icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Demisexual: el papel de las emociones en la atracción sexual

Demisexual: el papel de las emociones en la atracción sexual
Demisexual: el papel de las emociones en la atracción sexual

Se continúa redefiniendo las formas de amar y las categorías para clasificar el sexo.

A lo largo de los años, sexólogos, psicólogos y científicos continúan redefiniendo, entre otros especialistas, las formas de amar y las posibles categorías para clasificarlas. Cuando se habla de una persona demisexual es, en primer lugar, una derivación de la orientación asexual para referirse a todos aquellos que sólo pueden sentir atracción por las personas con las cuales desarrollan fuertes lazos emocionales y que suelen perdurar en el tiempo.

El término demisexual proviene del sufijo en inglés demi (a medias) más el sustantivo latino sexus (sexual). Es importante destacar que la demisexualidad no es una elección (a diferencia de motivos religiosos) o preferencia sino que se trata en su totalidad de una orientación sexual o condición natural.

Por lo general cuando una persona demisexual alcanza una conexión emocional muy fuerte con el otro, independientemente del sexo que tenga, puede llegar a sentir atracción sexual concretando relaciones de forma regular o esporádica. También sucede que, muchos demisexuales, establecen vínculos afectivos e inclusive formalizan relaciones pero sin necesidad de encuentros sexuales.

En este sentido para un demisexual el sexo puede llegar a tangibilizarse, ser algo meramente anhelado, generarle indiferencia o en menor medida sentir repulsión al respecto. Además, es importante destacar que la atracción puede establecerse con cualquiera de los géneros sea hombre o mujer.

Cómo se puede observar dentro de la misma demisexualidad existen diversas variables y matices propios de la orientación sexual. Según la Red para la Educación y Visibilidad de la Asexualidad (AVEN) público en el año 2006 que “un demisexual es una persona que no experimenta atracción sexual a menos que forme una fuerte conexión emocional con el otro. Se ve más comúnmente en las relaciones románticas, pero de ninguna manera se limita a ellas”.

La visión profesional

Según explicó a Infobae Maximiliano Martínez Donaire, psicoanalista y ex secretario científico del Claustro de la Asociación Psicoanalítica, se trata de personas que se caracterizan por una fuerte inhibición del deseo sexual a menos que se desarrollen en condiciones específicas. “Aparentemente no experimentan deseo sexual en su vida cotidiana excepto que se dé algún tipo de vínculo emocional intenso con un otro. Recién cuando eso sucede se permiten conscientemente expresar su excitación sexual”.

Agregó también que “La vida erótica de los seres humanos es absolutamente variada y polimorfa. A diferencia de lo que puede ser la sexualidad en los animales, comandada por el instinto, en los seres humanos la vida erótica y sexual tiene una enorme variabilidad de formas, modos y voces".

En este sentido, para Donaire se entiende que cada persona de forma individual tiene su forma particular de percibir el amor: “Gracias a la inclusión y aceptación en el discurso social de estas variedades de la vida erótica hay una tendencia a etiquetar las modalidades en un intento por armar clasificaciones y tipos”.

La comunidad LGBT coincide con este pensamiento a tal punto que, las siglas representativas del movimiento, se han ido modificando con el tiempo para continuar incluyendo a todas las personas con las diferencias en su forma de identificarse y las diversas orientaciones sexuales. En la actualidad la sigla LGBTIQA+ simboliza a las lesbianas, gays, trans, intragénero, queer, asexuales y más.

Según Asexuality.org hay una atracción sexual primaria que se “basa en la información disponible al instante (como la apariencia o el olor de alguien)” y la atracción sexual secundaria que se caracteriza por una conexión más profunda. En este sentido se entiende que los demisexuales se relacionan mediante la atracción secundaria apelando a un interés genuino y transparente por el otro.

La vida en pareja

Muchos demisexuales buscan parejas con su misma orientación sexual o también asexuales para poder con mayor facilidad pautar los términos de cómo va a ser la pareja y la vida sexual si existiese. Esto hace que la relación pueda perdurar mucho más en el tiempo.

En el caso de una pareja, independiente del sexo que tengan, en donde una de las partes sea demisexual y la otra no, suceden múltiples escenarios. En primer lugar se genera una preocupación y frustración por parte del demisexual por quizás no poder cumplir con las expectativas de su pareja. Por ello, en muchos casos llegan a tener relaciones sin disfrutarlas o gozarlas.

Otras parejas optan que la parte sexualmente activa tenga relaciones con otras personas para poder saciar sus necesidades y de igual manera continuar con su vínculo.

Respecto a la fidelidad por parte del especialista Maximiliano Martínez Donaire explica que “Lo que llama la atención no es que el vínculo emocional despierte el deseo sexual. Lo que es más bien llamativo es que el deseo sexual esté apagado todo el resto del tiempo hasta que esto suceda esto”. De este modo, los demisexuales es muy poco probable que engañen a sus parejas y que, en el caso que ocurra una ruptura la sientan profundamente.

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show