Crisis política

Boris Johnson, cada vez más cuestionado por el "Partygate"

Parlamentarios exigen respuestas al primer ministro, a la espera del informe sobre las fiestas en el confinamiento. Si renuncia podría haber nuevas elecciones.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Los reclamos para que Boris Johnson renuncie aumentan por el partygate (Foto: Archivo)

Los reclamos para que Boris Johnson renuncie aumentan por el "partygate" (Foto: Archivo)

"Es incapaz de llevar adelante el liderazgo que una nación necesita de su primer ministro". Esta fue apenas una de las duras frases que resuenan en el Parlamento Británico. Como cada miércoles, Boris Johnson debe responder una batería de preguntas de propios y extraños, pero desde hace 5 semanas las cuestiones de gobierno parecen centrarse en un tema principal: el "partygate" y la responsabilidad del primer ministro por las fiestas en su residencia y casa de gobierno.

A la espera del informe que prepara la relatora Sue Gray, las revelaciones sobre encuentros más allá del trabajo para administrar la nación sacuden la continuidad de Boris Johnson como primer ministro de Gran Bretaña.

En la jornada de este miércoles, las preguntas y demandas de la oposición comenzaron con la transfiguración de los argumentos del primer ministro en estas últimas semanas.

De "no sé nada" a "nadie me dijo..."

Los parlamentarios laboristas -el principal partido opositor- resumieron la metamorfosis de las excusas del primer ministro. Boris Johnson dijo en estas últimas 5 semanas:

  • "No se de qué están hablando"
  • "Solo supe que había una fiesta cuando fui a los jardines a convocar a los empleados"
  • "Esperemos el informe final para comprobar que no mentí"
  • "Nadie me dijo que no se podían hacer esas celebraciones"

La última frase tiene apenas 48 horas y motivo las protestas, incluso de legisladores del mismo partido de Johnson. Qué el primer ministro no sepa que estaba permitido hacer mientras él mismo impuso un aislamiento severo, es inadmisible.

Esto llevó al líder opositor Keir Starmers a definirlo en el inicio del debate de este miércoles como "un espectáculo vergonzoso por ser un primer ministro sujeto de una investigación policial".

johnson es una vergüenza.jpg
Keir Starmers, el líder laborista, reclama que Boris Johnson debe renunciar (Foto: Parlamento Británico)

Keir Starmers, el líder laborista, reclama que Boris Johnson debe renunciar (Foto: Parlamento Británico)

"Liar not Leader"

La diputada laborista Angela Rayner, que es la primera secretaria de estado del "gabinete en las sombras" hizo un posteo con un juego de palabras. "Is a liar not a leader" ( "es un mentiroso y no un líder", traducido) escribió antes de sumarse a las preguntas habituales de los miércoles al primer ministro.

liar not leader.jpg

Un diputado escocés fue más lejos. Integrante del Partido Nacional Escocés (SNP), dijo que "la única manera de restaurar la confianza pública en el gobierno es que el primer ministro se vaya" . Los Escoceses tienen un enfrentamiento especial con Johnson porque cuando fue el referendum del Brexit, votaron mayoritariamente en quedarse en la Union Europea.

Ahora, la ministra coordinadora de Escocia, Nicola Sturgeon, demanda otro referéndum para la independencia de Escocia que les permita regresar a la UE.

¿Más sorpresas?

Los medios británicos aseguran que Sue Gray tiene en su poder fotografías que muestran de manera contundente las fiestas en el 10 de Downing Street. En las imágenes se ven botellas, gente sin barbijo y sin distancia social (abrazados) y entre ellos...a Boris Johnson.

Este miércoles es el "acoso parlamentario" al primer ministro. Cuando llegue el "informe Gray" (¿será el viernes?) todo puede ser más grave.

s