icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

El "detrás de cámaras" del nuevo test rápido para coronavirus que interesa al mundo

El
Recorrida por el laboratorio ICT Milstein-Conicet, donde se logró producir un kit de detección rápida del virus SARS-CoV-2 de producción enteramente nacional. (Crédito: Télam. Fotógrafo: Alejandro Santa Cruz)

Como si se tratara de un presagio ante el aumento de contagios de coronavirus, hace escasos días se presentó un nuevo kit de diagnóstico. Un desarrollo nacional que sirve de respuesta ante la gran demanda que se avecina y que ya cuenta con interesados en gran parte del mundo.

Lejos de los anuncios grandilocuentes ante las cámaras, la realidad se resume en un laboratorio, menos de una docena de investigadores y un robot. Una esperanza que se acota a unos escasos metros y pocas personas.

"Con los kits serológicos que se desarrollaron en el Instituto Leloir, Argentina se sumó a 8 países que pueden producirlos. Ahora, con el 'Neokit Covid-19' nos convertimos en el cuarto país en fabricarlos, luego de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur", explicó a A24.com Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia y Tecnología.

Con la mudanza del epicentro de la pandemia a Latinoamérica, las problemáticas que se replicaron, casi en directo, desde distintas partes del mundo se trasladaron a esta región.

Cómo es este nuevo kit

Dos tubitos (probetas) y un gotero. A simple vista, estos elementos podrían compararse con cientos de cosas, sin embargo en la simplicidad de sus componentes radica la importancia de este avance. Ya que su aplicación podrá contarse por miles, además del coronvirus.

En 2011, el investigador Adrián Vojnov comenzó su investigación para realizar kits diagnósticos mediante LAMP (amplificación isotérmica mediante un loop o bucle) y tras analizar su aplicación a infecciones como el Chagas, Dengue, Zika y Chikungunya, su aparición estelar tuvo lugar en medio de una pandemia.

Pasaron 9 años desde ese momento y hoy, junto a Vojnov, también brillan las mentes de Carolina Carrillo, Luciana Larocca y Fabiana Stolowicz, del ICT Milstein-Conicet, a quiénes se sumó un visionario: Santiago Werbajh, de la Fundación Cassará.

Neokit Covid-19: así son las probetas donde se evalúan los resultados de las muestras (Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología).
Neokit Covid-19: así son las probetas donde se evalúan los resultados de las muestras (Fuente: Ministerio de Ciencia y Tecnología).

"Santiago fue al que se le ocurrió en enero, cuando el COVID19 no era una pandemia, comparar las secuencias genómicas del virus. Eso hizo que, cuando se declarara la pandemia y nos convocaran, ganáramos tiempo en el diseño", explicó Carrillo, investigadora del ICT César Milstein.

En palabras de la científica, la técnica que se utiliza y los avances que realizaron previamente fueron un escalón más alto desde el que iniciaron, aunque aún restaban algunos puntos esenciales: cómo gestionar la muestra de forma sencilla y eficiente, ajustar la reacción para que sea sensible, específica y robusta y simplificar la lectura del resultado.

Ante cada una de estas barreras, las respuestas científicas se sucedieron, no con poco trabajo pero con un resultado innegable que, ya sea por su escalado o su costo (vale menos del 50% que un PCR) como así también por su sencillez y practicidad, ubica a estos nuevos kits como esenciales en los días venideros.

Es más, según adelantó Salvarezza estos kits podrán ser utilizados en "hospitales y centros de salud donde no existe un equipamiento tan complejo", que se cuenta en miles de dólares; y además "acorta mucho los tiempos de aislamiento, ya que desde el hispado hasta el resultado son menos de dos horas".

Demanda internacional

Como era de esperarse, la necesidad de diagnósticos es un "debe" que padecen decenas de países ante la pandemia. Con pocos productores de determinaciones, el surgimiento de la Argentina ya despertó el interés en otras partes del planeta.

"Este avance sitúa a la Argentina en un lugar donde ya éramos competitivos. Teníamos los reactores nucleares, los desarrollos satelitales y agropecuarios, y ahora sumamos la producción de insumos médicos", dijo Salvarezza antes de anunciar que varias naciones ya se pusieron en contacto para poder adquirir estos nuevos test.

Sin nombres propios, el Ministro adelantó a A24.com que otros países ya "pidieron cantidades limitadas para validarlo". "Para nosotros, que comiencen a haber pedidos es interesante, pero nuestra prioridad está en satisfacer al Ministerio de Salud nacional y a los de las provincias", aclaró.

Aunque, sin cerrar la puerta a su exportación, Salvarezza señaló que, tras satisfacer a la demanda nacional, "si hay un excedente estaremos con mucho gusto proveyendo a otros países".

"Esta posibilidad de respuesta posiciona a la ciencia argentina en un lugar de mucha relevancia", recalcó Carrillo y adelantó que "la idea es simplificarlo aún más para que pueda aplicarse en más lugares", ya que con un costo de USD 8 por reacción su costo es sensiblemente más económico.

Pedido nacional

La necesidad en el suelo nacional aún se desconoce por completo, ya que a medida que avanzan los contagios, los pedidos siguen en aumento. Es por eso que, en la actualidad, no solo se evalúa elevar el escalado (más kits), sino también ampliar su producción hacia otros institutos.

"La demanda del Ministerio de Salud es enorme y estamos trabajando en producir alrededor de 200 mil reacciones cada 15 días", señaló Carrillo y adelantó que incluso pueden producirse aún más, ya que "se puede transferir ese 'know how'" a otras instalaciones.

Recorrida por el laboratorio ICT Milstein-Conicet, donde se logró producir un kit de detección rápida del virus SARS-CoV-2 de producción enteramente nacional. (Crédito: Télam. Fotógrafo: Alejandro Santa Cruz)
Recorrida por el laboratorio ICT Milstein-Conicet. (Crédito: Télam. Fotógrafo: Alejandro Santa Cruz)

"El 80% del kit es nacional, hay un par de enzimas que se comparan en el exterior, pero no es una limitante", resaltó Salvarezza al puntualizar la capacidad nacional de respuesta y agregó: "Es muy difícil predecir la demanda, que se define en base al denominado caso sospechoso, que se fue ampliando" y que, en un marco donde se espera un "cuello de botella" en la importación de test, ya existe la respuesta nacional.

Y mientras centenares ya se producen a diario, los investigadores buscan simplificar aún más el proceso. Con la aplicación de la saliva como muestra, el diagnóstico será aún más sencillo.

"En esta estación automatizada se puede trabajar a gran escala", explicaron a A24.com Lorena Boado y Verónica Poggio, quienes operan al robot. Según detallaron, esta herramienta "es bastante versátil", ya que, luego de que esté a punto, se podrán hacer "más de 10 mil tubos por día, que son 100 mil kits" .

Qué otras investigaciones están realizando los científicos nacionales

Dos semanas. En ese corto lapso de tiempo dos grupos de investigadores dieron un paso al frente en la batalla por controlar el avance del COVID-19 en la Argentina.

El primero surgió de la mano del equipo que lidera la multipremiada a nivel internacional Andrea Gamarnik, que se realizó en la Fundación Instituto Leloir (FIL), junto al CONICET. Nombrado como “COVIDAR IgG”, este test serológico permite determinar si una persona cuenta con anticuerpos contra el coronavirus.

Luego fue el turno del "Neokit Covid-19", que permite conocer si una persona está infectada en menos de dos horas, sin la necesidad de un freezer y de la aparatología especial.

Sin embargo, con estos avances ya sobre la mesa, más grupos investigadores no frenaron sus avances. "Hay un proyecto que detecta el genoma del virus, que trabaja con edición génica, que se realiza mediante la tecnología CRISPR, que busca ser no solo sencillo sino que además tendrá un equipamiento adicionado al kit", resaltó Salvarezza.

Asimismo, detalló que existe una empresa de base tecnológica, Argenomics, que desarrolló una PCR nacional que espera la validación de la ANMAT.

Mientas que un grupo de científicos de la Universidad Nacional de San Martín y la Universidad Nacional de Quilmes, junto a investigadores del CONICET "incubados" en la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN) se encuentran desarrollando unos nuevos test virales basados en tiras reactivas.

"Nosotros llevamos el desarrollo tecnológico hasta ANMAT. Luego esperamos las órdenes del Ministerio de Salud nacional y de los ministerios provinciales", concluyó Salvarezza.

por Romina Cansler
SUBIR

Poder

Ovación

Show