Una historia de película

La famosa casa de Edith Macefield, que inspiró a Disney a hacer la película "Up!"

En Seattle, en Estados Unidos, hay una casa que no pasa inadvertida y la visitan miles de turistas. Su dueña rechazó todo lo que le propusieron. "El dinero no significa nada", respondió cuando una empresa intentó comprar su vivienda para construir un Centro Comercial.
La famosa casa de Edith Macefield

La famosa casa de Edith Macefield, que inspiró la película Up!

Bienvenidos a una historia que deja una enseñanza de resistencia y de un sentido de pertenencia que está por encima de todo. De alguien que quiere seguir viviendo en su casa de toda la vida, a pesar de que el entorno y la arquitectura empiece a cambiar de manera significativa.

Para Edith Macefield, una mujer que durante años se aferró a su hogar con mucho amor y tenacidad, nada la hizo cambiar de opinión. Ella estaba convencida de sus acciones y con un deseo desmedido de defender su propiedad, hasta llegó a rechazar la oferta de un millón de dólares por su inmueble. La construcción de un gran Centro Comercial era inminente y por eso le ofrecieron lo que ella quisiera a cambio de su vivienda. Pero Edith siguió respondiendo que no a todas las ofertas.

casa 13 (1).jpg
Así se veía la casa en 1952.

Así se veía la casa en 1952.

"No quiero mudarme, no necesito el dinero. El dinero no significa nada", repetía su dueña.

Todo ocurrió en plena ciudad de Seattle, en Estados Unidos, en ese lugar donde se imponen los rascacielos, edificios comerciales y las oficinas más lujosas. Dentro de todo ese contexto, todavía hoy no pasa inadvertida una casa que se convierte en atracción de todo transeúnte y de algunos turistas que no dejan de mirarla con asombro y curiosidad. Es parada obligada para quien visita la ciudad. Los chicos le piden a sus padres ir y dejar globos con frases.

casa 5 (1).jpg
La casa se convirtió en atracción toda persona que pasa por la zona.

La casa se convirtió en atracción toda persona que pasa por la zona.

La protagonista es Edith Macefield, la persona que aprendió a resistir y que, al no querer vender su casa, obligó a los dueños a modificar todos los planos del Centro Comercial que finalmente construyeron.

Casa 6 (1).jpg
El desarrollo inmobiliario envolvió a la casa de Edith.

El desarrollo inmobiliario envolvió a la casa de Edith.

Tal conocida fue esta historia que Disney se inspiró en realizar en 2009 la película "Up". El protagonista de ese film es una persona mayor que vive en una casa similar a la de Macefield, también rodeada por un entorno urbanista de rascacielos y edificios prominentes. Unos contratistas que trabajan en una zona cerca le solicitan comprar la casa.

Sin embargo, el anciano se niega a venderles su propiedad. Pero una orden judicial lo obliga a desalojar su casa para trasladarse a una residencia nueva. Como no existía otra alternativa, el protagonista se las ingenia para inflar decenas de miles de globos de helio un día antes de ser desalojado y poder llevársela a las alturas.

Casa 3 (1).jpg
La historia de Edith inspiró a Disney a realizar en 2009 la película

La historia de Edith inspiró a Disney a realizar en 2009 la película "Up"

A diferencia de lo que sucedió en la película de Disney, la historia de la casa real ubicada en Seattle y que inspiró ‘Up’ no tiene el mejor de los finales. Edith Macefield, su dueña, falleció de cáncer de páncreas en junio de 2008. Ella no pudo ver cómo la película basada en la heroica lucha por mantener su hogar familiar conmovía a los espectadores de todo el mundo.

"Casi que no puedo moverme. Pero nunca renunciaré a la alegría que mi madre y yo encontramos aquí", dijo poco antes de morir. ¿Qué pasó con la casa? La realidad es que el hogar más famoso de Seattle terminó en manos de Barry Martin, un jefe de obra que se convirtió en el mejor amigo y fue el cuidador de Macefield en sus últimos años de vida.

casa11 (1).jpg
La casa en la actualidad en el centro de Seattle, en Estados Unidos.

La casa en la actualidad en el centro de Seattle, en Estados Unidos.

Su idea inicial fue convertir la pequeña casita en una especia de espacio para la memoria que recuerde la figura de la mujer cuya voluntad venció a las poderosas constructoras. Sin embargo, nunca llegó a poner en marcha ese plan. Al final se decidió por intentar buscar una persona que la comprase con la condición de que conservase la vivienda tal y como Edith la dejó. Tampoco lo logró.

¿Cómo terminó la historia? La casa que inspiró "Up" fue a las vidrieras de una firma de asesoramiento inmobiliario por unos pocos cientos de dólares. La compañía prometió que elevaría la vivienda diez metros sobre el suelo para que se parezca aún más a la de la película de Disney. Sin embargo, nunca lo hicieron.

El hogar de Edith Macefield finalizó en un grupo de inversores a los que la firma inmobiliaria debía dinero y que decidieron subastarla hace unos años. Además de los 170.000 dólares de los que partía la subasta, cualquier interesado tenía que hacerse cargo de más de 300.000 dólares en impuestos, deudas y recargos que pendían sobre la propiedad. No hubo ningún interesado.

La casa vista desde arriba.jpeg
La casa sigue en pie y esta es la vista aérea en la actualidad.

La casa sigue en pie y esta es la vista aérea en la actualidad.

La casa todavía permanece al paso del tiempo y sigue en pie. Se la puede ver llena de globos de todos los colores para que todo persona que pase por el lugar recuerde la historia de Edith Macefield.

s