Balotaje en Francia

Crisis política, vínculos internacionales y ninguna "luna de miel": los desafíos de Emmanuel Macron para su segundo mandato

El presidente de Francia tendrá que unir a una sociedad profundamente dividida. Su triunfo da tranquilidad para la Unión Europea.
Emmanuel Macron

Emmanuel Macron, reelecto presidente de Francia, tiene 5 años para reunir a un país muy dividido (Foto: Cuenta de Twitter de Emmanuel Macron)

"El enojo que hizo que votaran por Marine Le Pen debe tener una respuesta". Emmanuel Macrón sabe que no tiene tiempo que perder. Con esas palabras, que pronunció en su discurso de victoria al pie de la Torre Eiffel, el presidente francés resumió que tiene una dura tarea para los próximos 5 años. Además, no tendrá ningún "período de gracia" o "luna de miel" en su segundo mandato. La sociedad francesa está profundamente dividido y debe luchar para recuperar ese sentimiento de "unidad" que el país parece haber perdido. Solo el 63% del electorado concurrió a votar para decidir este balotaje.

torre eiffel.jpg
Emmanuel Macrón celebra el triunfo al pie de la torre Eiffel (Foto: Cuenta de Twitter de Emmanuel Macron)

Emmanuel Macrón celebra el triunfo al pie de la torre Eiffel (Foto: Cuenta de Twitter de Emmanuel Macron)

Tiempos difíciles para Macron

"Se vienen tiempos difíciles". Ese fue su mensaje elegido para el cierre de campaña. Aludía al futuro de Francia ante un eventual triunfo de Marine Le Pen. Pero ahora que seguirá al frente del Elíseo, sabe que la misma frase se aplica para su gobierno y para la sociedad francesa. Que no tiene paciencia para esperar que los problemas que arrastra el país comiencen a solucionarse.

El triunfo tiene varias maneras de ser interpretado. Primero, por la negativa: el 63% del padrón concurrió al balotaje, una cifra muy baja. En ese 28% que se quedó en su casa (la cifra más alta de abstención desde 1969) entra la totalidad de los votantes de Melenchon, el candidato de ultraizquierda y la mitad de quienes votaron por otras opciones en la primera vuelta. Es apenas un indicador de la "apatía" o "desazón" de gran parte de los ciudadanos, desengañados por los políticos franceses.

Emmanuel Macron lo sabe sobradamente. su primer gobierno tuvo infinidad de protestas: por sus reformas laborales y previsionales, por la irrupción de los "chalecos amarillos", la caída del PBI por el parate de la economía por la pandemia y por la falta de "previsión" de la Unión Europea - con Francia y Alemania - en el puente de mando, ante la guerra que desencadenó Vladimir Putin en Ucrania.

“Millones de compatriotas han elegido el campo nacional”, dijo el presidente reelecto. Pero enseguida como vimos al principio le habló a quienes votaron por Le Pen. Continuó con un mensaje a los que la dieron su apoyo tras haberse volcado por Melenchón en la primera vuelta.

"Su voto me obliga para los años venideros”, les dijo especialmente. La gran duda es como hará para llevar hacia al "centro" a los votantes de ambos partidos que lo castigan por derecha y por izquierda.

con su mujer cantando el himno.jpg
Los Macron, en pleno festejo, cantan la

Los Macron, en pleno festejo, cantan la "Marsellesa" (Foto: Cuenta de Twitter de Emmanuel Macron)

Macron es uno de los presidente modernos de Francia con peor imagen. Su fama de ser un "encantador" de aquellos que lo escuchan y conocen se perdió en su primer mandato. Le quedó, podría decirse un solo activo: Será malo gobernando y despierta un fuerte rechazo, pero lo que hay enfrente es peor todavía.

Alivio en Europa

Lo primero que hizo, conocida la victoria, fue llamar a Berlín. Habló con el canciller Olaf Scholz - sucesor de Ángela Merkel - para relanzar, cuanto antes, a la Unión Europea. La crisis del Covid marcó que las diferencias en la Europa de los 27 están como dormidas, pero no solucionadas. Las diferente "marcha" entre países como Alemania o Grecia o Bulgaria o Hungría, complican el engranaje de la UE. La crisis del coronavirus lo dejó perfectamente claro. Hubo que emitir 850 millones de euros para mitigar el parate económico. Fue Alemania, quién corrió - podría decirse - con todos los gastos.

Sumada a la cuenta que Donald Trump se fue sin pagar: cómo afrontar una nueva etapa para mantener viva a la OTAN. El entonces presidente de EE.UU. dijo que estaba cansado de "mantener" a la defensa continental Europa. Para peor, le guerra entre Rusia y Ucrania despertó tensiones en el este de Europa que obliga a distraer recursos que el viejo continente necesita para su recuperación económica.

mesaza putin macron.jpg
Vladimir Putin envió una felicitación a Emmanuel Macron por su triunfo (Foto: Archivo)

Vladimir Putin envió una felicitación a Emmanuel Macron por su triunfo (Foto: Archivo)

El saludo de Vladimir Putin

En medio de este panorama, con una guerra que lleva más de dos meses, Emmanuel Macron recibió un saludo muy particular: el de Vladimir Putin, presidente de Rusia. "Le deseo con sinceridad éxito en su acción pública, así como una buena salud", Un curiosos mensaje. Putin hablando de salud, a la luz de los casos del opositor Navalny y los negociadores de paz ucranianos, es por lo menos, inquietante. Además, cuando Macron viajó a Moscú para intentar evitar el inicio de la guerra, lo recibió en una mesa en que los separaban unos 5 metros de distancia y le dijo que no tenía la dimensión de Merkel, para negociar en nombre de Europa.

En ese viaje a Moscú, Vladimir Putin fue un anfitrión frío que le señaló que Francia por sí sola, no podía hablar en nombre de toda la Unión Europea.

le pen balotaje.jpg
Marine Le Pen, dicen que el Frente Nacional continuará subiendo ya con miras al 2027 (Foto: Cuenta de Twitter de Marine Le Pen)

Marine Le Pen, dicen que el Frente Nacional continuará subiendo ya con miras al 2027 (Foto: Cuenta de Twitter de Marine Le Pen)

"El camino va en ascenso"

Para Marine Le Pen, la derrota es dura, pero viene de la mano de una esperanza para un futuro inmediato. La líder de la ultraderecha francesa hace un análisis del voto tras el paso del tiempo. El Frente Nacional, con el liderazgo de su padre, Jean Marie Le Pen tuvo un inicio que preocupó a toda Francia. Su evolución hasta nuestro días, para Marine Le Pen es un ascenso sin pausas

2002. Jean Marie Le pen logró el 16% de los votos y fue a la la segunda vuelta. Francia se asustó y votó abrumadoramente por Jacques Chirac.

2007. Año de cambio. El Frente Nacional llegó cuarto y Le Pen cedió el partido a su hija Marie.

2012. Presentación electoral de Marine. con el 17,90% llegó tercera y quedó fuera del balotaje

2017. Logra un 21,3 % de los votos en la primera ronda de las elecciones del 23 de abril de 2017 contra el 24% de Macron. En la segunda vuelta Macron arrasa gracias al voto Anti ultra y gana con el 66% de los votos y el 34 de Le Pen.

2022. Primera vuelta:queda a 5 puntos de Macron, pero el balotaje lo pierde 58,54% contra el 41.46%.

Pero la lectura que hace Marien es otra. El frente Nacional va en ascenso, en 17 años, de padre a hija, triplicó sus votos. Los demás partidos bajaron ( como el propio Macron, pese a ser reelecto) o prácticamente desaparecieron, como el Partido Socialista que logró solo, el 1,5% con Anne Hidalgó.

Para Marine Le Pen, el 2027 será su momento. “Las ideas que representamos han llegado a la cumbre, falta un paso", dijo la candidata.

no los unos ni los otros.jpg
Francia, una sociedad dividida que no quiere ni a Macrón ni a Le pen (Foto: Gentileza Le Monde)

Francia, una sociedad dividida que no quiere ni a Macrón ni a Le pen (Foto: Gentileza Le Monde)

La Francia del medio y de la unidad

Ese es el camino que debe transitar Emmanuel Macron. Un camino muy similar para todas las democracias representativas que están en crisis en casi todo el mundo. Las demandas de la sociedad no obtienen las respuestas que necesitan. Y cuestionan la permanencia de este sistema que evolucionó desde la revolución de Cromwell en Gran Bretaña (Siglo XVII) y la francesa (1789-1848).

La paradoja es que los regímenes autócratas o totalitarios que intentan reemplazar la democracia, lo primero que hacen es anular las protestas y demandas sociales.

Ese es el desafío para Emmanuel Macron. No tiene una "luna de miel" de 100 días ni mucho menos. Debe dar respuestas a la sociedad francesa ya. De hecho anoche, tras los festejos hubo manifestaciones violentas con consignas como "ni Le Pen ni Macron, revolución".

Macron tiene solo 5 años para demostrar que ser moderado, hace la marcha más lenta, pero es el único camino para mantenerse en una misma línea de avances. Porque sectores extremos de la política y de la sociedad, hacen la vida en común inviable. "Han elegido un proyecto humanista", dijo Macron. Comenzó la cuenta regresiva para lograrlo.

s