Odebrecht: qué obstáculos impiden que se sepa la verdad en la Argentina | A24
Odebrecht

Odebrecht: qué obstáculos impiden que se sepa la verdad en la Argentina

Los procesamientos y avances del juez Sebastian Casanello y el fiscal Federico Delgado en "Odebrecht & Aysa" y la imputación que formuló la Oficina Anticorrupción contra Jorge “Corcho” Rodríguez, a través de la que lo acusó de “valijero”, revelan una vez más que los sistemas políticos de América Latina crujen por el escándalo de Odebrecht.

El singular método de conseguir contratos de obra pública en los países de la región, a cambio de sobornos, desnudó un secreto a voces: que la corrupción es una epidemia social.

Sin embargo, en nuestro país, las resistencias frente a esa verdad confesada por la propia empresa es paradojal y salta a simple vista con sólo examinar el trámite de los expedientes judiciales.

La conclusión preliminar es clara: en Argentina se pone en duda la confesión de Odebrecht.

El caso de los “doleiros” es muy significativo. Los “doleiros” equivalen a nuestros “cueveros”. Constituyen ese grupo de personas que tienen la infraestructura para manejar dinero negro y ponerlo nuevamente en circulación en el mercado legal.

En los países de Sudamérica los “doleiros” fueron y son testigos claves de los hechos. Sobre todo, porque firmaron en Brasil un acuerdo que no les deja mucho margen, ya que si no dicen la verdad van a la cárcel. De allí deriva su credibilidad.

En la República Argentina, ello funciona al revés y por estos días vemos cómo el pedido mencionado antes de la OA convive con poderosos incentivos institucionales que son palos en la rueda para conocer la verdad.

Los fiscales Federico Delgado y Sergio Rodríguez, con la autorización del juez Sebastián Casanello, le tomaron una declaración testimonial al “doleiro” arrepentido Leonardo Meirelles en el marco de una colaboración acordada con Brasil en la causa en la que se investiga el caso “Odebrecht & Aysa”.

Meirelles afirmó que realizó pagos indebidos a Gustavo Arribas. Arribas denunció a Meirelles por falso testimonio y el juez Claudio Bonadio entendió que el “doleiro” mintió. Por lo tanto, ordenó su captura internacional y denunció a los fiscales que recibieron la declaración testimonial.

El juez Marcelo Martínez de Giorgi ordenó 49 indagatorias en el caso del “Odebrecht & Soterramiento Sarmiento”. Obviamente que esa decisión implica un avance de la causa.

No obstante, dentro de los imputados, también están los “doleiros”. Es decir, que también pasaron de testigos capaces de brindar información veraz a sospechosos de un delito.

Inmunidad por información

La confesión de “Odebrecht” también permanece en estado latente, porque su ofrecimiento de colaboración depende de la posibilidad de canjear inmunidad por información. Pero ello depende del Estado Argentino que debe hacer algunas modificaciones legales para que rija en nuestro país la “delación premiada”. No hay novedades concretas sobre este aspecto.

Cuando en A24.com le preguntamos al ministro de Justicia Germán Garavano por qué en Argentina no hay delación premiada respondió: “tengo entendido que varios jueces interpretaron que las exigencias que pone el Ministerio Público de Brasil para compartir la información no serían constitucionales o no serían legales en la Argentina. Igualmente la Justicia debiera ver igual cómo hace para obtener información”.

Las resistencias a la verdad

Visto en perspectiva y más allá de las razones en que se escudan los protagonistas argentinos, el panorama es realmente sombrío aunque la oportunidad es envidiable:

  • Una empresa confesó sus pecados y ofreció colaborar
  • Hay testigos obligados a decir la verdad por un convenio que no les deja alternativa
  • Hay un contexto regional apropiado para encarar un proceso de verdad y justicia en materia de corrupción, similar al que se llevó adelante por violaciones a los derechos humanos.

Pero las resistencias son fuertes:

  • El Estado no termina de definir si acepta el ofrecimiento de “Odebrecht”.
  • Los jueces buscan encarcelar a los testigos y perseguir a los investigadores.
  • Las causas se mueven al compás de los tiempos de nuestra justicia, ligados a demasiadas variables entre las que no sobresale la búsqueda de la verdad.

Las declaraciones que ordenó el juez Martínez de Giorgi en “Odebrecht & soterramiento Sarmiento”, los procesamientos al ex ministro de Planificación Julio De Vido y al ex secretario de Energía Daniel Cameron que hizo el juez Daniel Rafecas en “Odebrecht & gasoductos” , la imputación que hizo la Oficina Anticorrupción y los procesamientos e indagatorias en "Odebrecht & Aysa" de Casanello y Delgado, deben convivir con incentivos negativos como las decisiones del juez Claudio Bonadio y la inacción general de las instituciones del Estado.

Coqueteando con Blas Pascal podríamos decir que hay razones de la corrupción, que la razón no entiende.

Ilustración de @minipalmerita