Mercado crypto

Derrumbe de Bitcoin: ¿hay que seguir apostando por estos activos digitales?

La criptomoneda más famosa lleva una depreciación del 70% desde que tocó su máximo histórico en 2021. Dos especialistas analizan la situación y las perspectivas en un mercado cada vez más incierto.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
Bitcoin: al hablar de la criptomoneda

Bitcoin: al hablar de la criptomoneda, señalan los expertos, es necesario recordar que se trata de una reserva de valor para el largo plazo.

Pero pasó. Y pasa. Porque el valor de Bitcoin, la criptomoneda más valiosa y famosa, no para de caer estrepitosamente hasta tocar su valor más bajo en lo que va del 2022, apenas por encima de los US$ 20 mil por unidad (al momento de escribir esta nota el precio de BTC es de US$20.476).

Son cifras muy, pero muy lejanas a su máximo histórico de 68.789 dólares y que demuestran una depreciación en su valuación del 70%.

Por lo tanto, todo indicaría que, de continuar la tendencia, la criptomoneda líder cerrará la semana con una caída del 30%, la décima caída semanal en los últimos 3 meses.

Bitcoin y un contexto desfavorable

Para quienes llevan años en el ambiente crypto, la caída sostenida del precio de BTC no parece una situación nueva. “Hemos vivido mercados bajistas anteriores y estamos acostumbrados a estos movimientos de precios”, asegura el bitcoiner Adam Dubove, co-fundador de Ichimoku Fibonacci y Hodler Mag.

“Bitcoin se ve arrastrado por la caída del mercado crypto, que es algo bueno ya que permite purgar todos los proyectos que tenían valuaciones escandalosas, pero sin ningún valor real”, explica.

Además, dice, hay que sumarle el contexto macro y agregarle “la suba de tasas de la Reserva Federal y la corrida que se produjo contra la empresa Celsius, que suspendió el retiro de depósitos”.

Para el educador y analista crypto, Iñaki Apezteguia, Bitcoin está entrando en la parte más baja del ciclo bajista al romper la barrera de los US$21.000.

pexels-karolina-grabowska-5980888.jpg

Es parte de los ciclos que suceden en el mercado de criptomonedas, agudizado en estos momentos por cuestiones macroeconómicas como la guerra, la pandemia, la inflación mundial y la recesión generalizada”, comenta.

Criptomonedas: un escenario conocido

En este contexto, marcado por el temor y la incertidumbre, “es importante entender que, años atrás, tener un bitcoin a US$20.000 representaba pura euforia”, reconoce Apezteguia, para quien la situación actual implica que “estamos tocando mínimos cada vez más altos en los ciclos”.

En ese sentido, agrega Dubove, “parece contra-intuitivo que bitcoin baje ante el aumento de la inflación, pero no tenemos que olvidar que BTC está en un proceso de monetización y en una etapa de descubrimiento de precio, por lo cual es considerado por los inversores como un activo de riesgo”.

Es decir, ante la incertidumbre sobre el rumbo de la economía, los inversores buscan refugio en el dólar, expresa el bitcoiner.

Fundamentos para un Bitcoin a largo plazo

Al hablar de Bitcoin es necesario recordar que se trata de una reserva de valor para el largo plazo, coinciden ambos expertos. “Es un activo para mantener por lo menos 4 o 5 años y no para hacerse rico rápido, como imaginan muchos”, destaca Dubove.

Según su visión, los fundamentos de Bitcoin siguen intactos pese a lo que podría suponerse ante la caída de los últimos meses: “Sigue funcionando de la misma manera en que lo hacía cuando valía US$60.000 y su propuesta de valor no ha cambiado. Es más, diría que se ha fortalecido”, apunta.

Apezteguia, por su parte, recomienda que los nuevos inversores tengan “perspectiva de largo plazo, que se eduquen sobre crypto para ser conscientes de su volatilidad y el alto riesgo en materia financiera; y para saber que estamos en fases de acumulación, no de venta de Bitcoin”.

Por último, remarca Dubove, “la posibilidad de ahorrar en un dinero que no puede ser diluido por un banco central, que es resistente a la censura y que no puede ser confiscado si se toman los recaudos correspondientes es una propuesta de valor única”.

No obstante, puntualiza, “sí estaría preocupado en el caso de cualquier otro proyecto que no sea Bitcoin, cuyos fundamentos son abismalmente diferentes”.

Se habló de
s