Cambios laborales

Benomad promueve el reencuentro de los trabajadores sin más costos en metros cuadrados para las empresas

Las compañías saben que el trabajo remoto y los nuevos paradigmas llegaron para quedarse. Cuáles son sus planes para adaptarse a la nueva realidad.
Los 3 cofundadores de Benomad

Los 3 cofundadores de Benomad, la nueva propuesta para empresas en un contexto laboral híbrido.  

En un ánimo post pandémico y de recuperación y vuelta a los espacios de trabajo, las empresas saben que el trabajo remoto y otros nuevos paradigmas llegaron para quedarse, y están delineando planes para adaptarse a esta nueva realidad.

Mientras los confinamientos mostraron todas las virtudes y defectos del home office, la perspectiva de una nueva normalidad pone a las empresas en la senda de “buscar cómo atender las demandas de trabajo remoto de sus colaboradores, al tiempo que ahorran costos en oficinas y traslados, pero sin dejar de promover espacios de reencuentro presenciales de sus empleados”, describe Pablo Di Filippo, CEO y cofundador de Benomad, la startup argentina que ofrece a través de una app espacios de trabajo inspiradores, como hoteles, restaurantes, librerías y bares, entre otros.

Benomad aparece como una solución para las empresas que, de un lado, quieren promover los encuentros cara a cara de sus colaboradores, sin que eso implique, para ellas, más costos en metros cuadrados permanentes, ni para los empleados la incomodidad e improductividad de los traslados hacia ese lugar fijo de trabajo.

La compañía arrancó sus operaciones en febrero de este año con 18 lugares incorporados en su red, mayormente distribuidos entre CABA y La Plata. Ahora, ya superó los 100 espacios, cerrará 2021 con más de 150, espera duplicar esa cantidad en 2022, al tiempo que amplió su presencia, además, a Rosario, Mendoza, Córdoba y Neuquén, con la perspectiva de alcanzar el año que viene a todo el país y abrir operaciones en el exterior, en principio en países de la región.

Asimismo, la firma ya levantó capital por más de US$ 150.000 en una primera ronda de inversión y planea para un futuro próximo una segunda ronda para financiar, precisamente, su internacionalización. La startup, que comenzó con una oferta centrada en generar espacios para profesionales independientes o freelancers, amplía ahora su core con un programa de membresías específicamente diseñado para el sector corporativo (B2B / B2B2C).

Cómo funciona

El concepto propone que las empresas puedan, mediante una app intuitiva, funcional y sencilla, reservar espacios de trabajo para sus colaboradores y salas de reuniones en ambientes confortables y de excelente conectividad -provista por Benomad-, donde cada integrante pueda acceder a promociones exclusivas en consumos, amenities como el gimnasio o una piscina ahí mismo, junto a otros beneficios en materia de capacitación y experiencias.

DSC05773.jpg
La empresa amplía su core con un programa de membresías específicamente diseñado para el sector corporativo (B2B / B2B2C).

La empresa amplía su core con un programa de membresías específicamente diseñado para el sector corporativo (B2B / B2B2C).

Su propuesta de valor es muy flexible y se adapta a las distintas modalidades bajo las cuales las compañías pueden contratar el servicio. Desde acuerdos por cantidad de días, o adaptados al uso efectivo que le da el colaborador, a convenios más extensos y más o menos full, dependiendo de la cantidad de trabajadores, requerimientos de infraestructura adicional por fuera de lo básico, exclusividad en las promociones, entre otras.

Desde el lanzamiento de esta nueva propuesta, a mediados de este año, Benomad ya sumó 25 clientes corporativos a su portfolio, donde por supuesto se destacan las empresas tecnológicas, dado el perfil joven y de preferencias remotas de sus plantillas, pero donde aparecen, también, firmas de rubros más tradicionales y de distintos tamaños. “Trabajamos con compañías que van de 3 o 4 empleados a 12.000”, grafica Di Filippo.

“La diferencia que hay ahora con el momento en el que diseñamos nuestra propuesta es que todas las compañías tienen y preservan un componente remoto, incluso aquellas en las que una parte de sus plantillas no tiene más alternativa que concurrir presencialmente a la planta, pero donde hay otros sectores que sí pueden funcionar a distancia”, asegura.

El plan de Benomad es llegar a 100 clientes hacia fin de año y duplicar los actuales 1.500 usuarios que usan la red, entre colaboradores de empresas y profesionales independientes.

s