Elecciones en Estados Unidos

Los demócratas encienden las alarmas por Joe Biden y ponen en marcha un plan para "bajarlo"

Luego del enorme fracaso en el debate presidencial con Donald Trump, los demócratas no logran salir del enorme temor a ser arrasados en la elección del 5 de noviembre. Cada vez son más las voces que le piden a Joe Biden que baje su candidatura.

Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
joe Biden

joe Biden, empujado hacia la sallida por los propios demócratas para evitar una catástrofe electoral. (Foto: Gentileza CNN)

Desde entonces, los demócratas están en pánico. No pueden salir del estupor que les causó ver la triste, dubitativa y confusa participación del presidente Biden frente a Donald Trump para pedir otros cuatro años más en la Casa Blanca.

Embed

Cómo lograr que Joe Biden se baje de la candidatura

El presidente tiene 81 años, solo 3 más que Donald Trump, aunque durante el debate del pasado jueves, pareció que la diferencia de edad se estiraba unos 20 años. A tal punto, que todas las mentiras que dijo Donald Trump quedaron en un segundo plano.

Todo el mundo - sí, en todo el planeta - se concentró en el mal aspecto que ofreció Biden y su pésima perfomance para sostener sus posiciones o replicar durante el debate.

El New York Times tomó la delantera en un "desesperado cambio de estrategia" para los demócratas. En su comentario editorial postdebate dijo sin eufemismos: "El último aporte a la nación, por parte de Joe Biden, debe ser retirar su candidatura a la reelección".

La revista "Time" puso en un costado a Biden -saliendo- con una sola palabra como resumen: "Pánico".

panico por biden .jpg

El problema es que la descripción del periodismo no hizo más que lo que sintieron millones de ciudadanos que vieron el debate y, muy especialmente, los integrantes del partido demócrata. Alcaldes en pequeñas ciudades, gobernadores, diputados (representantes) senadores y hasta el staff de la propia Casa Blanca. Sólo su esposa Jill parece ser el único soporte para que Joe se mantenga para competir frente a Donald Trump.

representante Doggett contra Biden.jpg

"Joe Biden no puede ser nuestro candidato"

Lo que se dijo entre bambalinas, o comentarios ante una pregunta incisiva de los periodistas, ya no se disimula. El primero en decirlo claramente fue el representante del partido demócrata, en la Cámara baja por el estado de Texas. LLoyd Megget hizo una declaración pública en la que pidió abiertamente que Joe Biden se baje de la formula demócrata. "No puede ser nuestro candidato para enfrentar a Trump", dijo.

Y puso como ejemplo un antecedente que vincula a su estado con otro presidente demócrata. Texas es un estado conservador y los demócratas de allí son más parecidos a los republicanos que a los demócratas liberales. Por eso, en un balanceo de tendencias ideológicas internas, en 1960, el liberal y muy joven (43 años) John F. Kennedy ganó las elecciones acompañado por el texano (conservador pese a ser demócrata y con 52 año) Lyndon Johnson.

Cuando asesinaron a Kennedy en 1963 (justamente en Dallas, Texas) Johnson completó el período presidencial y era el candidato natural para ser reelecto. Pero el joven hermano del presidente asesinado, Robert F. Kennedy lo detestaba y decidió enfrentarlo en una interna que abrió una gran polémica.

Pero el joven Robert era muchísimo más popular que el presidente demócrata pero conservador de ideas. Johnson, tras las primeras derrotas en las primarias, retiró su candidatura.

El representante Doggett quiere que Joe Biden haga lo mismo, aunque por otras razones. Su edad y su capacidad intelectual lo ponen ante una debacle segura en las elecciones del 5 de noviembre. Trump sacó más ventaja en los sondeos luego del debate y los demócratas están convencidos que el actual presidente no tiene ninguna chance.

El desempeño de Biden en la Casa Blanca

Los que acompañan diariamente a Joe Biden en la Casa Blanca también están en pánico. El New York Times publica este miércoles que el comentario puertas adentro en el centro del poder norteamericano es que los "lapsus" del presidente son cada vez más frecuentes.

Apuntan algo que ya se sabe, las personas de mayor edad comienzan a tener problemas de movilidad y olvidos en su memoria. Pero el Times señala que colaboradores del mandatario revelaron que los fallos parecían volverse más frecuentes, más pronunciados y más preocupantes.

sin biden jamala harris.jpg
Si Biden se baja o lo convencen de hacerlo, ¿será la vice Kamala Harris quien deba enfrentar a Donadl Trump? Foto: A24.com)

Si Biden se baja o lo convencen de hacerlo, ¿será la vice Kamala Harris quien deba enfrentar a Donadl Trump? Foto: A24.com)

Hasta el portavoz del gobierno reconoció que Biden se culpaba por los viajes previos al debate. Estuvo en Medio Oriente y en la Cumbre del G7 en Italia. Eso lo dejó extenuado y se vio claramente durante la confrontación con Trump.

Pero en la Casa Blanca, personas que prefirieron mantener su anonimato por razones obvias, dicen que lo que se vio en el debate fue el sumun, pero de episodios que se presentan todos los días en diferentes momentos de la actividad del presidente Biden. Entonces, ¿hay tiempo para cambiar de nombre para evitar el triunfo arrollador de Donald Trump?

¿Kamala Harris podrá contra Donald Trump?

Si lo que que dijo Biden hace cuatro años era verdad, tal vez llegó el momento de demostrarlo, aunque sea "in extremis". Asesores, gobernadores y parlamentarios demócratas están convencidos: con Biden como candidato, sufrirán una derrota histórica.

Y las encuestas de estos días - post debate - parecen afirmar su temor.

  • Sólo el 25% de los votantes demócratas creen que Biden tiene chances ante Trump.
  • Si los demócratas consiguieran otro candidato, las chances de victoria suben al 75%.

Y la primera mirada apunta hacia la vicepresidenta, Kamala Harris. Fue elegida como candidata para acompañar a Biden hace 4 años, por ser afroamericana, una talentosa abogada, luchadora de derechos civiles y también por su juventud: 56 años.

Con esos datos, es la figura ideal para confrontar con el modelo autoritario, desbordado y exaltado - además de mentir - de Donald Trump. Pero el problema está, justo como con Biden, en su gestión durante estos tres años.

No se caracterizó por tener una potencia renovadora ni en sus discursos ni en su actitud. Tal vez para no opacar a Joe Biden y su declinante parsimonia. Pero tampoco se destacó en la conducción de la cámara de senadores o en los viajes que hizo al exterior.

Antes de que la capacidad intelectual de Biden fuera una cuestión de estado y debate político, el presidente tenía mucha mejor imagen que Harris y era más "confiable". Ahora sólo está ella como figura a mano. Con sus pocas virtudes reconocidas. ¿Será suficiente?

De lo contrario, los demócratas tendrán que hacer algo más difícil que sacar un conejo de la galera. Hallar un candidato para proclamar en la convención partidaria del 19 al 22 de agosto. Una figura que sea conocida, respetada y que en poco más de un mes y medio, encuentre el talón de aquiles de Donald Trump para vencerlo.

Y hay algo más: convencer a Jill Biden para que haga desistir a su marido de volver a postularse y se baje de la candidatura. Todo eso, nada menos. Propio de una película de cinecatástrofe.