Repudio

Tras ser apartada, la docente de Santa Cruz retrucó: "Tampoco creo en las vacunas"

La abogada santacruceña negó la existencia del coronavirus durante una clase de Zoom y fue sancionada.
Rosa Emperatriz Razuri es abogada y profesora de Formación Ética y Ciudadana en la Escuela Industrial Nº 7 de la localidad santacruceña de Las Heras

Rosa Emperatriz Razuri es abogada y profesora de Formación Ética y Ciudadana en la Escuela Industrial Nº 7 de la localidad santacruceña de Las Heras

Luego de ser apartada de su cargo por afirmar delante de sus alumnos que "el Covid-19 no existe", la docente de Santa Cruz no solo no se retractó en sus dichos sino que redobló la apuesta y dijo “tampoco creo en las vacunas”.

“El día martes me notificaron que quedaba apartada. Es evidente que el Consejo toma esta medida conmigo, de esta magnitud, por ser opositora política a este gobierno kirchnerista”, consideró.

Rosa Emperatriz Razuri es abogada y profesora de Formación Ética y Ciudadana en la Escuela Industrial Nº 7 de la localidad santacruceña de Las Heras. Durante una clase virtual por Zoom, tuvo un entredicho con las madres y, además de decir que el coronavirus no existía, sostuvo que “la gente se enferma de neumonía” y se convirtió en el epicentro de las críticas.

La docente, considera que “existe un virus que no está identificado. No está aislado y por lo tanto no puede hacerse una vacuna" y que la pandemia es un invento de lo que llamó “el nuevo orden mundial”.

“Hay un golpe de estado mundialista. El objetivo es lo que se llama ‘el nuevo orden mundial’, pensado por unos cuantos que ya conocemos: George Soros, la esposa de Bill Gates, los Obama… Este es un proyecto político y religioso y en la cabeza de eso, desde el punto de vista religioso, está (Jorge) Bergoglio, el Papa”, afirmó.

“Yo dije que el virus como tal no existe porque no fue aislado, pero era un dato para un debate que estábamos haciendo. En ese momento la madre se metió en mi clase”, remarcó la docente al asegurar que el ganador del Premio Nobel de Medicina en 1984, Cesar Milstein, que murió en 2002, respaldaba su pensamiento.

Luego terminó reconociendo su error, se retractó y dijo que se había confundido y que en realidad había querido referirse al doctor Alfredo Miroli, que fue parte del equipo de colaboradores de Milstein.

El vicepresidente del Concejo Provincial de Educación de Santa Cruz, Ismael Enrique, aseguró “es algo muy grave, más si se trata de una persona que está enseñando formación ética y ciudadana” y no descartó iniciar “otro tipo de acción legal”, ya que no se puede “negar una enfermedad que se está llevando vidas”.