“Tapar la realidad con realidad”: dólar, cuadernos K y aportes truchos, las fotos de un derrumbe anunciado
Layer 1
CuadernosK

“Tapar la realidad con realidad”: dólar, cuadernos K y aportes truchos, las fotos de un derrumbe anunciado

El lunes a la nochecita mientras allanaban los edificios de Cristina Kirchner en Recoleta, el canal C5N de Cristóbal López tenía como videograph “Operativo tapar la realidad”. La verdad es que hubiesen sido más justos si completaban la frase y ponían “operativo para tapar la realidad con realidad”.

Cada uno, el kirchnerismo y el gobierno de Mauricio Macri, así como también las facciones que se sirven de esto, hablan y usan la “realidad” que les conviene. Es de esta forma cómo luchan por sobrevivir ante la opinión pública.

Sin embargo, para los ciudadanos de a pie que intentamos mirar la película completa y no fotos de realidades parciales, la situación es abrumadora.

Estamos frente a un derrumbe.

El escándalo de los cuadernos de las coimas nos dejó a los argentinos en un punto sin retorno. Quedamos atrapados en una suerte de cleptocracia que se apropia impunemente de la riqueza colectiva de la cual ya no podemos ser indiferentes.

En la causa que instruyen el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, hay funcionarios del Poder Ejecutivo, del Poder Judicial, operadores, servicios de inteligencia, empresarios, manipulaciones legales, dinero, amiguismo, amenazas, aprietes y quién sabe cuántas cosas más.

Más allá de la legitimidad del juez y de algunos otros puntos cuestionables, las pruebas están a la vista, nos corrieron el velo. Hay al menos una decena de arrepentidos que confiesan la corrupción K.

El Estado y el Empresariado estuvieron al servicio de la corrupción, con un mecanismo tan aceitado que les hizo creer que gozarían de impunidad para siempre y por eso hasta se daban el tupé de anotar la plata que se robaban.

Se derrumban los argumentos de que “la corrupción es un invento”, “roban pero hacen”, “al menos con ellos no estábamos tan mal”, “él era corrupto, pero ella no”.

El colega Carlos Pagni mencionó en su programa Odisea Argentina algo escalofriante: lo que se ha robado en materia de obra pública durante los doce años del kirchnerismo equivaldría a pagarle a un millón de personas el salario mínimo durante siete años.

Ahora bien, ¿la corrupción es solo un mal del kirchnerismo, los empresarios y funcionarios judiciales que formaron parte de ese mecanismo? Aunque no vamos a repasar el capítulo del menemismo, vale decir que la respuesta es clara. En la Argentina tenemos enquistada la corrupción hasta en las venas. Los analistas de opinión pública siguen diciendo que la misma no influye en el voto.

Pero volvamos al videograph de C5N. ¿Qué está pasando más allá de los cuadernos de las coimas? ¿Qué realidad están tapando con realidad?

El dólar ya pasó los 30 y no se sabe dónde termina esta historia. Volvimos a hablar de FMI, de ajuste y de Riesgo País. Y en el Observatorio de la Deuda Social de la UCA advierten que por la crisis económica y el parate de obras, 1,5 millones de personas más podrían abultar esta cifra.  

En materia de corrupción tanto el juez Sebastián Casanello como el juez Ernesto Kreplak tienen en sus manos investigaciones del mega escándalo sobre los aportantes falsos en las campañas electorales de Cambiemos.  

Además, podemos ver que Comodoro Py parecería seguir repitiendo sus hábitos de manejarse con una vara temporal para los que ya dejaron el poder y con otra para los que están ahora. Han sobreseído en tiempo récord a Mauricio Macri en la causa Avianca. También sucedió lo mismo con Gustavo Arribas, el jefe de la AFI, en su momento y con Luis Caputo, el presidente del Banco Central, en al menos tres causas.

Además, el juez Ariel Lijo, recientemente “perdonado” por el oficialismo en el Consejo de la Magistratura, mantiene en pausa hace un año la causa del Correo que involucra a la familia presidencial.

Si pasamos a la justicia provincial y vamos a la escuela que explotó en Moreno vemos que el único imputado es el gasista, que ya fue detenido. Por ahora, de responsabilidades del gobierno provincial la justicia no se ocupa, a pesar de que había 7 denuncias previas ante el Consejo escolar por problemas de gas en esa escuela.

Podríamos seguir mirando, describiendo y abrumándonos con lo que ha pasado y pasa. Pero ya con este recorte para intentar ilustrar la película hay algunas conclusiones que podemos sacar.

La que interesa aquí destacar es cómo las distintas facciones políticas pueden seguir in eternum culpándose las unas a las otras, tapando “su realidad” con “la realidad del otro” sin hacerse cargo también de lo suyo y explicarnos a los ciudadanos. Esto no va a pasar porque nuestra historia indica que los argentinos somos, en una gran parte, no solo indiferentes sino también egoístas.  

Como dijo Agustín Salvia, director del Observatorio Social de la UCA, compramos espejitos de colores, compramos coyunturas favorables y no tenemos el compromiso de proyectar un país con un horizonte distinto.