icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

El Papa y la homosexualidad: ¿Qué postura tiene el Papa Francisco?

El Papa y la homosexualidad: ¿Qué postura tiene el Papa Francisco?
el-papa-y-la-homosexualidad-que-postura-tiene-el-papa-francisco

Pensar en el Papa y la homosexualidad es hacer referencia a uno de los varios ejes del mundo actual sobre los que se presenta un conflicto de intereses entre las partes involucradas. En el transcurso de sus años como Sumo Pontífice, Francisco ha emitido públicamente declaraciones que permiten inferir cierta apertura y tolerancia al respecto.

Sin embargo, esta articulación entre el Papa y la homosexualidad ha recibido varias críticas, una de las cuales postula que los mensajes de Francisco y de la Iglesia en su conjunto poco tienen que ver con los hechos, ya que se siguen negando los derechos vinculados, por ejemplo, a la identidad de género y a la adopción de niños por parte de parejas de un mismo sexo.

Jorge Bergoglio: su postura como arzobispo de Buenos Aires

Antes de ser nombrado Papa, Jorge Bergoglio se desempeñó como arzobispo de Buenos Aires, función que llevó a cabo desde febrero de 1998 hasta el 13 de marzo de 2013, mismo día en que se convirtió en la autoridad máxima de la Iglesia Católica.

Durante este período de tiempo, uno de los momentos en los que más se manifestó en relación a la homosexualidad fue en el 2010, año en el cual el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner impulsó el proyecto de la Ley de Matrimonio Igualitario.

Aunque el entonces cardenal decía estar a favor de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, su rechazo a la idea de un matrimonio de estas características fue rotundo.

"No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios", declaró Bergoglio en pleno debate de la Ley 26618.

Además, hizo referencia a la posibilidad de estas parejas de adoptar niños, alegando que “la imagen de Dios” se vincula a “hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra”.

Las declaraciones y la postura de Jorge Bergoglio, primero como arzobispo y luego como Papa, ante la cuestión de la homosexualidad también permiten dimensionar que cuando se pronuncia al respecto no sólo expresa su pensamiento individual.

Además, comunica en función del cargo que desempeña, por lo que sus dichos son manifestados de forma planificada y estratégica, conociendo sus alcances.

Francisco: su postura como Papa

A grandes rasgos, se podría decir que el pontificado del Papa Francisco ha intentado mostrarse tolerante y abierto en relación a los homosexuales. Incluso, algunos involucrados han reconocido cierta apertura a partir de la cual se puede pensar en un diálogo, posibilidad inexistente durante el papado de Benedicto XVI.

Ya en el 2013, a poco de haber sido nombrado Sumo Pontífice, Francisco se pronunció al respecto, dando inicio a una serie de declaraciones que se irían sucediendo con el transcurso de los años.

En aquella ocasión, dando una conferencia de prensa arriba de un avión en pleno vuelo, expresó: “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo?”.

En otra oportunidad, profundizó al decir “No hay que discriminarlos, deben ser respetados, acompañados”, a la vez que proponía que la Iglesia no sólo debería pedir disculpas sino también pedir perdón.

Más allá de la propuesta de misericordia de su parte, lo que Francisco hizo con estas expresiones fue evidenciar su intención de diferenciarse de Benedicto XVI, su antecesor en el cargo, quien se caracterizó por tener un trato mucho más hostil hacia los homosexuales, además de tener una visión mucho más conservadora acerca de la Iglesia.

Sin ir más lejos, hace pocos días Joseph Ratzinger, el papa emérito en cuestión, fue nuevamente noticia al comparar el matrimonio homosexual con el Anticristo.

Retomando lo que concierne al Papa y la homosexualidad, en esta línea se inscriben otras declaraciones de Francisco. En abril de 2019, por ejemplo, dijo que “todos somos seres humanos, tenemos dignidad. Si una persona tiene una tendencia u otra, esto no le quita la dignidad como persona”.

No obstante, a lo largo de sus años como Papa, Francisco también ha dejado frases que, por su contenido, resultan contradictorias con las citadas hasta el momento.

A comienzos del año pasado, entrevistado por Jordi Évole para el programa de televisión “Salvados” que se transmite en España, Francisco recomendó a los padres de niños con tendencias homosexuales que hagan una consulta con un profesional como puede ser un psicólogo.

En un orden similar se inscriben las declaraciones que se pueden leer en el libro “La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy”, en el cual Francisco es entrevistado por Fernando Prado.

Allí dice lo siguiente: “En nuestras sociedades parece incluso que la homosexualidad está de moda y esa mentalidad, de alguna manera, también influye en la vida de la Iglesia".

Esto se relaciona con un tema mucho más sensible para la Iglesia Católica como lo es el de los casos de homosexualidad dentro de la iglesia misma.

En la misma entrevista, Francisco se refiere al respecto: “En la vida consagrada y en la vida sacerdotal, ese tipo de afectos no tienen cabida. Por eso, la Iglesia recomienda que las personas con esa tendencia arraigada no sean aceptadas al ministerio ni a la vida consagrada. El ministerio o la vida consagrada no es su lugar".

En esta nota:
SUBIR

Poder

Ovación

Show