Iglesia católica

El papa Francisco confesó qué es lo que más extraña de la Argentina

Luego de ser descubierto visitando una tienda de discos, el Sumo Pontífice escribió una carta contando "lo que más extraño en esta Diócesis es no poder 'callejear'".
El Papa Francisco (Foto: AFP).

El Papa Francisco (Foto: AFP).

El Papa Francisco no pasa desapercibido. Tras ser reconocido por un periodista de Rome Reports que viralizó en las redes un video de él cuando visitaba en secreto una tienda de discos, el Sumo Pontífice confesó: "Lo que más extraño es no poder caminar por las calles, como lo hacía en Buenos Aires, caminando de una parroquia a otra".

Embed

Javier Martínez-Brocal, el director del diario y quien grabó las imágenes, escribió al Papa para explicarle lo ocurrido: "Me da pena que el Papa, que es un amante de la libertad, tenga que estar encerrado en su casa porque cada vez que se mueve le descubre una cámara. Le escribí para decirle que lo siento y que por otro lado hacía falta una noticia como esta que hace sonreír, en esta época en la que sólo hablamos de tragedias".

Lo que lo sorprendió, y que también se volvió viral, fue la respuesta de Jorge Bergoglio en donde bromeaba sobre "su mala suerte".

¿Qué decía el Papa Francisco en la carta?

Según la publicación de Rome Reports, el Sumo Pontífice le dijo que "fue mala suerte que, después de tomar todas las precauciones, justo había en el lugar un periodista esperando a una persona en la parada de taxis".

Y agregó: "No hay que perder el sentido del humor”. En este sentido, felicitó a Martínez-Brocal “por cumplir con su vocación aunque sea poniendo en dificultad al Papa” y le dio las gracias.

También le confesó en el texto que “lo que más extraño en esta Diócesis (de Roma) es no poder “callejear”, como lo hacía en Buenos Aires, yendo caminando de una parroquia a otra”.

La visita del Papa Francisco

Francisco visitó "StereoSound", comercio de su interés y de cuyos dueños se hizo amigo en sus reiterados viajes cuando era arzobispo de Buenos Aires y se hospedaba en una residencia cercana para clérigos visitantes.

La salida fue breve, ya que sólo permaneció en el lugar 15 minutos. Fue abordo de un Fiat 500 blanco, conducido por un empleado del Vaticano.

Por su parte, los propietarios de la tienda revelaron que le dieron al Papa una caja de CD de música clásica.

Se habló de
s