Coronavirus

El acceso a las vacunas: los números de la desigualdad según la riqueza de las naciones

Un artículo de The New York Times demuestra la inequidad y competencia por las vacunas entre países desarrollados y de menores recursos. El caso argentino.
por Roberto Adrián Maidana | 01 de abril de 2021 - 11:35
El acceso a las vacunas

El acceso a las vacunas, relacionada directamente al poder económico de los países (Foto: AP)

Los países con mayor ingreso per cápita y mejor nivel de desarrollo son los que llevan la delantera en la carrera que se desató en el mundo para conseguir las vacunas contra la pandemia. Un artículo publicado en el New York Times demuestra que como en tantos otros temas, el hecho de ser un país con mayores recursos ha dado una ventaja significativa.

El mundo se ha provisto de más de 500 millones de vacunas. Sin embargo, los países desarrollados concentran 3/4 de esa cantidad. Una inequidad manifiesta que el diario norteamericano adjudica a cuando comenzaron las negociaciones con los laboratorios.

Cuanto antes, mejor

Cuando comenzaron los anuncios de las primeras vacunas en fase III de ensayos, los países de mayor PBI no perdieron tiempo. Comenzaron a trabar compromisos de compra con varios laboratorios al mismo tiempo. El resultado: para el resto del mundo, acceder a esas vacunas se hizo muchísimo más difícil.

Entonces, muchos países líderes tienen (o al menos lograron un compromiso por) muchas más dosis de vacunas que lo que necesitan sus poblaciones. La contracara es evidente.

La investigadora de la Universidad de Duke, Andrea Taylor, puso al Times el ejemplo de Perú o México. Son países de medianos ingresos, el dinero no es un problema. "La dificultad en el acceso a los fármacos fue con los contratos ya cerrados por otros", afirma la investigadora.

Peor es el panorama para los países de ingresos más bajos. Recién pudieron acceder al mercado de vacunas en los primeros meses de 2021. Llegaron 8 meses más tarde en la carrera, frente a países como los Estados Unidos o el Reino Unido.

Los datos son contundentes: Para el 30 de mayo, el 86% de las dosis se aplicaron en los brazos de países de ingresos altos o medios altos. Para los de bajos ingresos, solo quedó el 1%.

La iniciativa Covax

Como un esfuerzo global para dar equidad, la OMS y otras organizaciones se unieron para crear ese banco de vacunas. Covax, tiene como propósito que las dosis lleguen a países que, de otra manera, podrían demorar años en comenzar a vacunar a sus poblaciones.

Para otros, como la Argentina, sirvió para acceder a vacunas sin necesidad de entrar en una disputa por el precio.

Pero de nuevo, el peso de las economías hace la diferencia. Covax repartió 33 millones de dosis en 70 países. La mayoría en aquellos con menores PBI.

Para ponerlo en el contexto global. Representan solo el 6% de las 564 millones de dosis administradas en todos el mundo.

Un ejemplo. De no ser por esta iniciativa, Kenia, en 2023 apenas tendría al 30% de su población vacunada. Bill Gates dijo que a fines de 2022 el mundo volverá a la normalidad. Pero eso puede no ser verdad para muchos países.

El caso Argentino

Según los datos recogidos por el NYT y Our World Data, nuestro país está en el lote de los países de ingresos medios/altos. Pero no consiguió las vacunas más adelantadas de la ciencia. Las elaboradas en base al ARN Mensajero.

vacunas por ingreso por países.jpg
La Argentina, un país de nivel medio/alto con bajo nivel de vacunación (Foto: NYT/Our World Data)

La Argentina, un país de nivel medio/alto con bajo nivel de vacunación (Foto: NYT/Our World Data)

Con un ingreso de US$ 9.900 per cápita, tiene un registro de 8,2 dosis cada 100 personas. Contrasta con los 44/100 personas de Estados Unidos o los 51/100 personas de Gran Bretaña.

En cuanto a las vacunas a las que pudo acceder, otro gráfico muestra que nuestro país se provee de la vacuna rusa Sputnik V y la china Sinopharm. Elaboradas con adenovirus, una tecnología clásica, que utiliza el virus atenuado o inactivo.

compras por países.jpg
Argentina accedió a las vacunas de Rusia y de China, pero no a las de EE.UU. elaboradas en base al ARN mensajero, una

Argentina accedió a las vacunas de Rusia y de China, pero no a las de EE.UU. elaboradas en base al ARN mensajero, una "revolución tecnológica" en este campo. (Foto: NYT/Our World Data)

Las vacunas de la India

El Serum Institute de ese país es el mayor productor mundial de vacunas. Tiene la autorización para comercializar "Covishield", la versión india de la vacuna de Oxford. (La Argentina recibió ya 580.000 dosis de esas vacunas). Pero la segunda ola que también llegó a ese otro gigante asiático hizo que el gobierno tomara una drástica medida: las vacunas se usarán primero en la India y luego se retomarán los embarques. Así, muchos países no tendrán a tiempo las dosis ya comprometidas.

La OMS, consciente de la gravedad de un reparto equitativo de las vacunas, en su momento advirtió: "la inmunización debe ser un bien público global".

Pero en esta primera parte de 2021, la desigualdad también es evidente en la lucha contra la pandemia.

Se habló de