El plan Guzmán

Inflación: Gobierno busca una "zona libre de aumentos" desde julio

Las subas de combustibles y tarifas buscan hacerlas de forma rápida para llegar a las elecciones sin incrementos. ¿Y después qué puede pasar?
por Guillermo Laborda | 17 de mar de 2021 - 10:33
El ministro de Economía

El ministro de Economía, Martín Guzmán, en un viaje a Catamarca, hace una semana. (Foto: Economía)

Comenzó la suba de las naftas en tres etapas, hasta mayo, de 15% por parte de YPF. Luego, la promesa oficial es no efectuar más aumentos en lo que resta del año. En las discusiones por tarifas de electricidad y gas, la estrategia oficial es similar, es decir, que los incrementos se produzcan rápidamente, y que en el resto del año se mantengan sin cambios.

¿Qué hay detrás de esta estrategia? Simplemente que el trimestre previo a las elecciones, de julio a octubre, no contenga ningún incremento, una suerte de “zona libre de aumentos”.

Con el dólar oficial controlado por el BCRA, la apuesta del equipo económico es que la inflación de los meses de julio, agosto y septiembre se ubique en torno al 2%. Seguramente, en esa “zona libre de aumentos” se van a producir anuncios por el lado de los ingresos con nuevos pagos o bonos para los jubilados que recompongan la pérdida de haberes frente a la inflación.

En paralelo seguramente para esa época del año se gatillarán subas adicionales en el marco de las paritarias para compensar la pérdida en salarios frente a la inflación. Recordemos que las paritarias de diferentes gremios se están firmando en estas semanas con subas del orden del 29% en línea con la inflación esperada por el ministro Guzmán.

Pablo González y Sergio Affronti, presidente y CEO de YPF.jpg
Pablo González y Sergio Affronti, presidente y CEO de YPF, en una presentación sobre inversiones en la que se habló de aumento de precios. El Gobierno busca contener la inflación en el camino a las elecciones. (Foto: YPF)

Pablo González y Sergio Affronti, presidente y CEO de YPF, en una presentación sobre inversiones en la que se habló de aumento de precios. El Gobierno busca contener la inflación en el camino a las elecciones. (Foto: YPF)

Para julio quedará claro que el pronóstico de inflación anual de Guzmán es irreal y por ende se deberán hacer compensaciones salariales adicionales. O por lo menos eso es lo que reclamarán diferentes gremios.

La contracara de esta estrategia es lo que puede suceder después de las elecciones, tanto con el dólar oficial como con los precios en general. Se trata de un clásico de la economía argentina: antes de las elecciones se dan las buenas nuevas, después de los comicios, las malas. Pero la meta oficial hoy pasa por el domingo 24 de octubre, cuando se produzcan las elecciones de medio término.

En el caso de las tarifas de los servicios públicos, los incrementos que se definirán tras las audiencias públicas igualmente serán de porcentajes menores a los estimados por las empresas. Hay una puja entre los titulares de los entes reguladores de gas y electricidad, Federico Bernal y Federico Basualdo respectivamente.

El primero de ellos habló ayer en la audiencia pública y destacó que “la mercantilización de los servicios públicos” agregando que se los debe tratar como otros servicios estatales, salud o educación. Las tarifas no se deben medir en función de su impacto en la política de subsidios coinciden ambos. Será otro inconveniente que se le presentará a Martín Guzmán, a la hora de reducir el rojo fiscal y por ende de reducir la emisión de pesos que se destina a financiar al Tesoro.

La duda igual persiste entre economistas acerca de si estas medidas igualmente permitirán reducir la inflación a niveles del 2% mensual. La emisión de pesos efectuada en 2020 está teniendo su impacto en el alza de los precios actuales.

Más allá de lo que se disponga acerca de naftas y tarifas, el resto de los bienes y servicios se muestra con firme tendencia alcista en sus precios y ello conspira contra esa estrategia oficial. Lo que está claro es que la inflación es el principal problema de la economía hoy y, por ende, la principal amenaza para el gobierno ante las elecciones de octubre.

Se habló de