Letras

Ni lenguaje inclusivo ni académicos de la lengua: la RAE prueba cuidar el lenguaje con Inteligencia artificial y Bill Gates

La Real Academia Española selló un acuerdo con Microsoft para cuidar el lenguaje y potenciar "el buen uso del español".
Ni lenguaje inclusivo ni académicos de la lengua: la RAE prueba cuidar el lenguaje con Inteligencia artificial y Bill Gates.

Ni lenguaje inclusivo ni académicos de la lengua: la RAE prueba cuidar el lenguaje con Inteligencia artificial y Bill Gates.

Las habilidades de la inteligencia artificial (IA) se relacionan en el imaginario con desarrollos científicos o innovaciones que permiten optimizar el rendimiento de complejos sistemas informáticos pero también pueden contribuir a la utilización correcta de una lengua milenaria, un objetivo que alienta el acuerdo que acaban de sellar la Real Academia Española (RAE) y Microsoft para potenciar el buen uso del español en todas sus aplicaciones y productos de revisión ortográfica y gramatical.

Con esa estrategia, la institución que regula el uso de la lengua acaba de sellar un convenio con la corporación tecnológica fundada por Bill Gates para facilitar el acceso al Diccionario de la Lengua y a sus 375.000 conjuntos de datos.

A partir de ahora, la compañía multinacional alojará en sus plataformas el acceso al Diccionario y las correspondientes actualizaciones anuales -del orden de entre 1.000 y 2.000 entradas nuevas- para su uso en las aplicaciones de Microsoft 365, sistemas embebidos, el buscador Bing y todos aquellos productos orientados a mejorar la revisión ortográfica y gramatical o crear modelos de traducción y transliteración automáticas basados en tecnologías de inteligencia artificial.

Este material, que involucra las distintas variedades de la lengua española que se hablan en España y los países latinoamericanos, contribuirá a entrenar las aplicaciones de inteligencia artificial de la compañía, poniendo el foco en evitar sesgos del lenguaje y en mejorar las habilidades de procesamiento del lenguaje.

Hace dos años, Santiago Muñoz Machado, director de la RAE, proclamó a los cuatro vientos el nuevo reto de la centenaria institución: enseñar español a las máquinas, evitar que la tecnología degradase la lengua de Cervantes. Con ese ánimo creó el proyecto LEIA (acrónimo de Lengua Española e Inteligencia Artificial), una de las grandes apuestas de futuro de la institución, que está inmersa en una renovación tecnológica, asegurando su posteridad.

"El proyecto LEIA se ha ideado con un objetivo principal: que las máquinas, y todas las herramientas digitales, utilicen un correcto español. A partir del siglo XVII la RAE consiguió que sus normas fueran seguidas y se armonizaran y generalizaran los mismos usos ortográficos, gramaticales y léxicos de nuestra lengua. Ya en los siglos XIX y XX logró mantener su unidad, y ahora en el siglo XXI la Academia quiere regular el lenguaje de las máquinas, de la inteligencia artificial, para continuar una labor desempeñada con éxito durante más de 300 años", indicó ahora a Muñoz Machado a la prensa española.

El catedrático auguró que el imperio del inglés en la tecnología, un campo donde el castellano aún tiene muy poca presencia, tal y como corroboran los sucesivos informes de su salud, se resquebrajará gracias a la traducción automática, que lo revolucionará todo. "Dentro de poco, no importará en qué idioma se suministre información a las redes, se podrá acceder al conocimiento desde cualquier lengua", vaticinó.

Muñoz Machado recordó que en 2016 una computadora tradujo "Guerra y paz", de Leon Tolstoi, en solo dos segundos y medio, algo que hoy podría hacer en solo unas décimas, aunque a estas alturas el reto ya no es la velocidad, sino la calidad. "Será una especie de demolición de Babel en la que vamos a estar presentes. Va a ocurrir y va a ocurrir pronto", sostuvo el titular de la RAE.

El procesamiento de lenguaje natural (NLP, por sus siglas en inglés), con el que trabajan en Microsoft Azure, ya permite detectar el idioma de un texto, identificar sus frases clave, analizar el sentimiento que en el predomina, convertirlo a voz e, incluso, resumirlo.

s