Crisis

Colombia: una veintena de muertos tras una semana de violentas protestas contra Duque

Las manifestaciones no cesan pese a que el presidente retiró la reforma tributaria. El caos, sin un liderazgo político, recuerda a Chile en 2019.
Manifestantes incendian una comisaría de Bogotá (Foto: cuenta oficial de la alcaldesa de Bogotá).

Manifestantes incendian una comisaría de Bogotá (Foto: cuenta oficial de la alcaldesa de Bogotá).

La policía dispersa con gases a los manifestantes. Hay graves denuncias de abusos policiales (Foto: AP).

La policía dispersa con gases a los manifestantes. Hay graves denuncias de abusos policiales (Foto: AP).

Helicópteros militares custodian la flota de colectivos del TrasnMilenio (Foto: cuenta de Twitter de TransMilenio).

Helicópteros militares custodian la flota de colectivos del TrasnMilenio (Foto: cuenta de Twitter de TransMilenio).

EL presidente Iván Duque

EL presidente Iván Duque, arrinconado por la protesta social (Foto: presidencia de Colombia).

Siguen las manifestaciones contra el gobierno. Este miércoles. con un paro nacional (Foto: AP).

Siguen las manifestaciones contra el gobierno. Este miércoles. con un paro nacional (Foto: AP).

Tanques militares

Tanques militares, por las calles de Bogotá (Foto: AP).

Unidades del TransMilenio

Unidades del TransMilenio, vandalizadas (Foto: cuenta oficial de TrasnMilenio).

Colombia lleva más de una semana de conmoción. Las protestas y la violencia social va en aumento. Ni siquiera el retiro de la reforma tributaria y la salida del ministro de Hacienda han calmado a la sociedad de ese país.

Las protestas comenzaron el pasado 28 de abril. Hasta la noche del martes, dejaron un saldo de 19 muertos según la Defensoría del Pueblo. Pero organizaciones sociales denuncian que la cifra ya se eleva a 31 víctimas fatales. También se ha denunciado la desaparición de 89 personas.

Este miércoles se adelanta en el país una nueva jornada de protestas. En Bogotá, Medellín y Cali se completan ya ocho días de manifestaciones consecutivas. Desde diferentes gremios y organizaciones estudiantiles, así como el Comité Nacional de Paro, se convocaron a marchas en varios puntos. La decisión de dejar atrás la reforma tributaria ya no basta para restablecer la paz social.

La noche del martes fue otra más dominada por la violencia. La capital del país, Bogotá, sufrió innumerables hechos de vandalismo, como la destrucción de locales y el incendio de vehículos y hasta iglesias. Al finalizar el día, la alcadesa Claudia López informó que hubo 91 heridos, entre ellos 16 policías.

Por Twitter, la funcionaria condenó la reiteración de hechos de violencia sin control.

https://twitter.com/ClaudiaLopez/status/1389845506726277124

La titular de la comuna capitalina subió imágenes de un ataque de una turba que incendió una comisaría.

El TransMilenio, símbolo de los ataques

Es el sistema de colectivos que circula por toda la ciudad de Bogotá por carriles exclusivos y paradas especiales para acelerar el traslado de pasajeros por la ciudad. Su éxito se "exportó". Por ejemplo, la ciudad de Buenos Aires tomó la idea para el "metrobus". Tal vez por eso, por ser característica de la ciudad, ha sido tomado como blanco de los ataques para impedir el traslado de miles de personas de un punto a otro de la capital colombiana.

Los ataques y bloqueos a la circulación se repiten de tal manera que el sistema tiene totalmente desfasado sus servicios. Varias unidades y estaciones han sido destruidas, a tal punto que debe informar a diario por las redes sociales de los cambios en su funcionamiento.

https://twitter.com/TransMilenio/status/1389816578523422723

Un presidente acorralado

Iván Duque no encuentra una salida para la crisis. Su imagen, ya deteriorada, se vino a pique cuando envió su reforma tributaria. Ni siquiera el retiro de ese proyecto, para reemplazarlo por uno de consenso, logró calmar las protestas. Su popularidad sigue cayendo.

ivan duque.JPG

Su caso recuerda lo que sucedió en Chile en octubre de 2019, cuando se quiso subir el valor del pasaje del metro de Santiago. Las protestas obligaron a Sebastián Piñera a una serie de medidas que comenzaron con la marcha atrás en el aumento y terminaron con el proceso para reforma de la Constitución. Sólo la pandemia ha hecho que se postergara la elección para la Asamblea Constituyente.

En la noche del martes, el presidente Duque dio un mensaje similar a los de Piñera en 2019: comprometiéndose al diálogo.

Duque dijo: "Queremos anunciarles que instalaremos un espacio para escuchar a la ciudadanía, sin ideologías, pero sí con patriotismo. Con toda la institucionalidad, los partidos, sector privado, mandatarios y líderes de la sociedad civil, para, entre todos, construir soluciones para el país".

Sonó calcado al discurso del presidente chileno en los momentos de máxima conmoción. Chile tuvo más de un mes de protestas violentas y terminó con el ya comentado proceso para darse una Constitución que supere a la heredada de la dictadura de Pinochet.

La continuidad democrática en Colombia es otro desafió para el presidente. Las denuncias por la violencia policial que viola los derechos humanos han llegado hasta la ONU y la Unión Europea.

Su capacidad de acción se acaba. En las calles se ven pintadas con la universal sigla "S.O.S". Un mensaje de auxilio, de la sociedad colombiana y de un gobierno agotado.

Embed

Se habló de