Coronavirus

La variante Ómicron, ¿un dique contra el avance de la mutación Delta del coronavirus?

La preeminencia de la nueva mutación puede ser un freno para la variante Delta y dejar una "protección" inmunológica.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Llas variantes Delta y Ómicron

Llas variantes Delta y Ómicron, en lucha por la prevalencia en la pandemia de coronavirus (Foto: Archivo)

Las personas que se han contagiado con la variante Ómicron pueden tener una ventaja frente a la cepa anterior: Delta. Haber padecido la enfermedad con la mutación aislada por primera vez en el sur africano puede dejar una adecuada resistencia inmunológica para resistir a un posible contagio con Delta, de efectos mucho más peligrosos. Es una noticia favorable en el universo de complicaciones que trajo esta nueva variación del coronavirus.

En busca de volver a la normalidad

La irrupción de Ómicron a fines de noviembre complicó al mundo entero en este cambio de año. Las fiestas, reuniones y viajes se vieron restringidos por la capacidad de contagio de esta cepa. Numerosos países restablecieron cuarentenas y confinamientos, extendieron los pases sanitarios y hasta ubicaron a países en una "lista de lugares riesgosos por la presencia de Ómicron". La buena noticia del momento, es que la variante preeminente en la actualidad no es tan agresiva una vez que desencadena la enfermedad.

Sin embargo, los especialistas tienen una mirada a la distancia más optimista. Ven los beneficios para el planeta que puede traer una mutación muy contagiosa pero menos grave. A más largo plazo, esta nueva investigación sugiere que la prevalencia de Ómicron podría experimentar menos hospitalizaciones y muertes que uno en el que Delta continúe siendo preeminente.

personal de control.jpg
Personal con protección especial en el aeropuerto de Los Ángeles (Foto: Archivo)

Personal con protección especial en el aeropuerto de Los Ángeles (Foto: Archivo)

Un alivio desde Sudáfrica

El 24 de noviembre, médicos de Sudáfrica y otras 7 naciones de esa región advirtieron que había aislado una nueva variante del coronavirus. Fue la "presentación" de Ómicron. Un mes después, se sabe que es más contagioso pero menos grave que, por ejemplo, la variante Delta.

Ahora, llegan más datos reveladores desde Sudáfrica. Alex Sigal, experto en este virus del Africa Health Research Institute en Durban, Sudáfrica, encabezó un estudio que determinó: "Tal vez eliminar Delta sea algo bueno, y estamos buscando algo con lo que podamos vivir más fácilmente y que nos perturbe menos que las variantes anteriores".

La noticia tiene un rebote similar en el hemisferio norte. Carl Pearson, investigador del London School of Hygiene & Tropical Medicine, confirmó que la misma situación se está presentando en el Reino Unido. Ese país europeo fue el epicentro de la variante Delta. Pero en el mes de diciembre se produjo un cambio. Ómicron avanza y por decirlo de manera llana, le "roba los contagios" a la variante Delta.

Si todo sigue como hasta ahora, puede ser una buena noticia. Se contagia más, pero tiene consecuencias muy leves. "A medida que Ómicron sube, se constata el descenso de Delta", reveló Carl Pearson.

También en Estados Unidos

Nathan Grubaugh, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, comprobó que se trata de una lucha por la supervivencia de las mutaciones. "Mientras Ómicron crece exponencialmente, desplaza a Delta de su capacidad para hallar personas a quienes contagiar", apunta Grubaugh.

Ómicron también puede infectar a las personas vacunadas y a las que se habían enfermado con variantes anteriores. Las experiencias con pacientes infectados por esta nueva variante han dado resultados alentadores.

Los resultados de laboratorio demostraron que las personas recuperadas "guardan" una gran cantidad de anticuerpos contra la variante nueva. Pero lo más importante llegó después. Esas defensas, son igualmente efectivas contra la variante Delta.

En cambio, los anticuerpos generados por quienes se enfermaron con la variante Delta, ofrecen menor protección contra Ómicron, por eso las reinfecciones.

¿Casi como una vacuna?

Para los investigadores, padecer el contagio por Ómicron tiene una ventaja clave en medio de la pandemia. Primero, no es tan grave como las variantes anteriores. En segundo lugar - y esto es fundamental - los anticuerpos que se generan en nuestro organismo están mejor "preparados" para rechazar otras mutaciones de coronavirus.

Si esto es cierto, queda por ver qué pasará con las personas no vacunadas que se infecten por primera vez con Ómicron. Una vez que las personas obtienen inmunidad a esta variante, la selección natural puede favorecer nuevas mutaciones con una peligrosidad desconocida.

Por eso, la importancia de seguir desarrollando y aplicando las vacunas.

Para los investigadores esta "cobertura" de Ómicron frente a Delta abre tres opciones ante el coronavirus.

  • Que termine imitando a la gripe, con una variante estacional que empuja a la anterior, año tras año.
  • Que sea como la fiebre del dengue, coexistiendo varias variantes que evaden diferentes anticuerpos, lo que lleva a las personas a enfermarse cada pocos años por uno de ellos.
  • La tercera posibilidad es la más deseable: que se convierta en una enfermedad que se pueda prevenir fácilmente con la vacunación.
Se habló de
s