Sus mitos

Las negociaciones con el FMI se alargan y el Gobierno está lejos de alcanzar un entendimiento

por Guillermo Laborda | 24 de febrero de 2021 - 10:47
Las negociaciones con el FMI se alargan y el Gobierno está lejos de alcanzar un entendimiento

Las negociaciones del gobierno argentino con el Fondo Monetario Internacional se hallan estancadas: el viaje de Martín Guzmán a Washington pasó para mediados de marzo.

Las declaraciones de Alberto Fernández ayer desde México contra el organismo internacional dejan al desnudo que las conversaciones están lejos de llegar a un entendimiento: "Estamos tratando de alcanzar una solución a un acuerdo que fue vergonzoso y dado para alcanzar el triunfo de Mauricio Macri en la reelección", dijo el presidente.

Si realmente las negociaciones que encabeza Guzmán estuvieran en camino hacia un acuerdo, nunca se producirían este tipo de declaraciones con alto voltaje a nivel presidencial.

Los mercados están reflejando esta nueva complicación que se avecina para la economía argentina. Los bonos argentinos no hallan un piso a sus caídas afectados en simultáneo por un contexto internacional más complejo, con Brasil en retroceso y el temor creciente a la suba de tasas en Estados Unidos.

El riesgo país se ubica en torno a los 1520 puntos y las paridades de los títulos públicos se encuentran en el valor mínimo desde la reestructuración de la deuda con bonistas.

Récord triste para el Guinness: nunca una reestructuración de la deuda, en tan poco tiempo, termina anticipando una nueva reestructuración, en este caso para el 2024 en adelante.

Del 5 al 11 de abril se celebra en Washington pero vía Zoom, la reunión de Primavera (en el Hemisferio Norte) del FMI y del Banco Mundial. Una de las posibilidades barajadas para esa fecha es que el FMI repartiera entre sus países miembros un monto adicional de DEG (la moneda propia del FMI) lo que significaría para la Argentina recibir u$s 3.500 millones. Maná del cielo.

De todas maneras, esa medida del FMI requiere la aprobación de los principales países miembros, y concretamente de los Estados Unidos, incluyendo el visto bueno del Congreso norteamericano.

Los tiempos no dan para que ello ocurra en esta cumbre de Primavera del FMI. Aún si dieran los tiempos, es dudoso que los demócratas en el Capitolio avalen la medida. Desde ya que los republicanos, se opondrán.

En este contexto, ya se descuenta que la Argentina entrará en default con el Club de París a fines de mayo. Se trata de la agrupación de países acreedores (Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Israel, Italia, Japón, Holanda, Noruega, Rusia, España, Suiza, Suecia, Inglaterra y Estados Unidos).

Como sucediera con el FMI, desde la década del 50, la Argentina está a las andadas con la deuda con el Club de París. En este caso, el vencimiento que se estaría incumpliendo a fines de mayo corresponde a deuda que entró en default en 2001, que tardó 13 años en ser renegociada, lo hizo Axel Kicillof en mayo de 2014, y que ahora volvería a entrar en default.

El clásico ida y vuelta argentino. Por ello también, el riesgo país se ubica arriba de los 1.500 puntos.