Nueva variante

Ómicron: ¿cómo reaccionó el mundo y la Argentina ante la nueva variante de coronavirus?

La mutación originaria en Sudáfrica ya penetró en países como Estados Unidos, Japón, Chile y España. ¿Cómo se prepara Argentina para contrarrestar su avance?
Hasta el momento la nueva cepa demostró tener índices de contagiabilidad más altos que los de la Delta.

Hasta el momento la nueva cepa demostró tener índices de contagiabilidad más altos que los de la Delta.

La variante Ómicron es la más reciente mutación del virus de coronavirus, que puso en jaque la situación sanitaria de varios países del mundo. Una semana después de que sea declarada como una variante de preocupación para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus ya mostró más indicios de contagiosidad que la Delta, la última cepa que causó estragones en la población alrededor del mundo. Por eso, se abrieron una serie de interrogantes: ¿Qué se sabe hasta ahora? ¿Cómo reaccionaron las distintas naciones ante la llegada de esta nueva amenaza? ¿Cómo se prepara Argentina para frenar su avance?

El 25 de noviembre el virólogo Tulio de Oliveira presentó los resultados de los estudios ante la nueva variante de coronavirus en Sudáfrica, lugar donde se originó la mutación. Tras secuenciar más de una decena de genomas en los que se habían observado más de 50 mutaciones, 33 de ellas en la proteína Spike (la cual usa el virus para ingresar a las células). Un día después el Grupo Técnico Asesor sobre la Evolución del Virus del SARS-Cov-2 (TAG-VE) la nombró como Ómicron.

"La clasificación tan rápida de la OMS de esta variante como de preocupación tiene que ver con que, además de la gran cantidad de mutaciones, en los datos epidemiológicos de Sudáfrica se vio que desde la detección hubo un rápido aumento de frecuencia y reemplazo del virus circulante, que en ese momento era la variante Delta, y también un rápido aumento de casos", destacó el virólogo argentino Humberto Debat a Télam.

Sobre la gravedad de los cuadros clínicos que genera, la OMS informó que "los datos preliminares sugieren que hay un aumento de las tasas de hospitalización en Sudáfrica". No obstante, advirtió que "esto puede deberse al aumento dle número total de personas infectadas, más que al resultado de una infección específica con Ómicron".

El mundo contra la nueva variante

Mientras continúan las investigaciones, la nueva cepa ya penetró en los demás continentes y las naciones respondieron de distintas maneras a causa de la falta de información específica y utilizando los aprendizajes de experiencias pasadas. En los últimos días, Estados Unidos confirmó los primeros casos de circulación comunitaria y actualizó sus protocolos y modificó las restricciones para que turistas puedan ingresar al país. Algo similar ocurrió en España, aunque aún no se anunciaron cambios con respecto a la política turística el gobierno español recomendó evitar o limitar la asistencia a celebraciones en las fiestas navideñas y aglomeraciones durante los próximos fines de semana y días festivos.

Japón es otro de los países que actuó rápidamente ante la detección del primer caso de la mutación. Tras la noticia, el gobierno optó por cerrar sus fronteras nuevamente hasta nuevo aviso, una política de avances y retrocesos que se repitió en el último tiempo tras los Juegos Olímpicos. Brasil también reportó los primeros casa y Río de Janeiro decidió cancelar su tradicional fiesta de fin de año debido a la presencia de la nueva cepa.

Por su parte, Chile también registró su primer caso de un pasajero proveniente de Ghana con dos dosis de la vacuna Pfizer. Según informó la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud de Valparaíso, se trata de un extranjero residente en el país que ingresó con un examen PCR negativo pero que dio positivo en el test adicional obligatorio en el aeropuerto. La agencia de noticias AFP comunicó que las autoridades realizan un seguimiento del caso y reforzaron los controles de los pasajeros.

La postura del Gobierno ante la variante Ómicron

El pasado sábado, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, admitió lo "inevitable" de la llegada de la variante al país. La funcionaria descartó la implementación de la vacunación obligatoria debido a la cobertura que se registra en el territorio y resaltó el alto índice de vacunación en el país como principal defensa contra la amenaza. "Tenemos el 97% de la variante Delta circulando y una situación epidemiológica muy buena con un 65% de la población vacunada y no es nuestro techo, porque estamos convocando a completar esquemas", aseguró.

A su vez, Vizzotti pronosticó que la mutación del virus originada en Sudáfrica provocará un aumento de casos "pero no las hospitalizaciones y muertes", en diálogo con CNN Radio. No obstante, apuntó que desconoce si llegará a desplazar a la variante Delta como la dominante.

Entre las opciones que evalúa el Gobierno está el pase sanitario para que "disminuya el riesgo en eventos masivos y lugares cerrados con mucha afluencia de personas". Por otro lado, la ministra dejó la puerta abierta para que las diferentes jurisdicciones y municipios impongan restricciones a personas no vacunadas.

"La cantidad de mutaciones en la proteína es el doble de la variante Delta y eso es preocupante y genera dudas sobre si es más trnasmisible, o letal, o si van a llegar a funcionar las vacunas", advirtió la responsable de la cartera de Salud. Y agregó: "La evolución natural del virus tiende a ser más transmisible y menos letal".

Se habló de
s