VIH

Descubren una nueva variante del HIV, más contagiosa: ¿por qué todavía no hay una vacuna?

La nueva variante del Sida causó alerta porque demuestra la capacidad de mutación de los virus hacia formas más contagiosas.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Un nueva variante del VIH

Un nueva variante del VIH, más virulenta y contagiosa, aislada en los Países Bajos (Foto: Science)

Para la ciencia y la salud mundial, ya hay una nueva alerta. Mientras la pandemia por el coronavirus sigue presente. El departamento de Big Data de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, logró identificar una nueva variante VIH-1. Al igual que como ocurrió con las variantes Delta y Ómicron del coronavirus, ésta también es más contagiosa y potencialmente más virulenta.

Esta mutación complicada se registró en más de 100 casos en los Países Bajos, según informaron los investigadores en un artículo publicado por la revista Science.

¿Qué hace el VIH?

El VIH destruye los linfocitos CD4, un tipo de glóbulos blancos que protegen a las personas frente a las infecciones. Originalmente, la enfermedad sería otro caso de zoonosis. Saltó de los monos en África al ser humano en la década de 1930. Pero no pudo ser aislado y definido por la ciencia hasta 1983, en que pasó llamarse Virus de Inmunodeficiencia Humano, que provoca el Síndrome de InmunoDeficiencia Adquirido (SIDA).

Pero su manifestación así como su evolución es muy variada. En algunos individuos, el virus provoca el sida en apenas unos meses. En otros, tarda décadas. La cantidad de virus en sangre puede ser miles de veces superior en algunas personas. Para estudiar estas diferencias, el equipo de Oxford lanzó en 2014 proyecto de investigación para buscar cambios genéticos en el VIH y el mayor impacto que puede producir en los diferentes seres humanos. Así lograron tipificar esta nueva variante que resume la revista Science.

science.jpg
El hallazgo de la nueva variante del VIH, publicado en la revista Science ( Foto: Science)

El hallazgo de la nueva variante del VIH, publicado en la revista Science ( Foto: Science)

La Variante “HIV -VB”

Los científicos le dieron ese nombre por las palabras en inglés "Virulent subtype B", o sea "Virulenta subtipo B". El informe puntualiza que esta nueva variante afecta de mayor manera a los linfocitos CD4, los protectores frente a este virus.

"Las personas con VB (la variante más virulenta) tienen respuestas más bajas que las personas sin VB (la variante virulenta).

Si los enfermos de VIH con esta variante más severa demoran el inicio de tratamientos, corren mayores riesgos de sufrir problemas graves porque tienen una menor capacidad de la reserva de los CD4 en el sistema inmunológico.

fauci y clinton.jpg
¿Cómo es que ustedes todavía no tienen una vacuna?”, le preguntó el entonces presidente Bill Clinton a un joven Antony Fauci en 1996 (Foto: Gentileza NYTimes)

¿Cómo es que ustedes todavía no tienen una vacuna?”, le preguntó el entonces presidente Bill Clinton a un joven Antony Fauci en 1996 (Foto: Gentileza NYTimes)

¿Por qué no hay una vacuna?

Para responder esta pregunta conviene recordar un diálogo reflejado por el New York Times. Las vacunas en base al ARN mensajero marcaron un cambio revolucionario para la lucha contra el coronavirus. Pero lleva años de investigación científica sobre esta técnica. Se potenció en la década del 60 cuando se intentó hallar las primeras vacunas que fueran efectivas frente al cáncer. Cuando esta enfermedad misteriosa ( el VIH/SIDA) comenzó a tener la atención mundial, casi dos décadas más tarde, se intentó desarrollar vacunas contra el VIH también en base al ARNmensajero. Pero no hubo resultados positivos, el VIH tiene una capacidad para cambiar muy rápidamente las "espigas" que permiten infectar a células sanas (mucho más que el coronavirus).

Por eso, los intentos fracasaron. En el año 1996, el entonces joven Dr. Antony Fauci, ahora conocido mundialmente por su lucha contra el coronavirus (¡y contra el negacionismo de Donald Trump también!) le explicaba al entonces presidente Bill Clinton los estudios realizados contra el VIH.

El presidente lo escuchaba atentamente, veía los gráficos y de pronto preguntó: “Conocen el sida como enfermedad ya desde 1981. ¿Cómo es que ustedes todavía no tienen una vacuna?”.

Desconcertado, Fauci, le dijo que solo había una serie de esfuerzos desconectados de la comunidad científica lo que perjudicaba el progreso de la investigación. Clinton no se quedó estático. Creó el Centro de Investigación de vacunas para centralizar la información. Desde entonces, se han probado alrededor de 85 vacunas para el VIH. Pero ninguna ha dado resultados. El virus logra la capacidad para burlar cada intento por bloquear su capacidad de contagio.

paises bajos vih.jpg
la nueva variante del VIH, descubierta en los Países Bajos (Foto: Science)

la nueva variante del VIH, descubierta en los Países Bajos (Foto: Science)

Sin embargo, es el principio de una solución

Lejos de desanimarse, en estas décadas, trazaron un mapa de la estructura de la espícula del VIH, la proteína que sobresale y que permite al virus invadir las células humanas (como en el coronavirus).

Luego se concentraron en ver cúal es la más vulnerable a los anticuerpos, para intentar diseñar una vacuna "a la carta".

Es ahí donde surge el desarrollo de las vacunas de ARN mensajero. Tienen la capacidad de diseñar genéticamente lo que necesita nuestro sistema inmunológico para ser mejor frente a las agresiones de los virus. En el caso del coronavirus, aún con la variante Ómicron, no hay dudas.

Pero el VIH sigue sorteando los esfuerzos de la ciencia. Ahora, además se halló esta variante que es más contagiosa. Pero lo bueno es que los estudios para encontrar una vacuna efectiva permitieron detectarla. Con la hoja de ruta para una salida ya escrita.

La clave está en lograr exactamente que la estructura de la proteína que ayuda al virus a fusionarse con las células sanas no pueda hacerlo. Por el momento no hay resultados. Pero ahora, está toda la experiencia que deja la pandemia para "adaptar" las vacunas a lo que se necesita rápidamente.

Hasta el momento, se han hallado más de 109 personas infectadas con el linaje de subtipo B de VIH-1 que las hace más vulnerables de desarrollar sida en tres o cuatro años, señaló el estudio en Science: “Evolución de la virulencia del VIH”.

Pero como dice el doctor Barney Graham, integrante del centro coodinador creado a fines de los 90: “Si logramos hacer una vacuna para el VIH, todos los problemas con otros virus se resolverían”.

Los virus no pueden mutar si no pueden replicarse.

Se habló de
s