Qué pasó. Los padres mendocinos que enarbolen las banderas de los movimientos antivacunas, ya sea por cuestiones ideológicas, religiosas o simplemente por descuido, deben saber que el nuevo Código de Faltas que se busca aprobar en la provincia prevé sanciones por este incumplimiento.

Las multas. Irán entre los $1.900 a los $7.600 y podría haber arrestos de hasta 5 días. Según el proyecto que el Ejecutivo provincial envió a la Legislatura y que hoy está siendo evaluado para remplazar al viejo Código Contravencional de Mendoza, dentro del apartado para las acciones que atentan contra la salud, la sanidad y la higiene, en el artículo 119 se habla de la omisión de la vacunación por parte de los responsables de los menores de edad. Allí se anuncia que los padres, tutores, curadores o guardadores que no cumplan con la obligación de que sus hijos o menores a cargo reciban las vacunas obligatorias –incluidas en el calendario nacional– serán sancionados.

A quién más puede alcanzar la sanción. La medida no sólo alcanzará a los padres sino que será aún peor para los efectores de salud (públicos o privados) y para todo agente o funcionario público que tenga conocimiento de esta vulneración del derecho a la vacunación de los menores que no comunique esa circunstancia a la autoridad administrativa local. El que la omita será sancionado con el doble de lo previsto en el párrafo anterior y si reincide la sanción se triplicaría, tanto en el mínimo como en el máximo.