La crueldad humana

El asesinato de Shanda Sharer: el caso de la niña de 12 años que fue torturada y quemada por cuatro compañeras de colegio

El 10 de junio de 1992, cuatro adolescentes se presentaron en la casa de Shanda. La convencieron de que se iba a encontrar con su novia Amanda. Nada de eso sucedió, todo formó parte de un plan macabro.
El perito forense calculó que fueron diez horas el suplicio que sufrió Shanda antes de morir. 

El perito forense calculó que fueron diez horas el suplicio que sufrió Shanda antes de morir. 

El 11 de enero de 1992, dos hermanos conducían su vehículo para ir a cazar, cuando notaron que había algo extraño al costado de la ruta, algo que no podían identificar pero que les llamó la atención. Lo que estaban observando era el cuerpo calcinado de una niña y dieron aviso a la policía. Otra historia de un asesinato cruel planificado por adolescentes.

Shanda Sharer tenía 12 años cuando la mataron de una manera brutal y después prendieron fuego su cuerpo. Cuatro adolescentes -todas compañeras de colegio de Shanda- no tuvieron piedad para terminar con su vida. Nació en 1979 y sus padres se divorciaron después de su nacimiento. Allí se mudó con su madre a New Albany, Indiana. Instaladas en su nuevo hogar, Sharon empezó a asistir a una escuela católica.

Shanda Sharer 2.jpg
Shanda Sharer

Shanda Sharer

En la escuela, Shanda conoció a Amanda Hearvin. Aunque en un primer momento se pelearon, después fueron amigas y tiempo después iniciaron un romance juvenil que las marcó para siempre. El problema comenzó cuando Melinda Loveless se enteró de esa relación, ya que era la exnovia de Amanda, de quien había quedado muy enamorada.

Impulsada por los celos que nunca pudo manejar, Melinda se enfrentó a las dos en una fiesta escolar. Incluso la amenazó de muerte a Shanda. Esa situación llegó a oídos de los padres de la niña, que de inmediato decidieron cambiarla de escuela. Pero nada impidió el fatal desenlace. Melinda organizó el crimen. En su mente, ella imaginaba que Shanda le había robado a su novia.

Las chicas que asesinaron a Shanda Sharer

Las cuatro adolescentes declaradas culpables del asesinato de Shanda fueron Melinda Loveless (16), Laurie Tackett (17), Hope Rippey (15) y Toni Lawrence (15). Todo comenzó en octubre de 1991, cuando Melinda vio a Shanda bailar con su novia Amanda.

Shanda Sharer 3.jpg
Shanda y su madre.

Shanda y su madre.

Melinda continuaba amenazando a Shanda en público. Y todas las amenazas se volvieron realidad la fatídica noche del 10 de enero de 1992. Melinda, Laurie, Hope y Toni se reunieron a la noche.

Melinda tenía un plan y lo quería cumplir. Cuando les mostró a las otras chicas un cuchillo, solo les dijo que quería asustar a Shanda, como venganza por robar a su novia. Las cuatro niñas subieron al auto de Laurie y se fueron a la casa de Shanda. Cuando tocaron el timbre, Shanda abrió sonriente. Pero las chicas se presentaron como amigas de la novia de Amanda, y le dijeron que podían llevarla a una casa en ruinas llamada "El castillo de las brujas", donde Amanda la estaba esperando.

Shanda se negó porque no le permitían salir tarde de la casa, pero les dijo que la podrían recoger unas horas más tarde cuando todos estuvieran durmiendo. Regresaron un par de horas después y llevaron a Shanda al auto, donde Melinda la atacó de inmediato poniéndole un cuchillo en la garganta mientras le hacía preguntas sobre su relación con Amanda.

Cuando llegaron al Castillo, las niñas obligaron a entrar a Shanda. Al ingresar, comenzó la verdadera pesadilla: le ataron los brazos y las piernas con una cuerda. Melinda se burló y la asustó diciendo que le cortaría el pelo.

Shanda Sharer 4.jpg
Las cuatro niñas tenían un pasado de abusos físicos y psicológicos cometidos por un padre u otro adulto, lo que sirvió como atenuante para las condenas.

Las cuatro niñas tenían un pasado de abusos físicos y psicológicos cometidos por un padre u otro adulto, lo que sirvió como atenuante para las condenas.

Después de burlarse de Shanda, las chicas regresaron con su víctima al auto. Sin ningún rumbo fijo, comenzaron a conducir. Llegaron a un basurero y a Shanda la obligaron a quitarse la ropa. Ahí mismo Melinda la golpeó. Primero con sus manos, luego con su rodilla. Trató de apuñalarla con un cuchillo pero no lo consiguió. Hope salió del auto y se ofreció a mantener quieta a Shanda. Después de apuñalarla varias veces, Melinda y Laurie la estrangularon con una cuerda hasta dejarla inconsciente.

La mataron y la guardaron en el baúl del auto

Todas las chicas, colocaron a Shanda en el baúl del auto y se dirigieron a la casa de Laurie con el objetivo de limpiarse. Pero la pesadilla aún continuaba: cuando Laurie escuchó a Shanda gritar dentro del baúl, salió y la apuñaló una vez más para mantenerla callada.

Mientras conducían, Melinda y Laurie seguían escuchando a Shanda, que se quejaba en una manera desesperada por sobrevivir. Shanda estaba sentada en el baúl del auto envuelta en sangre. La tortura ya estaba realizada.

Shanda Sharer 5.jpg

"El castillo de las brujas", el lugar que llevaron a Shanda Sharer.

Las chicas manejaron hasta un terreno baldío y allí se animaron a abrir el baúl para ver el estado de Shanda. Melinda se burló y le dijo: "No te ves tan sexy ahora, ¿verdad?". Luego llegaron hasta una estación de servicio. Ahí colocaron nafta al auto y compraron una gaseosa: Laurie vació la botella y la llenó de nafta. Laurie y Hope envolvieron con una manta a Shanda, quien todavía estaba viva. La llevaron a un campo y Laurie hizo que Hope le pusiera nafta a Shanda y luego le prendieron fuego. El perito forense calculó que fueron diez horas el suplicio que sufrió Shanda antes de morir.

Melinda no estaba convencida de que Shanda estuviera muerta, así que regresaron unos minutos después para verter el resto de nafta sobre ella. Después de eso, con mucha tranquilidad, las chicas llegaron a comer hamburguesas a un local de comidas rápidas.

Ese día, Melinda le contó a Amanda (su ex novia) lo que habían hecho y le rogó que no se lo contara a nadie. También se lo contó a una amiga, pero ni Amanda ni la amiga creyeron su historia hasta que Melinda les mostró el baúl del auto, que estaba manchado de sangre.

Shanda Sharer 6.jpg
Melinda Loveless cumplió más de 26 años de prisión por cometer el asesinato.

Melinda Loveless cumplió más de 26 años de prisión por cometer el asesinato.

El 12 de enero se encontró el cuerpo de Shanda, quien había sido reportada como desaparecida por sus padres. La policía no tenía una teoría clara de lo que había sucedido, pero pronto se enterarían de la terrible experiencia que había sufrido Shanda.

Hope y Toni fueron a la comisaría con sus padres, donde le dijeron a la policía el nombre de la víctima. Le dijeron a la policía lo que habían hecho, además de decir que Melinda y Laurie eran sus cómplices. De inmediato, todas las chicas quedaron detenidas. Al principio, las chicas fueron juzgadas como adultas, lo que significaba que podían ser condenadas a recibir una pena de muerte. Sin embargo, para evitar eso, todas aceptaron acuerdos de culpabilidad. Melinda y Laurie fueron sentenciadas a 70 años de prisión. Sin embargo, nada de eso pasó: las dos fueron liberadas en 2018 y 2019 respectivamente.

El juicio

Durante el juicio, se reveló que todas las chicas que mataron a Shanda padecían problemas de salud mental y habían sufrido abuso físico o sexual por parte de un adulto de su familia. Por ejemplo, Melinda dijo que presenció a su padre golpear y violar a su madre.

Shanda Sharer 7.jpg
Melinda, la autora principal del crimen de Shanda Sharer.

Melinda, la autora principal del crimen de Shanda Sharer.

Laurie afirmó que había sido violada dos veces y que su madre había intentado matarla. lo que la llevó a ser hospitalizada dos veces y afirmó que había experimentado alucinaciones desde niña.

Toni fue violada por un aulto cuando tenía 14 años e intentó suicidarse poco después. Las enfermedades mentales de las niñas fueron consideradas un factor que contribuyó a su crimen violento.

El padre de Shanda murió en 2005 después de años de abusar del alcohol. La madre de Shanda afirmó que él nunca superó el asesinato de su hija y murió con mucha tristeza.

En 2012, la madre de Shanda se puso en contacto con Melinda Loveless. El motivo era donarle un perro a nombre de Shanda para que Melinda lo entrenara dentro de la prisión, ya que había estado entrenando perros durante años para que funcionaran como mascotas de servicio.

Shanda Sharer 8.jpg
La madre de Shanda se puso en contacto con Melinda Loveless para donarle un perro a nombre de Shanda.

La madre de Shanda se puso en contacto con Melinda Loveless para donarle un perro a nombre de Shanda.

Por ese acto, la madre de Shanda recibió muchas críticas. A muchos les costó ver ese acto. Ella dijo que quería que algo bueno saliera de toda esta situación horrible.

Embed

s