Asalariados, monotributistas y empresarios: cuál podría ser el futuro del trabajo post pandemia

04 de mayo de 2020 - 19:56
Asalariados, monotributistas y empresarios: cuál podría ser el futuro del trabajo post pandemia

Mientraslos gobiernos de todo el mundo buscan paliar las consecuencias de la cuarentena y la pandemia por el coronavirus, un grupo de especialistas analizó esta realidad y reflexionó sobre el futuro del trabajo.

Aplicando los medios digitales como principal plataforma, el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Sociales de la UCA y el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, convocó a un grupo de expertos para conformar un panel de "Trabajo e ingresos en tiempos de pandemia. Reflexiones sobre la actualidad y el futuro posible".

Tras la apertura a cargo de la Decana de la Facultad, Dra. Liliana Pantano y con la moderación de la periodista Silvia Stang, Eduardo Lépore (Docente e Investigador UCA, Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social), Eduardo Chávez Molina (Docente e Investigador, UBA), Antonio Martín Artiles (Universidad Autónoma de Barcelona), Elva López Mourelo (OIT), y Roxana Mazzola (FLACSO, UBA, ANSES) analizaron la realidad laboral y el futuro del trabajo luego de la pandemia.

Más allá de lo que ocurre en otras partes del mundo, el panel evaluó las medidas que se están tomando en la Argentina con el objetivo de sostener los empleos e ingresos en una actualidad inaudita.

"En España estiman un 21% de desempleo y una pérdida del 8 al 13% del PBI", afirmó Artiles y resaltó la importancia de "reindustrializar en especial el sector sanitario y la agricultura" luego de que el coronavirus logre ser dominado. Además hizo hincapié en la idea de que el mundo debe enfrentarse "relativa desglobalización o un cambio de paradigma: en vez de políticas de austeridad, que sean de desarrollo".

En tanto, al centrarse en la situación argentina, Chávez Molina señaló que "el contexto económico con recesión e inflación, aunque se vinieran morigerando, complica al mundo empresarial y al del trabajo que ya venía con dificultades", por lo cual para revertir la recesión económica es necesario "restringir la austeridad para sostener ingresos para salir de la crisis" y advirtió que para alcanzar este objetivo es importante la asistencia "vía transferencias como el actual Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)".

La especialista en trabajo inclusivo en la OIT, Elva López Mourelo, señaló que el coronavirus provocó que " 2.700 millones de trabajadores" sufran despidos o han visto reducidos sus ingresos laborales. “Por las desigualdades económicas entre los países, están más afectados lo que se encuentran en desarrollo y aquellos en los cuales se presentan dificultades preexistentes, como Argentina”, resaltó la especialista.

Según explicó, la crisis devenida de la pandemia afecta más profundamente a "las mujeres, los jóvenes que se iniciaban en el mercado laboral, los trabajadores informales, los independientes, los monotributistas, y los migrantes", por lo que destacó la importancia de "buscar soluciones mediante el diálogo social".

"Esta es una oportunidad para agendas futuras, es necesario que haya más conexión entre programas gubernamentales", afirmó, en tanto, Mazzola y agregó que la pandemia puede ser el punto de partida para "discutir cómo financiar políticas del estado diferenciales para cada sector de la población".

Por último, Lépore, de la UCA, destacó la importancia de impulsar "la protección de los trabajadores en relación de dependencia (tales como cuidados de la salud y seguros de desempleo), la creación de un fondo de garantía por tiempo de servicio para el sector pymes o por actividad", además de impulsar "protección de los trabajadores autónomos o independientes".

Además, para el especialista es necesario generar una cobertura para "las nuevas formas de trabajo donde la relación de trabajo no tiene los atributos clásicos de la subordinación económica", estructurar un "ingreso solidario para la protección social", además de impulsar una "coordinación entre los Ministerios de Trabajo, Educación y Desarrollo Social" como intermediario entre "los servicios de empleo".

Se habló de