Ciencia

Gestación solidaria: una práctica en auge que requiere de una ley urgente en la Argentina

En la Argentina, existe un vacío legal por lo que la subrogación de vientre es legal, aunque clama por una regulación. ¿De qué se trata y cómo se implementa?
Francisco Reyes
por Francisco Reyes |
De qué hablamos cuando hablamos de la importancia de que exista un debate legislativo sobre la gestación solidaria. (Foto: Pixabay)

De qué hablamos cuando hablamos de la importancia de que exista un debate legislativo sobre la gestación solidaria. (Foto: Pixabay)

Cada día más familias recurren a la gestación solidaria para poder lograr el sueño de tener un hijo gracias a los avances de la ciencia. Muchas veces por problemas de salud, dificultades para conseguirlo o simplemente por elección, madres o padres solteros, parejas LGBTIQ+, personas que hace varios años están juntas, famosos, conocidos y desconocidos, decidieron tener hijos y acuden a esta práctica.

En los últimos años esta modalidad para poder formar una familia está en auge tanto en la Argentina como en el mundo, y aunque genera un cierto grado de controversia o polémica en torno a la “mercantilización” de la maternidad, el fin de permitir que tengan un hijo las personas que no pueden hacerlo, sea cual fuere el motivo, hace que sea celebrada y cada vez más buscada.

Ahora bien, en términos técnicos, la gestación por sustitución o gestación con vientre subrogado en la Argentina existe y es legal hace varios años. Desde el punto de vista legal, la modalidad que determina que sea solidaria se refiere a si media un “contrato oneroso entre los comitentes, que serían los padres intencionales, personas que quieren llegar a tener un hijo mediante esta técnica y la gestante, la que pone el cuerpo, vientre y útero para que ese embrión anide y poder llegar a dar a luz a un bebé”, precisó a A24.com la doctora Florencia Daud, abogada especialista en Fertilidad Asistida y Gestación Solidaria, miembro fundadora de la Fundación BioJur para la difusión de los derechos reproductivos y los nuevos modelos de familia.

Gestacion solidaria (2).jpeg
La gestación por sustitución o gestación con vientre subrogado en la Argentina existe y es legal hace varios años. (Foto: archivo)

La gestación por sustitución o gestación con vientre subrogado en la Argentina existe y es legal hace varios años. (Foto: archivo)

“La palabra gestación solidaria es un poco una construcción desde lo legal para referirnos a una gestación subrogada donde no hay un interés pecuniario ni intermediación comercial formal, ya que la gestante realiza la práctica de manera altruista para ayudar a la persona o pareja que quiere ser madre/padre y no hay un contrato comercial”, explicó Daud a este medio.

El concepto no es complejo, pero sí lo es el panorama en la Argentina. “Tenemos un vacío legal, ya que según el Artículo 19 de la Constitución Nacional, todo lo que no está prohibido está permitido, por el principio de reserva, con lo que la práctica de gestación solidaria está permitida ya que no afecta leyes de orden público. Ahora bien, lo que está prohibido, según la ley argentina actual, es el alquiler de vientre, donde medie un intercambio de dinero entre los padres comitentes y los gestantes, por afectar a la normativa del Código Civil y Comercial, a la dignidad y que no haya un abuso de una posición socioeconómica de una persona sobre otra”, pormenorizó la experta.

WhatsApp Image 2022-06-02 at 9.51.50 PM (1).jpeg
¿Qué status legal tiene la gestación solidaria en la Argentina?

¿Qué status legal tiene la gestación solidaria en la Argentina?

Gestación solidaria: ¿qué sucede en la ciudad de Buenos Aires?

Desde el 2018, opera en la Ciudad de Buenos Aires una norma interna del registro civil porteño, disposición Nro. 122/DGRC/20, que establece que se anoten a todos los menores que nazcan mediante gestación subrogada a nombre de los padres de intención, es decir de los comitentes, de manera preventiva. Eso implica que el bebé tiene que nacer en una clínica u hospital de la ciudad de Buenos Aires, pero, según especificó Florencia Daud, “no implica que la transferencia del embrión -práctica médica en sí de fecundar ese embrión y transferirlo a la gestante- tenga que haberse llevado en CABA, sino en cualquier parte del país o incluso en el exterior”.

De acuerdo a Daud, esto deja en evidencia que la Argentina necesita un debate legislativo, una norma para todo el país. “Se está permitiendo que técnicamente se anoten en el registro civil menores en circunstancias que por ejemplo en países como en Canadá, Grecia, Portugal, ponen normas que la gestante sea residente permanente de esa nación, mayor de 21 años, que los padres comitentes sean residentes como para no fomentar el turismo médico, que la gestante haya tenido ya un hijo nacido sin complicaciones, etc.”, alertó Daud.

Abogada gestacion solidaria.JPG
Florencia Daud es abogada especialista en Fertilidad Asistida y Gestación Solidaria, y en diálogo con A24.com, explicó las claves para entender la gestación solidaria.

Florencia Daud es abogada especialista en Fertilidad Asistida y Gestación Solidaria, y en diálogo con A24.com, explicó las claves para entender la gestación solidaria.

La necesidad de que exista un debate legislativo

En síntesis, de acuerdo a la experta, quedan muchos puntos sin legislar sobre una práctica médica que avanza, está en auge y técnicamente se hace posible en sociedades que van cambiando la estructura familiar y ven en qué países hay una posibilidad de llevar a cabo ese proyecto de vida. “El país por excelencia que ofrecía esto era Ucrania y con la invasión rusa y posterior guerra hizo que toda esa demanda se vuelque y revolucione esta forma de llegar a conformar una familia a través de esta técnica científica y además la dificultad para adoptar en la Argentina en el ámbito local”, advirtió a A24.com.

Cabe resaltar que en la gestación solidaria, las personas involucradas en el embarazo deben afrontar hoy los gastos de la cobertura de la fertilidad, que son tratamientos muy costosos. Tienen que pagar la estimulación de la mamá comitente, si es una pareja igualitaria de varones el acceso a los óvulos y posterior compra en un banco de óvulos -práctica legal- y la transferencia del embrión fecundado a una donante, todo de su bolsillo.

A su vez, hay que pagar la parte administrativa-judicial para que el niño por nacer pueda hacerlo en un marco legal, recurrir a la justicia, pagarle a un abogado y esperar los tiempos judiciales. Por todo esto, según los expertos consultados por este medio, es urgente su debate parlamentario.

Un historia de vientre solidario y amor a 1.050 kilómetros

Mónica Riveros, de 39 años, casada con Ovidio Franco, tiene 6 hijos, 4 de ellos biológicos y 2 en guarda legal. Es peluquera, vive en Villa Lugano, ciudad de Buenos Aires y actualmente tiene a Gaspi en su panza. El pequeño será el hijo de Damián y Facundo.

En diálogo con A24.com, compartió su historia: “Durante 2020, en plena pandemia, nos llegó la información de la subrogación solidaria en Argentina, por una publicación de Facebook, es algo que siempre me llamó la atención pero no sabía que se podía hacer acá en este país”.

“Me pareció algo maravilloso y empecé a investigar sobre el tema y los requisitos que implicaba esté proceso, pensé que la edad me jugaría en contra, pero luego me dijeron que sí podía, mientras que estaba bien de salud. Los requisitos fundamentales eran ser mayor de edad, tener mínimo 1 hijo, haber llevado un embarazo tranquilo y saludable”, añadió.

Y así fue como conoció a Damián y Facundo, por Internet y en un grupo de Facebook. “Ellos habían publicado un mensaje buscando una mujer que los pueda ayudar a cumplir el sueño de ser padres, les mandé un mensaje sin obtener respuesta. Vi su número de teléfono publicado en su perfil y me atreví con miedo a la respuesta a contactarme, a lo cuál él respondió de inmediato y ahí empezamos a hablar, me contestó de su vida, su familia y yo también, el vínculo fue de inmediato, nuestro hilo rojo se estaba uniendo, el universo nos unió justo en ése momento”, narró a A24.com.

Gaspar 2.JPG
Mónica lleva en su vientre el hijo de Damián y Facundo. Una historia de amor y gestación solidaria que nació vía Facebook. (Foto: gentileza Mónica)

Mónica lleva en su vientre el hijo de Damián y Facundo. Una historia de amor y gestación solidaria que nació vía Facebook. (Foto: gentileza Mónica)

Tanto Damián como Facundo buscaban ser padres en ese preciso momento y Mónica llegó a sus vidas. Muchos estudios médicos de por medio, pasó por todo el proceso para poder ser ella la que lleve en su vientre a Gaspar.

“Hicimos una primera transferencia en abril del 2021 de dos embriones y no se fió, fue para nosotros muy duro, se te cruzan miles de sensaciones pero la esperanza todavía estaba. Ninguno iba a bajar los brazos, por lo cual seguimos. En noviembre del 2021 hicimos otra transferencia embrionaria y en una semana ya los tres dieron positivo y en 10 días la subunidad beta en sangre salieron positivas”, recordó emocionada Mónica.

Gaspar 1.JPG
La familia de Facundo y Damián junto a Mónica y su familia de vacaciones en Mendoza.

La familia de Facundo y Damián junto a Mónica y su familia de vacaciones en Mendoza. "Los míos, los tuyos, los nuestros", todos formaron una gran familia. (Foto: gentileza Mónica)

Y con lágrimas en los ojos, continuó: “Recuerdo perfectamente cuando una semana después de la transferencia embrionaria me sentí un poco mareada, fuí a comprar el test de embarazo y dio positivo, muy suave pero positivo. En ese mismo momento lo llamé a Dami con toda la emoción llorando y le cuento sobre el resultado, él estaba muy nervioso no quería ilusionarse ya que era muy poco tiempo para tener un resultado concreto pero mí corazón me dijo que si, ‘ya estaba embarazada’, así supimos que Gaspar llegaría a nuestras vidas”.

Actualmente estoy cursando un embarazo normal, sin complicaciones; el vínculo con Damián y Facundo es más fuerte que nunca e incluso en enero fuimos de vacaciones todos y conocimos a toda su familia y desde ese momento ya no sólo era el sueño de ellos dos, ya que detrás de sus sueños hay toda una enorme familia que también soñaron con Gaspi, me emociona mucho hablar de ellos por qué cada vez que me abrazaban se les llenan los ojos de lágrimas y no saben cómo agradecerme este gestó de amor”, concluyó.

s