Suba de precios

El índice de inflación de marzo dinamita las proyecciones de Guzmán y preocupa la pérdida del poder adquisitivo de los salarios

Para que se cumplan los objetivos del Gobierno, el nivel de precios debería ser de 1,5% desde abril hasta diciembre. La opinión de analistas.
por Julia D´Arrisso | 15 de abril de 2021 - 19:47
En los primeros tres meses del año ya se cumplió el 45% de la meta que planteó Guzmán dentro del presupuesto previsto para este año.

En los primeros tres meses del año ya se cumplió el 45% de la meta que planteó Guzmán dentro del presupuesto previsto para este año.

El índice del 4,8% de inflación de marzo que informó el Indec este jueves dinamitó las proyecciones del 29% anual que repite con insistencia el Gobierno. Para que se cumplan esas estipulaciones, los precios deberían avanzar a un ritmo del 1,5% durante los próximos meses del año y ya obligan a repensar los planes para los meses venideros, especialmente para que los salarios no vuelvan a perder contra los precios por cuarto año consecutivo.

La inflación de marzo escaló al 4,8% y acumuló en los primeros tres meses del año un 13%. Esto es, que en los primeros tres meses del año ya se cumplió el 45% de la meta que planteó Guzmán dentro del presupuesto previsto para este año.

La aceleración de los precios ya fue advertida por el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien adelantó que marzo tendría la inflación más alta del año y adjudicó la suba a “comportamientos del sector privado” que “se basan en una expectativa de mayor inflación”.

Embed

Sin embargo, entre las principales consecuencias que empiezan a despertar preocupación, la principal tiene que ver con la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, que hasta ahora se ubicaron cerca del 32% promedio en las discusiones paritarias que ya se cerraron.

“Guzmán intentó fijar hacia donde iban a rondar las paritarias. Si la meta ya había resultado poco creíble desde febrero, de cara a lo que viene, le cuesta credibilidad”, explicó Julia Segoviano, economista de la consultora LCG.

“Las consecuencias de esto se verán en que, si las paritarias cierran con un 29% como ancla, van a volver a perder los salarios y este sería el cuarto año seguido. Lo mismo pasaría con las jubilaciones, que quedarían por debajo del nivel de precios”, resumió.

En el Gobierno hicieron referencia al tema y repiten que el objetivo es que los ingresos recuperen el poder adquisitivo.

“Tomamos la decisión de mantener los mecanismos de negociaciones paritarias. Este año se están negociando paritarias y nos permiten, en caso de que tengamos desvíos, sentarnos a negociar nuevamente”, dijo el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en conferencia de prensa. Y alertó que quizás en octubre se abra “alguna nueva ronda de negociación” para discutir salarios.

Pero, además, si la meta de inflación oficial no se cumple, inevitablemente el Gobierno deberá recalcular algunos puntos del presupuesto. “Implica más atraso de tarifas, pagar más subsidios, rever que va a pasar con las jubilaciones. Todo cambia. Hay que modificar los ingresos y los gastos”, explicó María Castiglioni Cotter, economista de C&T Asesores Económicos mientras, al igual que el resto de sus colegas da por descontado que los objetivos gubernamentales no se alcanzarán.

Se habló de