INTERVINO LA PROVINCIA

Un paro afectó a los puertos de Rosario: el gremio aceitero y la industria mantienen la pulseada

El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) paralizó algunas terminales portuarias en reclamo por el cobro de impuesto a las ganancias. La respuesta de la Cámara.
Un nuevo paro de los trabajadores aceiteros encendió la alarma en la industria

Un nuevo paro de los trabajadores aceiteros encendió la alarma en la industria, pero también en la política. 

Trabajadores del gremio aceitero hicieron un paro durante las primeras hora de este jueves a causa de un reclamo salarial por el descuento de impuesto a las Ganancias. El Gobierno de Santa Fe intervino y dictó la conciliación obligatoria, lo que reanudó la normalidad en los puertos de la zona de Rosario. De todos modos, el conflicto continúa y las negociaciones siguen en pos de llegar a una solución. Sin embargo la amenaza de un nuevo paro sigue latente, y está en la memoria de todos los impactos del extenso paro del año pasado.

Desde el lado del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA), dirigido por Pablo Reguera, cuestionó las liquidaciones hechas por las empresas en concepto de impuesto a las Ganancias, meses después de que ambas partes consensuaron el acuerdo paritario que había elevado el piso salarial a $110.000.

“La quita en algunos casos fue muy importante”, sostuvo el dirigente. Y aseguró que el monto devengado se trató de “un error administrativo” por parte de las empresas.

El conflicto se dispersó entre las plantas de Bunge de Puerto General San Martín y San Jerónimo Sud, Cargill Quebracho y Terminal 6. Sin embargo, el temor en la industria aceitera era que el reclamo se propagara entre los trabajadores de las demás terminales portuarias y que la medida afectara al resto del polo aceitero ubicado a la vera del río Paraná.

Aceite, aceiteros
El reclamo por el cobro de impuesto a las ganancias por parte de los trabajadores aceiteros, desactivado por 15 días.

El reclamo por el cobro de impuesto a las ganancias por parte de los trabajadores aceiteros, desactivado por 15 días.

La conciliación obligatoria determinada por el gobierno santafesino, y que obliga al SOEA y a las empresas nucleadas en la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC), corre hasta el próximo jueves 18.

En la actividad, pero también en la política, saben que un conflicto en esta actividad puede tener consecuencias de grueso calibre. Fue lo que sucedió a fines del año pasado, cuando toda la actividad aceitera estuvo parada durante varias semanas a raíz de un paro, y preocupó, incluso, en los pasillos del Ministerio de Economía. ¿La razón? El rubro de exportaciones oleaginosas es uno de los principales ingresos que tiene el país en materia de divisas.

De todas maneras, no se trata del único gremio que atañe a las empresas: los conflictos gremiales están relacionados también a otras áreas. En mayo, gremios de la marina mercante fueron al paro en reclamo de vacunas contra el Covid-19. Y en julio, UOCRA hizo lo propio en la terminal de Dreyfus por el cobro de obras edilicias en las plantas.

¿Qué dijeron desde CIARA-CEC?

Las empresas aseguran que, incluso en la próxima reunión a realizarse el lunes a las 14, en la que las partes se sentarán a conversar ante la presencia de los funcionarios públicos, lo pagado a los empleados está en regla.

Barco - Puerto Rosario.jpg
Aceiteros cargó contra la Cámara e impulsó un paro en algunas terminales portuarias.

Aceiteros cargó contra la Cámara e impulsó un paro en algunas terminales portuarias.

“Dada la existencia de sueldos altos en la industria todos los trabajadores y trabajadores están sujetos a retenciones por ley”, dijeron.

“Las empresas se ajustan plenamente al cumplimiento de la ley y no existen errores ni prácticas de retenciones fuera de la ley más allá de algunos argumentos insólitos del sindicato”, concluyeron.

s