Pandemia Vacunas

A Estados Unidos le sobran vacunas que están a punto de quedar inutilizadas

Son las monodosis de Johnson y Jonnson, suspendidas por un riesgo de trombosis. Nunca llegó la resolución definitiva sobre su seguridad en la aplicación
por Roberto Adrián Maidana |
Millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson corren el riesgo de ser descartadas en EE.UU. por el tiempo transcurrido sin ser aplicadas ( Foto: Página oficial de J&J)

Millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson corren el riesgo de ser descartadas en EE.UU. por el tiempo transcurrido sin ser aplicadas ( Foto: Página oficial de J&J)

La desigualdad en el acceso a las vacunas tiene en Estados Unidos un claro ejemplo. Millones de vacunas están en peligro de ser desechadas, mientras en algunos países, como Haití, aún no llegó ni una sola dosis.

La vacuna de Johnson & Johnson

Fue una la ultima en ser aprobada por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) y el CDC (Centro de Control de Enfermedades) en ese país. Pero no menos esperadas por la población. Esta vacuna, fue autorizada el 27 de febrero de este año.

cdc y fda.JPG
La vacuna de J&J se aprobó a fines de febrero pero quedó su aplicación en suspenso por posibles formaciones de trombos.(Foto: CDC/FDA)

La vacuna de J&J se aprobó a fines de febrero pero quedó su aplicación en suspenso por posibles formaciones de trombos.(Foto: CDC/FDA)

No por eso menos esperada. Ya que a diferencia de las que son en base al ARN mensajero, la vacuna de J&J necesita tan solo una dosis, con una eficacia del 67%.

Se suponía que iba a ser una gran herramienta para llegar hasta áreas rurales. También, que se trate de una sola inyección, podría convencer a los millones de norteamericanos que rechazan las vacunas. Otra elemento positivo: Sus requisitos de almacenamiento son menos estrictos que las vacunas con dos dosis de Pfizer/BioNTech y Moderna.

Pero surgió una señal de alarma. Al igual que con la vacuna de AstraZeneca, hubo dudas sobre la posible formación de trombos en las personas que la recibían. Su aplicación se suspendió para realizar nuevos estudios.

Carrera contra reloj

Puesta en observación, la vacuna no recibió la autorización definitiva. En principio solo serían 11 días, informó la FDA. Su suspensión se prolongó en el tiempo. Lo que la colocó en el límite de su vida útil.

La monodosis se acumulan en estantes de heladeras, pero pueden tener que ser eliminadas en poco tiempo más. A fin de mes, millones de dosis podrían perderse si no llega la autorización esperada

Una vida útil limitada

En el laboratorio sostienen que para tener el rendimiento esperado, el máximo tiempo de espera en una heladera es de tres meses. El primer lote, con 11 millones de dosis, se envió a principios de abril. Es decir, si no son utilizadas antes del 30 de junio, ya no serán eficaces.

Perderán su capacidad para generar anticuerpos y se convertirán en una sustancia incapaz para actuar contra el coronavirus.

Pocas aplicaciones en los Estados Unidos

Las autoridades del CDC informaron que se distribuyeron por todo el país 21,4 millones de dosis. Sin embargo, solo llegaron a aplicarse, la mitad aproximadamente, 11,1 millones de dosis. La mayoría quedó en almacenamiento, pero el tiempo pasa y la amenaza de descarte ya es una realidad.

grafico J&J.jpg
La vacuna es de una sola dosis. Hace que el cuerpo produzca anticuerpos contra la proteína que infecta a las células sanas ( Foto: NY Times)

La vacuna es de una sola dosis. Hace que el cuerpo produzca anticuerpos contra la proteína que infecta a las células sanas ( Foto: NY Times)

La desigualdad mundial

En los Estados Unidos ya está casi el 50% de la población con dos dosis. Y llega a 300 millones de personas con 1 dosis en una población total de 330 millones.

Además, hay que tener en cuenta que como la vacunación no es obligatoria, muchos ciudadanos no se lo hacen. Eso abrió dos caminos. Primero: el turismo de vacunas, muy utilizado, por ejemplo por argentinos.

La otra decisión la tomó la administración Biden: Donar vacunas al resto del mundo.

El problema es que la FDA no autoriza el envío de aquellas que tienen reparos. Como las de AstraZeneca. Johnson& Johnson, está, desde esta perspectiva en una suerte de "limbo".

Se da por descontado que en la cumbre del G7 en Gran Bretaña, se marcará un compromiso para proveer unos 150 millones de dosis para alimentar la iniciativa Covax.

La OMS acaba de advertir que en los países de menores recursos, apenas el 0,4% de la población esta vacunada.

Mientras en los Estados Unidos, pueden ser descartadas por no aplicarse a tiempo.