Finanzas digitales

Criptomonedas: qué es hopium, sesgo de unidad y cómo impactan en las inversiones

En qué hay que fijarse realmente para invertir en cripto. Qué significan estos conceptos y por qué pueden perjudicar o beneficiar las decisiones.
Adam Dubove
por Adam Dubove |
Bitcoin: la adopción de El Salvador como moneda legal es un avance importantísimo para el ecosistema cripto. 

Bitcoin: la adopción de El Salvador como moneda legal es un avance importantísimo para el ecosistema cripto. 

Los sueños de invertir en un criptoactivo y lograr una fortuna que cambie la vida abundan. Pero también abundan, entre inversores de criptomonedas, los sesgos cognitivos que llevan a tomar decisiones incorrectas por una interpretación equivocada de la información.

El resultado de esto lo resume perfectamente un término que no surgió del mundo cripto, pero que fue adoptado como propio: hopium, un acrónimo compuesto por las palabras hope (esperanza) y opium (opio). El hopium es “una adicción a las falsas esperanzas”, según la definición de Urban Dictionary.

Quienes buscan hacerse de una fortuna en el mercado de los criptoactivos descartan rápidamente Bitcoin porque, razonan, una unidad vale alrededor de US$50.000 y la gran mayoría no cuenta con ese capital para invertir.

Nuestro cerebro está programado para recibir mayor satisfacción por tener una unidad entera (o varias), que por una fracción.

Por ejemplo, con un capital de US$1000 uno podría comprar 793 unidades de XRP o 335 unidades de ADA, el token de la red Cardano, pero “apenas” 0.02 BTC. Esto es lo que se conoce como sesgo de unidad.

Esta trampa en la que cae el cerebro humano suele ser acompañada de una conclusión como la siguiente: ADA (al momento de escribir esta nota tenía un precio cercano a US$3) tiene más potencial de subida que Bitcoin. “Es más fácil que ADA llegue a US$100, que Bitcoin a US$1.6 millones”, piensa el inversor mal informado que busca multiplicar por 50 su inversión.

Esta lógica incorpora información falsa en el razonamiento y, en consecuencia, nos lleva a tomar decisiones que tienen una mayor probabilidad de tener un resultado que no era el que esperábamos.

Las criptomonedas en perspectiva

Derivar el potencial de alza en el precio de una moneda a partir del precio de cada unidad no es una muy buena estrategia, salvo que se recurra a la inversión o trading de criptomonedas como una alternativa al casino.

Una forma de poner en contexto ese precio que aparenta tener un “potencial inmenso de suba” es incorporar al análisis la cantidad de unidades que componen ese proyecto. La oferta de ADA que circula en la actualidad es de 31.000 millones de unidades, mientras que si lo comparamos con su principal competidor, Ethereum, hablamos de 117 millones de ETH existentes.

El siguiente paso es multiplicar el precio por la cantidad de monedas en circulación, una métrica importada de las finanzas tradicionales que es conocida como capitalización de mercado.

De esta manera, al multiplicar los 31.000 millones de ADA por su precio de US$2.98 nos encontramos con que su capitalización de mercado es de 100.000 millones de dólares. Ethereum, por su parte, tiene una capitalización de mercado de 443.000 millones.

Entonces, quienes están comprando ADA hoy con la expectativa de obtener retornos del 10.000% están afirmando que todo los ADA sumados tendrán un valor equivalente a 9.5 billones (trillions) de dólares, un 15% menor a la "capitalización de mercado" actual del oro. Algo poco realista.

Por otro lado, sería más razonable comparar el potencial de ADA con su competidor ETH. En caso de que ADA iguale el tamaño actual de Ethereum, estaríamos hablando de un ADA cercano a los $13.83 por unidad. Un objetivo más realista, claro, más allá de si es probable o no, considerando el mercado actual de plataformas de contratos inteligentes.

Otro enfoque sobre criptomonedas

El análisis de la capitalización de mercado tiene otros problemas que podrían ser tema de un próximo artículo. Sin embargo, este análisis simplificado sirve para tener un mejor panorama del potencial de suba, observando sólo los números.

En este sentido, un análisis más integral para entender el potencial del precio debería contemplar otras variables como cuál es el tamaño del mercado que pretende abarcar, cuál es su grado de descentralización, cómo fue la distribución, el riesgo regulatorio o el nivel de seguridad que ofrece, entre otras.

¿Y el sesgo de unidad? Una forma de superarlo, por ejemplo, en el caso de Bitcoin, es utilizar el satoshi como unidad. Así se llama la mínima fracción de un BTC, y equivale a una cienmillonésima parte de un bitcoin (0.00000001 BTC). Comprar 2 millones de satoshis es mucho más satisfactorio para nuestro cerebro que 0.02 Bitcoin.

Por eso, a la hora de analizar una inversión la mejor idea es dejar de lado el hopium y enfocarse en los fundamentos.

Se habló de
s