Mercado inmobiliario

Alquileres: cómo cambiarán los precios a partir de julio

El primer día de ese mes el Banco Central publicará el primer Índice para Contratos de Locación que mostrará la actualización que deberán aplicarse a los alquileres. Los porcentajes estimados.
Julia D Arrisso
por Julia D Arrisso |
Alquileres: Cómo cambiarán los precios a partir de julio

Alquileres: Cómo cambiarán los precios a partir de julio

A un año de la sanción de la ley de alquileres, comienza a regir una de las medidas más relevantes de la normativa. Desde el 1° de julio se empezará a aplicar por primera vez el índice de actualización elaborado por el Banco Central para definir los nuevos aumentos de los contratos de locación y cambiarán algunas reglas a la hora de alquilar una propiedad.

Los contratos, que a partir de la aprobación de la ley deben tener una duración de tres años, cuentan con una actualización anual de precios que se define a través del Índice para Contratos de Locación, que publicará el Banco Central.

Cómo está compuesto el Índice para Contratos de Locación

Este índice estará compuesto por dos factores: la variación de la remuneración promedio y la evolución del nivel de precios. En este contexto, se estima que la suba anual para los contratos de locación que se encuentren bajo las condiciones de la nueva ley de alquileres será de entre el 41% y el 45%.

Esta actualización se aplicará a los contratos que hayan comenzado en julio del año pasado o se renovaron a partir de esa fecha. Asimismo, el índice se actualiza de forma diaria, con lo cual el porcentaje de aumento variará según cuándo comience el acuerdo.

En este sentido, Federico González Rouco, economista especializado en la temática, explicó en diálogo con A24.com que es importante saber la fecha exacta en el que comenzaron los contratos porque cada día habrá un valor distinto. "Cada contrato tiene una fecha de inicio. En cada una de esas fechas vamos a tener una variación distinta", indicó.

Los efectos de la nueva ley

La aplicación de la normativa comenzó a modificar de un año a esta parte la dinámica de la oferta y la demanda en el mercado, que repercutió, además, en el precio de los alquileres.

"El efecto de todo esto ya lo vimos, que fue el aumento de precios, pero el gran problema para los inquilinos es que de un mes para otro pagan un 45% más. Eso desestructura cualquier esquema de finanzas doméstico, sobre todo cuando los ingresos no subieron tanto y teniendo en cuenta que el alquiler representa un 35% o 40% de los gastos", expresó González Rouco.

Por el lado de la oferta, los especialistas reconocen, además, que se retiraron viviendas en alquiler frente a la pérdida de rentabilidad para los propietarios.

"Hay gente que no está dispuesta a alquilar porque se pierde mucho porque la actualización es menor a la inflación y porque el poder de compra del valor de alquiler se pierde con la suba de los precios", sostuvo el director de Reporte Inmobiliario, José Rozados, quien además estimó que cayó un 28% la oferta de alquiler en comparación con el año pasado.

En este sentido, aparece un panorama de oferta en retracción y demanda pujante, que solo impulsa a que los precios continúen en alza. "La demanda es constante y va a ser creciente en función de que no hay una vía alternativa de resolver a dónde vivir porque el crédito hipotecario es inaccesible para la gran mayoría de los trabajadores", reflexionó Rozados.

s