Pedofilia

Detuvieron a un empleado de seguridad que escondía cámaras en habitaciones de menores

Una familia detectó los dispositivos y lo denunció. El instalador tenía más de 500 archivos de pedofilia en su computadora.
El material secuestrado durante el allanmiento en el domicilio del técnico de seguridad (Foto: Télam).

El material secuestrado durante el allanmiento en el domicilio del técnico de seguridad (Foto: Télam).

Efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvieron este domingo al empleado de una empresa de seguridad que colocaba cámaras ocultas en habitaciones de menores de edad. Si bien el hecho se produjo a principios de marzo, la noticia se conoció en las últimas horas, tras la denuncia de los damnificados.

Todo comenzó cuando un hombre denunció que el imputado, de 26 años, ingresó a su casa del partido bonaerense de Ezeiza en condición de tercerizado de una empresa de seguridad para instalar cámaras de vigilancia y sensores de movimiento, oportunidad que, según la denuncia, aprovechó para instalar dos cámaras de seguridad escondidas en las habitaciones de sus hijas, que apuntaban a las camas.

Tras una investigación, el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 1 de Lomas de Zamora ordenó allanamientos en la casa del sospechoso y en la empresa de seguridad donde trabajaba, en el partido de Vicente López.

Según informaron fuentes oficiales, el técnico tenía 530 fotos y videos con imágenes de menores de edad siendo abusados. Además, mantenía conversaciones con una niña, y desde su computadora vigilaba la casa del denunciante y de otra persona.

Embed

“Lo que hacía era instalar cámaras y ocultarlas en el cielo raso”, remarcó Carlos Rojas, director de Delitos Informáticos en Policía de la Ciudad

Ahora, el técnico está detenido y procesado por “acceso sin la debida autorización a un sistema informático de acceso restringido, tentativa de producción de representaciones de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas y contactar a una persona menor de edad, con el propósito de cometer un delito contra su integridad sexual”.

También se le imputó la “tenencia de material que contiene representaciones de menores dedicado a actividades, agravado por tratarse de víctimas menores de 13 años”.

Se habló de