El dólar retomó impulso, el riesgo país sube y sobrevuelan algunas dudas en los mercados
ElRumboDeLaEconomía

El dólar retomó impulso, el riesgo país sube y sobrevuelan algunas dudas en los mercados

Otra jornada de nerviosismo en las mesas de dinero: los papeles argentinos siguen en el tobogán con el condimento adicional del dólar retomando impulso y cerrando a 28,70 pesos.

¿Qué está pasando? Podría asignarse parte de lo sucedido al contexto internacional, con el dólar subiendo en la región.

En la semana en Brasil ya lo hizo 2,5%, aunque en la Argentina, acumula 3,2%.

Pero es en los títulos de la deuda en los que se nota cómo el país se desacopló del resto de los emergentes.

El riesgo país ya está en 620 puntos. A fines del 2017 se ubicó en 350. En comparación con el de Brasil, se encuentra 350 puntos arriba.

Claramente entonces hay una desconfianza sobre la Argentina.

En primer lugar, el país ya se hallaba previo al "Escándalo de los Cuadernos" en una situación de vulnerabilidad. El acuerdo con el FMI no había servido para borrar las dudas sobre las finanzas públicas del país y las dos bolas de nieves: las Lebac y las Letes. La primera la debe desactivar Luis Caputo; la segunda, Nicolás Dujovne.

Con el tsunami económico y político que trae aparejado el "Escándalo de los Cuadernos", las dudas se potencian.

Inversores comparan con la recesión que debió y debe atravesar Brasil tras el Lava Jato. Y en lo político, si bien a priori podría descartarse a Cristina Kirchner de una contienda electoral, asoma un PJ unido y sólo en la oposición.

En paralelo hay cuestiones técnicas que influyen. Puntualmente los ahorristas tienen sus papeles hoy en fondos comunes de inversión. Y cuando ven que sus tenencias pierden valor, salen a retirar dinero de esos fondos comunes, los que a su vez venden acciones y bonos a cualquier precio para devolverle los pesos correspondientes a los ahorristas.

El mercado de capitales hoy es insignificante respecto a tamaño o volumen. Y en lo financiero el tamaño importa.

Los fondos comunes de inversión que salen a vender no hallan contrapartida y las pérdidas se potencian.

Inversores extranjeros ven porcentajes de caídas y se suman al círculo vicioso.

Como todo derrumbe, en algún momento se encuentra un piso.

Lo del dólar no es tan preocupante como lo de los bonos, ya que refleja el cierre momentáneo del financiamiento para el país.

Habrá que ver dos cuestiones para sondear que tan cerca o no se encuentra ese piso: la reacción oficial y el viento externo.

Por lo pronto la semana próxima estará marcada por la declaración de Cristina Kirchner ante el juez Bonadio y un nuevo vencimiento de Lebac.

Mucha incertidumbre.