Crisis en Rusia

Por qué el rebelde ruso Yevgeny Prigozhin eligió un hotel sin ventanas para escapar de la furia de Putin

El dictador Aleksandr Lukashenko confirmó que el exjefe de los mercenarios del grupo Wagner llegó a Minsk, la capital bielorrusa. Eligió un lugar sin ventanas por su seguridad.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Yevgheny Prighozin

Yevgheny Prighozin, al llegar a Bielorrusia. (Foto: Gentileza AS)

"Yevgeny Prighozin llegó al aeropuerto y se encuentra en Kiev", la noticia la confirmó el propio Aleksandr Lukashenko, el dictador de Bielorrusia. La pregunta ahora es: ¿por cuánto tiempo?

La cuestión sobre su permanencia en esa ciudad es válida, pero más importante es si podrá seguir vivo o lo espera una venganza desde el Kremlin.

Embed

Moscú dijo que no habría represalias contra los mercenarios del grupo Wagner. En su primera aparición por televisión, Vladimir Putin dijo que tomó todas las decisiones necesarias para que "no hubiera un derramamiento de sangre como esperaba Ucrania y Occidente".

También dijo: "La insurgencia armada habría sido neutralizada de todas formas, algo que los organizadores de la rebelión no pudieron entenderlo", lo que se interpretó como una obvia alusión a Prighozin.

la situacion de prighozin.jpg
Lukashenko, Prighozin y Putin. Una relación inestable en medio de la guerra contra Ucrania. (Foto: Gentileza SeminarioNuniversidad))

Lukashenko, Prighozin y Putin. Una relación inestable en medio de la guerra contra Ucrania. (Foto: Gentileza SeminarioNuniversidad))

Prighozin: "Nunca buscamos derrocar a Vladimir Putin"

En sus primeras acciones desde Minsk, el ahora depuesto como líder del grupo Wagner envió un mensaje público por "Telegram". Prighozin quiso dejar en claro el motivo de la rebelión y su destinatario.

Dijo que la rebelión se produjo cuando se enteraron de la decisión del ejército ruso de pasar bajo su comando (órdenes y paga) al grupo Wagner. Pasaban a cumplir órdenes del ejército ruso, que actúa según lo que dispone el ministerio de Defensa, a las órdenes del general Serguei Shoigu.

En la parte final de su mensaje, señala que jamás tuvieron, ni él ni los mercenarios, la intención de derrocar a Vladimir Putin y provocar su salida del poder.

Parece difícil de compatibilizar ambas declaraciones. A menos que Prighozin crea que el ministro de defensa puede tener autonomía, especialmente en una guerra.

Además, Prighozin trabó una relación con el presidente ruso desde que en el año 2.000 llegó al poder. Tanto, que se convirtió en el proveedor de la comida del ejército ruso ( ese que va a controlar a sus mercenarios) , aliado de Putin y se ganó el apodo de "el Chef del presidente".

Entonces, cuesta entender que una rebelión armada vaya solo contra un jefe militar y no el presidente del país que se encuentra en guerra. Vladimir Putin no debe ser muy fácil de convencer.

prighozin hablo por Telegram.jpg
Prighozin, desde Minsk, capital de Bielorrusia, negó que su objetivo fuera derrocar a Vladimir Putin. (Foto: Captura de TV)

Prighozin, desde Minsk, capital de Bielorrusia, negó que su objetivo fuera derrocar a Vladimir Putin. (Foto: Captura de TV)

Un futuro incierto para Prighozin

Si algo está claro en este momento, es que Yevgeny Prighozin es el gran perdedor. Tiene cortado por completo su vínculo con el presidente ruso. Solo la participación de Lukashenko evitó una masacre para el grupo Wagner si se aproximaba más a Moscú. Ya no controla más a sus mercenarios y la "casa" de un incondicional de Putin no parece el mejor lugar como para que se sienta seguro.

no por nada, está en un hotel, en una habitación que no tiene ventanas o están clausuradas. No debe ser porque no le guste la ciudad de Minsk.

Nadie sabe si cumple una especie de arresto en esa habitación sin ventanas. ¿Estará libre para pasear por la capital de Bielorrusia?¿Podrá incluso viajar por ese país? Y si lo hace, ¿se sentirá seguro? No hay más que recordar lo que sucedió con Navalny, un opositor político - no con armas - de Vladimir Putin. O los arrestos y persecuciones que Lukashenko decidió con sus propios opositores.

mercenarios en Rostov.jpg
Mercenarios del grupo Wagner,

Mercenarios del grupo Wagner, "controlan" desde un balcón tras la "toma" de la ciudad de Rostov, en su marcha hacia Moscú. (Foto: Gentileza NYT)

El poder de Vladimir Putin, ¿depende de la guerra en Ucrania?

Los analistas internacionales sacan dos conclusiones de esta "rebelión de los mercenarios". Primero, como dijimos, Prighozin deberá estar más que atento de ahora en adelante.

Pero Vladimir Putin tiene un problema tal vez a mediano o largo plazo. Por primera vez en 23 años, alguien osó enfrentar su autoridad y con las armas. Por más que Prighozin siga hablando del jefe del ejército o del ministro de defensa. Además, hay otro dato importante.

En las primeras horas del sábado y del domingo, cuando los mercenarios cruzaron desde Ucrania en su pretendida marcha hacia Moscú, no hubo un solo tiro o ataque contra ellos. Incluso "tomaron" una ciudad (Rostov) y hay videos de rusos vivando el paso de los mercenarios.

Tampoco hubo resistencia cuando se estacionaron a menos de 300 km de la capital rusa. Es un dato que no se puede negar en el Kremlin. Vladimir Putin logró sofocar esa "protesta interna" (según Prighozin) que para el mandatario fue "una puñalada por la espalda".

Por el momento, la situación volvió a estar controlada. Pero hubo 48 horas de incertidumbre con un personaje que no admite el disenso. Le queda volver a enfocarse en la guerra y terminarla: con una victoria - que parece muy difícil - una derrota o, buscar una salida "digna" a la invasión que él mismo comenzó.

Por ahora, su poder resistió. Pero se vieron grietas en el muro por donde se puede avanzar. Putin lo sabe y sus detractores también.