Solidaridad

Encontró un bolso con $3 millones y lo devolvió, aunque a cambio de un regalo muy particular

El hombre, que trabaja como encargado de una filial de servicio postal, no aceptó una suma de dinero que le ofrecieron como recompensa, pero sí pidió algo puntual.
El empleado postal

El empleado postal, Jorge Cincolani encontró un bolso con más de tres millones de pesos y lo devolvió (Foto: portal InfoSastre).

Jorge Cingolani, quien se desempeña como encargado de Correo Argentino en la filial Sastre (municipio del departamento San Martín, en Santa Fe), encontró un bolso con tres millones de pesos y lo devolvió a su propietario sin aceptar recompensa. El hecho ocurrió el viernes pasado, pero se conoció públicamente en las últimas horas.

“Eran los ahorros de toda su vida. Me ofreció 100 mil pesos, pero no los quise”, dijo el empleado postal en declaraciones al portal Bumerangnews. Y, entre risas, agregó: “Sólo le pedí un cordero para fin de año".

Cingolani regresaba a su casa el viernes pasado después de su jornada de trabajo y, pasadas las 15.30, se topó con el bolso tirado en la calle. Decidió levantarlo sin revisar su interior y lo llevó hasta su casa, donde comprobó que allí había una suma millonaria.

“Le conté a mi mujer y de manera instantánea lo publiqué en redes sociales”, contó Cingolani. En su relato añadió que pensó en publicar directamente una foto con el contenido del bolso pero, luego, optó por una estrategia para identificar al propietario, pensando en que si advertía que era dinero podían aparecer varios “dueños”.

"Terminamos llorando juntos"

cingolanii.jpg

Luego de la siesta del viernes y una hora y media después del posteo en Facebook sonó su teléfono. “Era un hombre que me decía que lo que había encontrado era de él. Le pedí que me detalle el logo y el contenido del bolso. Me dio todos los detalles y supe que era el dueño. Me agradeció mucho y terminamos llorando juntos”, repasó Cincolani.

Al llegar a la casa de Cingolani, el propietario del bolso explicó era un empleado rural, que venía viajando a dedo en la chata de una camioneta al momento de extraviar el dinero. Y se trataba, ni más ni menos, que de los ahorros de toda la vida. “Por razones de seguridad no quise revelar nunca sus datos. Me quiso dar una recompensa, un fajo de cien mil pesos, pero no lo agarré. Lo que es de él, es de él”, afirmó el cartero.

“No sentí que debía aceptar la recompensa. Si la agarraba, le estaba sacando algo que es de él. Lo único que le dije es que quería un cordero para fin de año. Nunca fue mi intención quedarme con la plata o que me den dinero a cambio. Ver llorar a esa persona fue demasiado. Lloramos los dos juntos”, se explayó Cingolani al fundamentar su postura.

Y concluyó: “Mi mujer y mis hijos me dijeron que hubiesen hecho lo mismo. Eso me deja tranquilo porque se que estoy rodeado de personas como yo. Si lo tengo que volver a hacer, lo hago”.

Se habló de
s