Dramático

El colapso de la corriente cálida del Atlántico: ¿la Tierra enfrenta un desastre climático inevitable?

Un nuevo estudio presentado en la revista Science Advances volvió a encender todas las alarmas. Aquello que se creía podía suceder en un cuarto de siglo, comenzó a manifestarse.

Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Si se detiene la corriente del Golfo

Si se detiene la corriente del Golfo, el planeta puede enfrentar consecuencias catastróficas (Foto: A24).

Se la denomina "cinta transportadora oceánica" y si un engranaje se detiene, todo el planeta puede colapsar. Esto es lo que acaba de advertir un nuevo trabajo presentado en la revista Science Advances. Lo que se preveía como un posible efecto en la segunda mitad de este siglo, ya está comenzando a ocurrir.

Embed

¿La corriente del Golfo se está frenando?

Es la corriente cálida que se origina en el Golfo de México y sube por la costa este de Norteamérica. Luego cruza hacia Europa y se divide en dos brazos: uno hacia el norte europeo y otro comienza a descender hacia el África por la costa española y portuguesa.

Esta parte del engranaje de la cinta oceánica se conoce como "AMOC", por las siglas, en inglés, de Atlantic Meridional Overturning Circulation; es decir, la Corriente Circular del Atlántico. Es lo que permite que los inviernos sean fríos, pero moderados, de tal manera que hacen posible la vida en el hemisferio norte americano y europeo. Al mismo tiempo, evita que el calor desde el Caribe hacia el sur sea insoportable. Pero algo de estos desequilibrios ya estamos viendo, año tras año.

La corriente cálida del Golfo, que permite templar el clima del Atlántico Norte y evitar fríos extremos, se está debilitando a medida que sube la temperatura del planeta, aunque parezca un contrasentido. Esto puede tener consecuencias devastadoras en todo sentido.

¿Cómo funciona la Corriente Circular del Atlántico?

La corriente cálida, como dijimos, modera el frío en ambas costas del Atlántico Norte. Cuando uno de sus brazos llega al casco ártico, se enfría y comienza a descender. Ese intercambio se debe a tres factores claves: la temperatura del agua, su densidad y la salinidad.

corriente del golfo NASA.jpg
La corriente del Golfo, que modera el clima, comienza a mostrar signos de alarma (Foto: NASA).

La corriente del Golfo, que modera el clima, comienza a mostrar signos de alarma (Foto: NASA).

El agua cálida tiene menos densidad que el agua fría, por lo que circula por la superficie y es lo que permite tener temperaturas moderadas y hace posible la vida humana. El agua fría es más densa y por eso circula a mayor profundidad. Desciende hacia el hemisferio sur y permite un círculo natural en las temperaturas de los mares y la regulación del clima en el planeta.

A eso se suma que el calor de la corriente templada, originada en el Golfo, hace que el agua dulce de los polos se derrita, aunque permanece en el nivel de la superficie. El agua salada, que es más densa, es la que se enfría y regresa hacia el sur. Sin embargo, el calentamiento global está perturbando ese equilibrio de manera muy peligrosa.

nueva york bajo el agua.jpg
¿Nueva York quedará tapada por el agua por el cambio climático? (Foto: captura de TV).

¿Nueva York quedará tapada por el agua por el cambio climático? (Foto: captura de TV).

¿Qué pasa si colapsa la corriente circular del Atlántico?

En la medida en que la Tierra aumenta la temperatura global (fue de 1,52° Celsius) en los últimos 12 meses, el calor provoca mayores deshielos en los polos.

Entonces, el agua dulce que se vuelca en el océano Atlántico norte es mayor que el esperado. Eso hace descender el nivel de la salinidad. La primera consecuencia será que el nivel de los mares suba, inundando ciudades costeras como, por ejemplo, Nueva York.

Pero como la corriente circular puede detenerse, el ciclo del clima sufrirá esta consecuencia. Si el agua cálida no llega al norte, Europa puede sufrir descensos abruptos de temperaturas y permanentes. Nevadas intensas que permanecerían en el Viejo Continente: Algo similar al anticipo de una nueva era glacial.

incendios en bosques y selvas.jpg
Incendios y sequías permanentes amenazan al hemisferio sur del planeta (Foto: captura de TV).

Incendios y sequías permanentes amenazan al hemisferio sur del planeta (Foto: captura de TV).

En el sur, el panorama sería lo contrario. Al no llegar el agua fría que modere el calor, las temperaturas subirían a niveles insoportables para el ser humano y perjudiciales para sus cultivos y economías.

La selva amazónica podría convertirse en un desierto y lo mismo podría pasar en los países de Asia que, por el aumento de la temperatura, tendrían graves sequías porque la temporada del Monzón (fuertes lluvias) desaparecería.

En resumen, un colapso de AMOC podría causar:

  • Descenso promedio entre 10º y 15° Celsius en Europa.
  • Aumento del nivel del mar en la costa de América del norte.
  • Falta de lluvias, fuertes sequías en el hemisferio sur, vital para la agricultura.

El estudio presentado por científicos de la universidad de Utrecht, en los Países Bajos, es muy preocupante. La amenaza de ver un cambio así, pero dentro de 25 años, dejaba una ventana a la humanidad para reaccionar. Ahora, estamos ante la posibilidad de que sea algo inevitable.