icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
AGRO

Entre el ajedrez y el truco: Alberto recibe a la Mesa de Enlace por el precio de los alimentos en la cumbre menos pensada

Entre el ajedrez y el truco: Alberto recibe a la Mesa de Enlace por el precio de los alimentos en la cumbre menos pensada
La Mesa de enlace, en la Casa Rosada (Foto: archivo).

Tras la escalada de declaraciones de los últimos días, Alberto Fernández recibirá este miércoles a las 15:30 en la Casa Rosada a los representantes de la Mesa de Enlace.

Si bien formalmente el encuentro servirá para plantear diferentes posturas sobre la forma de contener la suba del precio de los alimentos, también marcará un cambio en la consideración del Gobierno hacia las entidades del campo, ya que en los últimos meses reiteró en más de una oportunidad que el interlocutor elegido para dialogar sobre temas sectoriales era el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Lo cierto es que la advertencia del primer mandatario sobre una suba de retenciones o la vuelta de los cupos de exportación para “cuidar la mesa de los argentinos”, y el inmediato rechazo de todas las entidades y cámaras agroindustriales llevaron a que la Casa Rosada acepte rápidamente el pedido de audiencia del ruralismo.

Orejeando la partida

La relación campo-Gobierno (si se permite esa simplificación), viene pareciéndose a una partida de ajedrez en la que cada jugador despliega estrategias para forzar al oponente a exponer sus piezas y provocar el jaque. Claro, no estamos frente a las históricas finales del mundo entre Karpov y Kasparov, más bien se asemejan a dos aficionados jugando un sábado a la tarde en algún club orillero.

Si se permite una comparación más criolla, la contienda tal vez sea más parecida a un partido de truco, bien picado, después de un asado de domingo. Así, los contrincantes alardean, tratan de asustar con declaraciones fuertes, se amenazan, cantan tantos con pocos puntos y revolean vale-cuatros sin anchos en sus manos.

Orejeadas las cartas, ambas partes comenzaron a cantar algunas de sus jugadas para hoy.

Tras reiterar que no puede ser que los productores pretendan vender al mercado interno al mismo precio que en el exterior, el presidente Alberto Fernández planteó el martes: debemos “sentarnos a dialogar y prestar menos atención a los profetas del odio".

En ese marco, volvió a cuestionar a los sectores más críticos del campo: "Cuando uno dice 'quiero preservar la mesa de los argentinos', ellos dicen que queremos una nueva guerra con el campo”, afirmó en Tucumán.

En la misma línea se pronunció el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien resaltó el buen diálogo del Gobierno con el CAA, e indicó que existe un sector de la dirigencia rural "que forma parte de Juntos por el Cambio, son abiertamente militantes y algunos son referentes claros, vemos diputados y exministros que están en la oposición".

Para calentar un poco más el partido, desde el costado de la mesa (aunque nunca se sabe hasta dónde les indica las jugadas a los funcionarios) el senador Oscar Parrilli sostuvo que “los productores se llenan los bolsillos de plata y se llevan las divisas afuera”.

Desde el Gobierno también dejan trascender que más allá del diálogo lo prioritario es que el sector presente soluciones para que no se trasladen al mercado interno las subas de los precios internacionales.

Por su parte, la Mesa de Enlace insistirá con que los productores no tienen injerencia sobre los precios de los alimentos, y le volverá a presentar los 14 puntos de políticas para el sector agropecuario que ya había sido entregado a Alberto Fernández cuando era candidato a presidente.

“Vamos a reafirmar que no somos formadores de precios y no tenemos una participación importante como para ser los culpables de este aumento de precios”, adelantó Jorge Chemes, titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) a A24.com Agro.

Además, le plantearán con números que “incrementar las retenciones significará un retroceso en el sector productivo”, y detallarán las consecuencias que los cupos de exportación generaron tiempo atrás sobre la producción.

La caída del stock bovino en 2009-2011, la reducción de área de siembra de los principales cultivos hasta 2015 y la posterior recuperación de estas variables con políticas más amigables para el sector, son algunos de los datos que los dirigentes pondrán sobre la mesa.

Pero también transmitirán el disgusto por las declaraciones contra el campo por parte del Presidente y demás funcionarios. “No estamos de acuerdo en la forma que quisieron posicionar al campo como culpable de la suba de precios. La agresividad y la violencia no sirven para nada”, agregó Chemes.

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, también adelantó la agenda: “Después de las declaraciones del Presidente (en la entrevista del domingo a Página12), queremos aclarar muchas cosas que no son como dijo”.

Y advirtió: “Por todo lo que sucedió, nuestras bases están en alerta y movilización. Porque como era de esperar, hubo mucho descontento con los dichos de Alberto Fernández. Como dijimos, esperamos poder transitar instancias de diálogo productivo para buscar las soluciones que necesita el país”.

Además de los las 14 propuestas de la Mesa de Enlace, FAA propondrá una iniciativa para quitar el IVA a los alimentos de la canasta básica, otra para “avanzar con más desafectación impositiva, para impulsar las producciones de todo el país con progresividad y mayor énfasis desde los más pequeños hacia los medianos y grandes”.

También irá con un paquete de ayuda a pequeños productores y cooperativas, ayudas para paliar las emergencias agropecuarias y “la necesidad de precios de referencia para que los productores reciban pagos dignos y con rentabilidad en sus producciones”.

Es que de la mano del concepto de que los productores no son formadores de precios, se pedirá que se ponga el acento sobre los abusos dentro de las cadenas de producción de alimentos.

Más pedidos de reuniones

Lo que suceda hoy en Casa Rosada será seguido de cerca por todo el sector agroindustrial. Es que una disputa con el sector primario generará consecuencias con todos los siguientes eslabones de la cadena de valor.

Desde la Cámara de la Industria Aceitera contaron que ya se pidió una audiencia con el presidente Fernández.

El motivo formal es pedirle a Alberto Fernández que el 1 de marzo, en la apertura del período legislativo 2021, se presente el proyecto de ley de “Fomento al Desarrollo Agroindustrial", surgido a partir de las reuniones entre CAA y el Gabinete económico.

Sin embargo, el titular de CIARA, Gustavo Idígoras, también contó que el sector sigue de cerca la disputa campo-Gobierno. “El 30 de diciembre me tocó ser el primero en sufrir las amenazas. A partir de ese momento firmamos un acta de trabajo y se arribó a un acuerdo duro, muy difícil, porque siempre había pedidos de que hubiera mayor volumen, mayores niveles de subsidios”, dijo el dirigente en referencia al fideicomiso aceitero que se oficializó esta semana. Y explicó también el compromiso por parte del Gobierno fue no subir retenciones al sector y no restringir exportaciones de otros productos oleaginosos.

Por eso, los empresarios ven con mucho temor esta nueva escalada de las declaraciones.

De todos modos, Idígoras mostró confianza: "Soy optimista por la reunión con la Mesa de Enlace. El diálogo es lo mejor, no sirven las amenazas estatales ni las privadas, lo importante es trabajar en propuestas concretas", sostuvo.

Por sobre las expectativas de cara a la reunión de hoy, lo que todavía no terminan de comprender los dirigentes es por qué el Gobierno pasó de ningunear a la Mesa de Enlace a aceptar un pedido de audiencia en apenas unas horas.

“Creo que se están dando cuenta del apoyo de la sociedad y del mismo sector agropecuario a la Mesa de Enlace”, confió un dirigente. La contundencia del cese de comercialización en enero ante el cierre de las exportaciones de maíz y el rechazo en bloque de todo el sector agroindustrial a las declaraciones del Presidente explican esta mirada positiva.

“No fue poca cosa haber tenido el 60% de acompañamiento el cese de comercialización. Seguramente los ha hecho ver que la Mesa de Enlace existe”, agregó.

Pese a esto, otros ruralistas son más cautelosos y para sacar conclusiones esperan a ver cómo se desarrollará el diálogo y conocer qué cartas bajará el Presidente, aunque coinciden en el apoyo logrado en la última media de fuerza y mostrado a lo largo de 2020 en los distintos episodios que enfrentaron al Gobierno con el sector agropecuario.

En lo que todos coinciden es en que de no detenerse la escalada, será muy difícil atravesar los próximos meses sin movilizaciones agropecuarias. El divisor de aguas es el impacto que una situación como esta podría tener en un año electoral.

por Marcos Lopez Arriazu
SUBIR

Poder