Covid-19

Los vacunados de entre 40 y 50 años: alivio, felicidad y la sensación de sacarse un peso de encima

El arribo de millones de dosis permitió en los últimos días que personas en ese rango etario -madres, padres e hijos- recibieran su vacuna en todo el país.
por Gabriel Túñez |
La población de entre 40 y 50 años comenzó a ser vacunada en algunos distritos del país (Foto: Télam).

La población de entre 40 y 50 años comenzó a ser vacunada en algunos distritos del país (Foto: Télam).

Alivio, culpa, felicidad y esperanza son algunos de los sentimientos que tuvieron las personas de entre 40 y 50 años que en los últimos días recibieron su primera dosis de vacuna contra el Covid-19.

Todas ellas son madres y padres, pero también hijos o pequeños empresarios que, además de tener a sus familias a cargo, garantizan mes a mes el empleo de otras. Por eso, entre varios motivos, ansiaban con que llegara el momento de la vacunación.

Hernán, por ejemplo, llevaba muchos meses con este pensamiento: “De mí dependen seis personas, entre ellas los mellizos, de dos años, así que no podía dejar que me matara este virus ”.

Cuando salió de vacunarse, Silvina sintió “alivio”, pero no tanto por ella, sino “por una generación” que empieza a transitar el principio del fin.

Leandro cree que al fin pudo sacarse un gran peso de encima, porque es propietario de una librería y una imprenta en la que a su cargo trabajan diez personas.

Cecilia lloró aunque con culpa, porque hubiera preferido que en su lugar se hubieran vacunado antes su padre, que sufre diabetes, o su esposo, que es asmático.

aerolineas1.jpg
En 20 vuelos completados, Aerolíneas Argentinas aportó 11.772.490 dosis de vacunas contra el Covid-19 (Foto: Telam).

En 20 vuelos completados, Aerolíneas Argentinas aportó 11.772.490 dosis de vacunas contra el Covid-19 (Foto: Telam).

La llegada al país de varios millones de vacunas en las últimas semanas permitió que las personas de entre 35 y 59 años, muchas de ellas jefas y jefes de hogar, padres de niñas y niños e hijos de adultos mayores, recibieran su primera dosis. Algunas de ellas lo hicieron por sufrir alguna enfermedad de base que la pone en la línea de riesgo ante el Covid-19.

“La pandemia de Covid-19 generó una sensación de inseguridad sanitaria, pero también económica. Las variantes nuevas del virus está comprometiendo más a las personas de entre 40 y 50 años que son jefas y jefes de familia, con lo cual no sólo uno lamenta la muerte de un familiar querido, sino que ese fallecimiento cambia la historia familiar”, dijo días atrás a A24 el médico Luis Camera, miembro del comité de expertos que asesora al Gobierno.

Hernán, que es padre de cinco hijos, llegó a vacunarse después de una semana en la que “un montón de gente querida” había muerto por el Covid-19. “Nuestra franja de edad es la más complicada frente al virus, así que no hubo nada que pensar. Cuando estuvo el turno, me vacuné”, contó a A24.com. Al salir del vacunatorio, sintió la “tranquilidad de estar un poco más protegido”.

“Me puede pisar un colectivo, es cierto, pero este virus no me va a ganar y les puedo garantizar a mis hijos una cierta seguridad”, agregó.

vacunas COVID 19.png
En CABA se colocan tres vacunas COVID-19

En CABA se colocan tres vacunas COVID-19

Cecilia, que es madre de dos hijos -la menor, en jardín de infantes, y el mayor, en la escuela primaria- y personal directivo en una escuela, fue vacunada en marzo, cuando todavía no se avizoraba el impacto de la segunda ola de contagios. El turno para aplicarse la dosis le llegó justo en un viaje, así que decidió regresar a su casa con la familia.

“Me puse muy feliz, pero también fue muy difícil porque sentí mucha culpa por todo lo que tenia alrededor: un marido asmático, un padre con diabetes y los docentes, que seguían en el campo de batalla de la escuela”, comentó a A24.com

Recién en los últimos días, cuando la vacunación también llegó a sus familiares, sintió un “alivio real. Cuando recibí en mi mail el turno para mi papá, no pude parar de llorar”, recordó.

El impacto del Covid-19

Según informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS), más del 55% de las personas internadas en terapia intensiva en hospitales nacionales de Argentina son menores de 60 años. Además, en las salas de terapia intermedia, el 50% de ocupación corresponde al grupo etario de entre 40 y 60.

En todos los casos, el patrón de casos coincide con los resultados de un relevamiento hecho por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), que determinó que en la ocupación de camas predominan los pacientes jóvenes graves portadores de la Covid-19, “con un alto requerimiento de asistencia respiratoria mecánica”.

Según la OPS, si se comparan las tasas de mortalidad registradas en diciembre 2020 con las de marzo 2021, cuando la segunda ola de contagios no era tan grave, se observó que mientras en los adultos mayores se duplicó, en el grupo de 40-49 años se cuadruplicó y entre los 50 y 59 años, se triplicó.

Vacunación en Argentina contra el Covid-19.jpg
La proyección para julio 2021 era esperanzadora: más de 51 millones vacunas arribarían en aviones sanitarios para combatir la pandemia. (Foto: Télam)

La proyección para julio 2021 era esperanzadora: más de 51 millones vacunas arribarían en aviones sanitarios para combatir la pandemia. (Foto: Télam)

Como Hernán, a Leandro también le pasó por la cabeza que si le "llegaba a pasar algo", un eufemismo para llamar al Covid-19, iba a ser un “impacto tremendo para su familia”, compuesta por su esposa y dos hijos, “pero también repercutiría en los diez trabajadores a los que emplea en su librería y la imprenta que posee.

“Pensé: dejo a diez familias en la calle”, mencionó Leandro, y se toma la cabeza. El turno para vacunarse le llegó por sufrir una enfermedad respiratoria, y allí fue. Al salir, contó a A24.com, respiró hondo.

“Para las personas de nuestra edad, de entre 40 y 50 años, la vacunación es una meta generacional”, consideró Silvina, madre de un adolescente, en diálogo con A24.com: “Durante todo este tiempo antes de vacunarme pensé que cuando me llegara el turno iba a significar que estábamos cerca. Siento, más que alivio por mí, que es el comienzo del fin, la señal de que de a poco empezamos a ganar esta batalla”.

Se habló de