Tamara Tiseyra, integrante de la Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino: “El fútbol marca agenda en los temas sociales”
EntrevistasA24

Tamara Tiseyra, integrante de la Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino: “El fútbol marca agenda en los temas sociales”

Qué pasó. Tras una charla histórica en Ferro, que se llevó a cabo el sábado en la sede del club para hablar de la ley del aborto con presencia de escritoras, comunicadoras, deportistas e hinchas, dialogamos con Tamara Tiseyra, parte de la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino, creada el 24 de marzo de este año. La fecha de su creación no fue casualidad: el espacio busca la ampliación de derechos en el marco del deporte más popular. Y en esta charla de cara al miércoles histórico, donde se votará la media sanción por la ley del aborto en el Senado, Tiseyra subrayó algunos conceptos.

¿Cómo estás luego del evento que se dio en Ferro, donde se combinó una lucha social y política con el fútbol?

Estoy emocionada y orgullosa. Emocionada en tanto mujer, coincido con lo que dijo Ingrid en el panel, de hecho lo vengo sosteniendo en otros espacios: la marea verde es imparable, es un proceso revolucionario y va a rebalsar la ampliación de derechos para las mujeres. Vamos a empezar a ocupar otros lugares una vez que se resuelva esta agenda, y que sea Ley y avancemos. Es un movimiento que, si bien incluye a organizaciones, no hay dirigentes visibles y eso desorienta políticamente. Por eso rebalsa, tiene presencia y tiene tanta adhesión de las pibas, que arrancan la militancia en este contexto histórico. Estamos frente a un proceso organizativo que nada tiene que ver con los marcos a los que venimos acostumbrados. Esa hay que anotarla y por eso es tan movilizante para nosotras, y hace tanto ruido para el afuera.

¿Cómo analizás la presencia de Di Lorenzo, un futbolista que sería una excepción a la regla del deportista común, y qué análisis hacés del compromiso que toman clubes y jugadores?

Leo fue convocado porque es de ese palo, es la excepción del jugador promedio con todo lo que signfica el fútbol mercenario en nuestra Argentina actual, a inicios de siglo XX es distinto. En los 90' perdimos. De hecho la coordinadora de hinchas están evitando que se nos vengan encima con las Sociedades Anónimas. Volviendo al tema, Di Lorenzo no es el único, tal vez son pocos pero esto suma a que otros jugadores puedan salir a la cancha y sumarse. Que entiendan que el futbolista no es un objeto de mercado vendiendo su fuerza de trabajo, sino también es un agente social porque tiene llegada en nuestro país con el lugar que ocupa el fútbol. El fútbol es un espacio de disputa política, todos nos tenemos que pronunciar con el debate que estamos dando con la legalización del aborto. El jugador no puede quedar ajeno. Está buenísimo que venga y debata con nosotras.

¿Por qué se hizo en Ferro?

Hace poco, los que se pronuncian a favor de las dos vidas realizaron un evento en el club. La comisión de mujeres y la comisión de DDHH del club presentó su disconformidad. Como Coordinadora, nos quedó pendiente sentar posición. Dijimos de organizar el evento en función de partido revancha y saldar la posición en Ferro, teniendo una comisión que vienen laburando estos temas dentro del club.

¿Cuándo y por qué arrancaste a trabajar en la Coordinadora?

Soy socia fundadora, ja. Soy de San Lorenzo por la Subcomisión de DDHH de San Lorenzo, donde damos la batalla por la vuelta a Boedo. Ahí, con otros integrantes, nació la idea cuando nos encontramos en la publicación del libro "Los desaparecidos de Racing". Había muchos clubes que ya tenían subcomisiones de DDHH y dijimos de juntarnos, para no actuar por separado únicamente.

¿Qué proyectás y qué sentís para la votación del miércoles?

El escenario se nos puso adverso. La media sanción de Diputados fue histórica y ahí las fuerzas reaccionarias y conservadoras empezaron a operar. Se dieron cuenta de la magnitud de esta batalla ganada. Podemos dar vuelta el partido, pero si no sale está ganado. En breve saldrá: a nivel simbólico y corporal, esto no tiene freno. La sociedad tomó un estado de conciencia que no tiene vuelta atrás. Más allá del resultado, estoy feliz, porque está ganado.