Compras minoritas

Inflación: ¿El congelamiento de precios ya fracasó?

En Argentina sobran medidas económicas para frenar la inflación que no terminaron bien. Qué pasó en octubre con los precios y qué hay que esperar hacia adelante según los analistas. Qué rol juega la Ley de góndolas.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
Congelamiento de precios: un relevamiento privado de precios minoristas para GBA presentó una suba mensual de 3.6% en octubre.

Congelamiento de precios: un relevamiento privado de precios minoristas para GBA presentó una suba mensual de 3.6% en octubre.

El congelamiento de precios para intentar frenar la inflación no es algo nuevo en Argentina. Por el contrario, se trata de un recurso bastante habitual que, encima, poco ha funcionado. Los planes de Krieger Vasena que finalizaron en 1969 con el Cordobazo; el de Gelbard, que culminó con el Rodrigazo de 1975; o los más recientes Austral y Primavera, que desembocaron en la hiperinflación de 1989. Todos terminaron mal.

Sin embargo, en ninguno de esos casos “se pretendió que los precios permanezcan invariables, mientras se ajusta el resto de las variables económicas que inciden sobre los costos de las empresas, como los salarios, el tipo de cambio y las tarifas”, advierte Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano. Por eso, el economista califica de “inédito e insólito” al intento de congelamiento de precios que lleva adelante el Gobierno actual.

Además, explica, “si bien se invocó como precedente de esta iniciativa al Plan Gelbard, cabe recordar que, en aquel momento, se estableció un congelamiento simultáneo de precios, salarios, tipo de cambio y tarifas”. De hecho, sostiene Beker, el plan terminó cuando “se reabrieron, dos años más tarde, las negociaciones paritarias, que culminaron con aumentos salariales superiores al 100%”.

Los precios de octubre

El relevamiento de precios minoristas que realiza C&T Asesores Económicos para GBA presentó una suba mensual de 3.6% en octubre, superior al 2.8% de septiembre, pero en línea con lo que informó el INDEC para ese mes (3.8%). De esta forma, la variación interanual subió y llegó a 52.1% en octubre, al tiempo que la inflación acumulada desde el arranque del 2021 se ubicó en 41%.

Desde la firma indicaron que “el mes había arrancado con una variación mayor, pero fue perdiendo impulso, sobre todo en la segunda mitad del mes, a partir del congelamiento de precios decretado por el Gobierno, lo que se vio reflejado en alimentos y bebidas”. Según su monitoreo del rubro, que por momentos creció más de 4% en relación a igual período de septiembre, quedó apenas por debajo del promedio, en 3.3%.

Por su parte, la consultora Focus Market selecciona un conjunto de 70 skus que engloban a 682 productos de diferentes marcas y presentaciones para evaluar la evolución de precios de octubre 2020 a octubre 2021. Esto permite a su vez analizar la variación porcentual de precios del mismo período y la variación porcentual de precios del mes de septiembre 2021 respecto de octubre 2021, en las categorías seleccionadas.

En ese sentido, en el marco del congelamiento estipulado por el Gobierno, las categorías que mostraron bajas en su precio fueron: flanes (-5,4%), aguas saborizadas sin gas (-4,6%), crema de leche (-4,3%), detergente de ropa (-2,5%), aceite (-0,5%), detergente (-0,3%), yogures (-0,2%) y queso rallado (- 0,1%), entre las principales.

La implementación del congelamiento de precios no llegó a reflejarse en una desaceleración de precios general en las góndolas de las grandes cadenas hasta pasado el 20 de octubre, donde aún quedaron varios productos del listado de la Resolución 1050 sin poder cumplimentar por que los productos estaban discontinuados del proceso de producción o por que el precio estaba desactualizado al publicarse la medida”, explicó Damián Di Pace, director de Focus Market.

Congelamiento de precios y monopolios

El informe de la consultora de Di Pace permite observar que la variación de precios en el mes de octubre tuvo “diferentes temperaturas” con mayor nivel de implementación del congelamiento de precios en grandes cadenas y “falta de posibilidad de cumplimiento en autoservicios nacionales, chinos, kioscos, entre otros, por donde pasa el 70% de la comercialización de consumo masivo en Argentina”. Según el economista, “estas bocas reciben listados de precios de costo más altos de lo que la Resolución del Congelamiento de precios exige para la venta".

Por su parte, Víctor Fera, presidente de Maxiconsumo y titular de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam), declaró en radio La Red que el congelamiento de precios “se está cumpliendo” en grandes cadenas y en el nivel minorista; y señaló que “los monopolios traen muchísimos problemas a la población”.

Fera consideró que “el problema es que la gente no tiene plata y hay alimentos que tienen precios razonables y otros que no, que hay abuso por poder dominante, hay de todo un poco”.

Al respecto, expresó: “Hay empresas que tienen el poder dominante de la góndola y ganan más por eso. También pueden tener mayores gastos de sus empresas o ineficiencias, pero no es un costo que tenga que pagar el público, hay cosas que podrían bajar muchísimo de precio”. Y remarcó que “el poder dominante de las corporaciones y los monopolios traen muchísimos problemas a la población”.

Ley de góndolas vs estallido inflacionario

Para Beker, el congelamiento de precios “puede resultar en una morigeración de la tasa de inflación en el corto plazo; pero, más temprano que tarde, se recupera la dinámica de alzas, en consonancia con los aumentos de costos”. Por esta razón, aseguró, “este tipo de medidas ha terminado a lo largo de la historia con estallidos inflacionarios ”.

Más analítico, Di Pace afirmó que “debemos seguir de cerca el nivel de implementación del congelamiento para evaluar la variación de precios en el mes de noviembre. Hasta acá, está generando un desplazamiento de la demanda desde las bocas de venta más pequeñas a las grandes cadenas perjudicando al eslabón más débil”.

Por último, Fera reiteró su apoyo al congelamiento de precios. “Quiero que a la gente le vaya bien, necesitamos que la gente pueda comer. Pero, lo único que hará bajar los precios y que se venda a precios reales es la Ley de góndolas, porque obliga a competir”, puntualizó.

Se habló de
s