Crisis Internacional

A 77 días de la guerra contra Ucrania, Vladimir Putin bombardea e intenta hacer caer a Mariúpol

El gobierno de Kiev dice que hay 10.000 personas que pueden morir de hambre en Mariúpol, pero siguen defendiendo a la ciudad de las tropas de Rusia.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Un tanque

Un tanque, un auto particular y un edificio, todos destruidos, postal de 77 días de guerra entre Rusia y Ucrania (Foto: AP)

“Los rusos continúan con el genocidio que comenzó el 24 de febrero”, escribió el alcalde de Mariúpol, Vadim Boichenko, en su cuenta de Telegram. La ciudad soporta todavía el intenso fuego del ejército ruso de Vladimir Putin. Sin embargo, la situación es tan desesperante que el funcionario advierte que unas 10.000 personas corren el riesgo de morir de hambre.

Este miércoles 11 de mayo, la acería de Azovstal, en Mariúpol, recibió una de las más contundentes descargas de proyectiles y bombas desde que comenzó la guerra entre Rusia y Ucrania. Es lo que ha venido ocurriendo toda esta semana tras el discurso de Vladimir Putin en la plaza Roja de Moscú por el "día de la victoria".

arde azovstal.jpg
La acería de Azovstal, uno de los principales blancos de los ataques rusos (Foto: AP)

La acería de Azovstal, uno de los principales blancos de los ataques rusos (Foto: AP)

Dominar todo el este de Ucrania

La acería está incendiándose. No se sabe cuánto tiempo más podrá continuar la resistencia de quienes estaban todavía allí. Lo concreto es que el Kremlin necesita tomar la acería y la ciudad de Mariúpol para poder presentar que controla la región oriental de Ucrania desde el Donbás hasta la península de Crimea, que ocupa desde 2014.

La planta siderúrgica que está en el este de la ciudad y tiene salida al mar de Azov está siendo atacada por misiles, bombas y una nueva incursión de los tanques rusos que mantienen a la ciudad de Mariupol sitiada.

Parece ser una cuestión de horas para que el ejército invasor tome toda el área. Pero la misma situación se repite día tras día en las últimas semanas y todavía no se concreta.

alcalde de mariupol.jpg
Vadim Boichenko, alcalde de Mariupol pide ayuda para evitar que 10.000 personas mueran de hambre (Foto: AP)

Vadim Boichenko, alcalde de Mariupol pide ayuda para evitar que 10.000 personas mueran de hambre (Foto: AP)

"Moscú no quiere una guerra en Europa"

El canciller ruso volvió a hablar tras el discurso del lunes de Vladimir Putin. En su mensaje se mantiene la ambigüedad que lleva adelante desde el inicio del conflicto. Serguei Lavrov repite que el Kremlin no busca una guerra en el viejo continente. Pero siempre agrega que la responsabilidad por lo que sucede es de la OTAN.

Si los combates se mantienen, según el canciller ruso, es porque "Occidente insiste en derrotar a Rusia”. Da como prueba de que ese es el objetivo final de los aliados de Ucrania que la Casa Blanca incrementa en velocidad y montos la ayuda militar a Volodimir Zelenski.

Moscú ya insinuó varias veces que las tropas ucranianas están en condiciones de pasar a atacar el territorio de la Federación Rusa. Pero esto, hasta el momento, no ha sucedido. Ucrania ya se siente segura en la defensa de su capital Kiev - dejó de ser un blanco de los ataques rusos - y avanza hacia el este sólo para intentar recuperar el terreno y las ciudades invadidas.

Efectos visibles durante 100 años

El canciller alemán Olaf Scholz recibió en este miércoles al presidente argentino, Alberto Fernández. Pero no pudo abstraerse del conflicto en el este europeo. Scholz dijo que las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania permanecerán durante un siglo.

Más allá del drama humano, la crisis de combustibles y el aumento de la inflación del momento. Puso como ejemplo lo que sucede en su propio país, a 77 años del fin de la II guerra Mundial.

scolz y alberto Fernandez por Ucrania.jpg
Las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania se verán durante 100 años, según el canciller alemán, Olaf Scholz ( Foto: gentileza AFP)

Las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania se verán durante 100 años, según el canciller alemán, Olaf Scholz ( Foto: gentileza AFP)

Olaf Scholz afirmó que Ucrania deberá desactivar “durante cien años” las bombas sin explotar dejadas por los rusos. "Quienes viven en Alemania saben que hasta ahora se descubren con frecuencia bombas sin explotar", graficó el canciller germano.

El drama de los refugiados y el desempleo

El éxodo de los ucranianos no se detiene. Pese a que muchas veces los corredores humanitarios caen bajo el fuego de la guerra. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) actualizó la cifra de personas que dejaron su país. Ya son casi seis millones de evacuados de su patria, desde el 24 de febrero.

Para ACNUR, la cifra es de 5.981.358 pero va en aumento. Es el 13,33% de la población total de Ucrania. Se trata del mayor éxodo de personas en Europa desde la II Guerra Mundial.

Otro aspecto del drama humano lo proporcionó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Para la Organización Mundial del Trabajo, unos 5 millones de personas perdieron sus trabajos por la guerra. Lo más difícil será cómo harán para recuperarlos porque han muchas ciudades devastadas por la acción de los bombardeos.

Ucrania cerró el 2021 con un 9,8% de desempleo. El conflicto en 77 días hizo subir ese porcentaje al 11,11%. La previsión de la OIT es que la cifra pueda aumentar a 7 millones de desocupados (casi el 20% de la población) si la guerra no se detiene rápidamente.

s