén dadas las condiciones domiciliarias para la implementación del sistema, el Departamento de Seguridad Informática del Servicio Penitenciario realiza la instalación técnica y activación del dispositivo y comunica a la autoridad judicial que el detenido ya se encuentra bajo el monitoreo. El Centro de Monitoreo cuenta con personal especializado con dedicación las 24 horas del día, los 365 días del año.

Por otra parte, es importante destacar que el pedido de cumplir una prisión domiciliaria con tobillera electrónica o sin radica en la decisión subjetiva del fiscal, del juez y a la evaluación del implicado en un delito: “Se tienen en cuenta criterios de peligrosidad, de fuga o entorpecimiento de la investigación", señalaron fuentes penitenciarias.

s