El abogado de Pérez Volpin acusó al endoscopista y a la anestesista: “La mataron”
LaMuerteDeDéboraPérezVolpin

El abogado de Pérez Volpin acusó al endoscopista y a la anestesista: “La mataron”

Qué pasó. Diego Pirota, el abogado de la familia de Pérez Volpin, aseguró que a la periodista y legisladora porteña “la mataron”. En una entrevista con el ciclo de Luis Novaresio, en la Red AM 910, el letrado apuntó contra el endoscopista y la anestesista de la clínica Trinidad de Palermo, donde se realizó la endoscopia.

Pirota aseguró que la clínica complicó la investigación y señaló al juez que intervino en la causa, Gabriel Ghirlanda -renunció ayer-  porque entiende que representó los intereses de la clínica en el proceso penal, dejándolos participar de los procedimientos: “Lo que hizo está mal, protegió los intereses de Galeno, por eso no puede estar al frente de esta causa”, afirmó.

Culpables. “Los peritos nos dijeron que fue una muerte violenta”, señaló el abogado. “No fue natural ni ninguna otra circunstancia. La muerte de Débora se produjo por la intervención de estos dos profesionales en su cuerpo”, dijo, en relación a la anestesista y al endoscopista.

Perforación del esófago. Pirota indicó que, según la autopsia, la muerte de la periodista fue por una perforación de cinco centímetros que produjo el endoscopio en el esófago. Esa lesión introdujo aire y la hizo entrar en crisis a los cinco minutos de empezado el proceso médico. La anestesista comenzó las tareas de reanimación colocándole una mascarilla con aire, cuestión que empeoró el cuadro y terminó en “catástrofe”, según el letrado. “Las únicas cuestiones que nos van a quedar por dilucidar no es por qué murió sino cómo fue qué murió. No hay ninguna duda que fue con el endoscopio, no hay ninguna duda que ese endoscopio fue el que lesionó y no hay ninguna duda de quién fue el que lo manipuló”, agregó.

El letrado añadió que entiende que al endoscopista le costó introducir el aparato por los tres moretones que vio en el esófago de Débora. El especialista utilizó una pinza que habría sido la culpable de la lesión que llevó a la muerte a la legisladora.